Más de1 millón de lectores. En español, en todo el mundo.

Diego Torres sostiene que el secretario de la Reina Sofía asesoró a Nóos

In Política, Crisis, Ciudadanía, Críticas, Comentarios on 23 febrero, 2013 at 12:18

EL JUEZ PIDE AL SOCIO DE URDANGARÍN DATOS PARA IMPUTAR A LA INFANTA

 

Recibido entre abucheos y protestas: "¡Falta la Infanta!"

 

El socio de Iñaki Urdangarín, Diego Torres, detalló ante el juez de Palma que investiga el ‘caso Nóos’ el asesoramiento del Instituto por parte de varios miembros de la Casa Real. De su interrogatorio se desprende que incluso la secretaría de la Reina ayudaba en algunas de sus gestiones.

Torres, quien declaró el pasado sábado por segunda vez en calidad de imputado, enseñó como una “anécdota” para demostrar la relación con la Casa Real, un correo electrónico enviado por Urdangarín desde los servicios informáticos de la Zarzuela en el que se dan instrucciones a las secretarias del Instituto Nóos sobre cuál es la impresora que deben comprar.

“Que si la HP que tiene su Majestad la Reina va muy bien, que si la otra… hasta se nos ayuda a elegir la impresora que estamos comprando. O, por ejemplo, el coche en renting que tenía Nóos y que utilizaba diariamente: la información sobre el renting y las características del coche provienen de la secretaría de la Reina, del SeñorFrancisco Benito. No es una cosa rara o esporádica que haya una consulta, hay una relación”, detalla Torres ante preguntas del fiscal Anticorrupción encargado del caso.

El exsocio de Urdangarín da este ejemplo, “no por atacar a nadie”, sino para dejar patente que estas comunicaciones eran normales. “No podíamos estar pensando que estábamos haciendo algo irregular, para nosotros es inconcebible, y sigo convencido de ello, pero es que gente que sabe más que nosotros nos miraba por encima del hombro en todo momento”, añade.

El imputado presentó en el interrogatorio otro mensaje de la secretaría de la Reina en el que se mandaban a Naroa Marcos, una empleada del Instituto Nóos, unas fotografías de Iñaki Urdangarín para poner en una presentación de la empresa.

Torres subraya que era el secretario de las Infantas, Carlos García Revenga, también imputado, uno de los principales asesores de Urdangarín. En uno de los emails aportados al juez Castro, aparece cómo el duque de Palma le consulta sobre un correo enviado por el presidente del Comité Olímpico Internacional en el que se pregunta sobre una posible incompatibilidad ética de los trabajos que estaba haciendo Urdangarín con su labor en el COI.

“Cuando ha habido una duda sobre si lo que se está haciendo, si está bien o si está mal, si la prensa lo comenta… ha habido hasta consultas de decir: ‘oye, esto es ético, esto está bien hecho o no lo está’. Este es un ejemplo de carta que muestra cómo esas consultas y esas contestaciones se estaban produciendo continuamente con la ayuda de las personas que asesoraban”, aclara al instructor.

 

Precisamente, sobre García Revenga, el juez preguntó si fue él mismo quien pidió expresamente que, dentro del Instituto Nóos, no apareciera como secretario personal de las Infantas, sino como asesor de la Casa de su Majestad el Rey. “Vamos a repetir que fue él, el que dijo: ‘quiero figurar así'”. ¿Y qué razón dio para figurar así?”, plantea Castro.

DT: Pues porque supongo que sería su cargo verdadero.

JUEZ: No lo era, parece ser.

DT: Nosotros le dábamos a todo el mundo la documentación del Instituto para que la revisara, este señor la revisa y dice que hay un error, el cargo correcto es este y está escrito.

JUEZ: Pero la Infanta Cristina estaba allí delante, ¿no? La Infanta Cristina, ¿sabe cuál es el cargo del Sr. Revenga?.

DT: Supongo que sí.

JUEZ: Porque lo lleva ejerciendo durante un montón de años, que es secretario suyo, no de la Casa Real.

DT: Yo sobre la organización de la Casa Real no tengo la menor idea.

JUEZ: ¿No es verdad que allí se concertaron todos ustedes para dar una apariencia todavía de mayor solvencia al involucrar de alguna manera ante cualquier profano que le escuchara que aquí esto estaba bendecido y auspiciado por la casa de su Majestad el Rey, porque el Sr. Urdangarín sabía que no era secretario de la Casa Real, de la Casa de Su Majestad el Rey. Doña Cristina lo sabía, el Sr. García Revenga mejor que ninguno, ¿por qué razón allí falsean un dato y están todos conformes con falsearlo?

DT: Vaya, yo es la primera vez que oigo que ese no era su cargo, yo no sé cual es la denominación exacta del Sr. Carlos García Revenga

JUEZ: Pero si él la sabía, que le dijo: ‘No a mí no me ponga como secretario’, y el Sr. Urdangarín lo sabía.

DT: A mí me da la impresión de que cuando este señor lee el documento, corrige y dice: ‘por favor mi cargo real es este, ponedlo’, pues esa sería la denominación exacta de su cargo.

JUEZ: Esa corrección la hizo, repitamos, delante de doña Cristina, ¿no?

DT: Esa corrección yo la vi por correo electrónico y recuerdo el momento, no recuerdo el día, no recuerdo las circunstancias, pero oye, Carlos nos ha dicho que su cargo es este, que hay que cambiarlo y así se cambió.

JUEZ: Y de ese cambio se enteró doña Cristina

DT: Sí, claro. Este documento se dio a todos los miembros de la Junta para su revisión, para que no cometiéramos ningún desliz, es fácil a veces equivocarse en el cargo de alguien.”

El juez pide datos para imputar a la Infanta

En otro momento del interrogatorio, el juez también solicitó información a Diego Torres para imputar a la infanta Cristina, en caso de existir datos que así lo aconsejaran. El magistrado le preguntó si se sentía agraviado porque su mujer estaba imputada y la esposa de Urdangarín no.

“Si usted se sintiera injustamente tratado por esa diferencia, pues usted está aquí para aportarnos los datos que usted crea conveniente y deshacer ese agravio, si es que existe agravio”. A esta pregunta, Torres explica que no se siente agraviado pero lo cierto es que su mujer no forma parte de la Asamblea ni de la Junta Directiva del Instituto Nóos y la infanta sí, es más, ni siquiera ha sido empleada. “Si lo dice en sentido de que estoy enfadado, no, en absoluto”.

El juez Castro insiste: “No enfadado,  pero que usted diga que aquí hay un trato diferenciado, sin que haya ninguna razón para esa diferencia… Usted tiene ahora la oportunidad de que podamos deshacer el agravio”. Torres cambió de tema y empezó a hablar de las funciones de la Junta a detallar los contratos del Instituto, entre otros con el Gobierno balear.

A Urdangarín se le pidió que no figurara aunque siguiera en Nóos

Torres aseveró que para Urdangarín era “muy duro y muy difícil de aceptar” que la Casa Real, a través de su asesor externo y Conde de Fontao, José Manuel Romero, le instase en 2006 a dejar la presidencia del Instituto Nóos y a dedicarse “a otro tipo de actividades”.

El socio del duque aseguró que pese a las instrucciones procedentes de la Casa Real, Urdangarín continuó detrás de los proyectos puesto que “seguía teniendo mucho interés en estas actividades”. Explicación que llevó al magistrado a preguntarle “por qué se hizo entonces ese simulacro de apartamiento”, a lo que Torres respondió: “Por presión mediática y por decir ‘ya lo estoy dejando'”.

Ante esto, el juez le preguntó si era cierto el hecho de que, de acuerdo a las indicaciones que recibió el Duque, “Urdangarin podía hacer lo que le viniera en gana, siempre y cuando no figurara en los órganos de administración“, a lo que Torres contestó que “en esencia, lo que el señor Romero le vino a decir era así”.

Según explicó Torres, esto tuvo lugar en una reunión que mantuvieron Romero, el Duque y él mismo, en la que, tal y como recordó, el Conde de Fontao comentó que “dada la presión de la prensa” en torno a los proyectos impulsados por Nóos, “seguir trabajando en esta línea era insostenible”. “La opinión del señor Romero y la mía eran coincidentes, aunque era muy duro y muy difícil de aceptar por el señor Urdangarin”, recalcó.

Así, durante ese encuentro y en reuniones posteriores “debatimos largo y tendido cuáles debían ser esas actividades [a las que debía dedicarse a partir de entonces el Duque], cómo se debía hacer el proceso”. De tal modo que, señaló, algo que se determinó en el encuentro inicial fue que la salida “formal” de Urdangarín “se hiciera cuanto antes para apaciguar un poquito la sensación de crítica que estaba recibiendo don Iñaki”, lo que sucedió el 20 de marzo de 2006.

Al respecto, el juez espetó: “Y por lo tanto viene ese acta del 20 de marzo de 2006, donde se dice que se separa y que todo el mundo parece llorar la pérdida del señor Urdangarin, cuando el señor Urdangarin seguía yendo por las oficinas. Es verdad, ¿no?”. “Efectivamente”, admitió Torres.

Torres aseguró que una vez la Casa Real instó al Duque de Palma, Iñaki Urdangarín, a abandonar sus negocios relativos al Instituto Nóos, el mensaje que se le transmitió fue que “no se preocupara, que ya le conseguirían consejos de administración y que, por lo tanto, la parte económica la tendría resuelta”. Respecto al ofrecimiento de la Casa Real, el encausado aseveró que “sinceramente yo creo que eso le honra”, puesto que “no quería ser un florero y lo que quería es poder tener un desarrollo profesional”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: