Más de1 millón de lectores. En español, en todo el mundo.

Las apuestas en el Vaticano: Scherer 37, Scola 29

In Política, Crisis, Ciudadanía, Críticas, Comentarios on 10 marzo, 2013 at 15:16

Leyendo esta mañana la prensa italiana a uno le parece que el cónclave es superfluo. Me refiero a que los vaticanistas más osados -en realidad todos los son- no sólo pronostican un duelo entre el brasileño Scherer y el italiano Scola. También le adjudican los primeros votos: 37 y 29 respectivamente.
Así estarían las cosas a 24 horas del Veni Creator. Se trata de una asombrosa especulación, pero tanto creen en ella los especialistas de la información vaticana que holgaría la celebración de las votaciones. O que deberían restringirse a una partida de ajedrez entre Scherer y Scola.

Sorprende más aún este duelo -la finalissima, proclaman ya ciertos diarios de Roma- por cuanto aporta una paradoja. No serían los cardenales italianos los partidarios del italiano Scola. Y, en cambio, el arzobispo de Milán obtendría el beneplácito de las eminencias extranjeras.

¿Cómo se explica este fenómeno? Con todas las precauciones que requiere el periodismo de fantasía al uso en la orilla del Tíber, resultaría que los cardenales de la curia romana -Bertone en cabeza- habrían asumido que su candidato italiano -Bertone, otra vez en cabeza, incluso el funcionario Piacenza- carecía de opciones verosímiles como represalia al sindiós gubernativo que ha forzado la renuncia de Benedicto XVI.
En estas circunstancias, la prioridad de los curiales ya no consistiría en recuperar el papado a favor de un italiano -35 años de vacío tricolore-, sino degarantizar las opciones de “uno de los nuestros”, a saber, un candidato con experiencia en los despachos vaticanos cuyo aparente perfil “transgresor”  pudiera satisfacer a los cardenales que fomentan un giro geopolítico, en fin, un papa redentor de las Américas.

Es donde adquiere peso la candidatura de Odilo Scherer. Que es de origen alemán. Que desempeña la diócesis más poblada de la Tierra (Sao Paulo) y que identificaría la pujanza de Brasil -Mundial de fútbol, JJOO, y un papado- con los desafíos de la Iglesia frente a la rivalidad evangelista en el caladero de América Latina. Sería una operación de márketing, aunque la iniciativa que sufragan los burócratas de Roma tiene que sobreponerse a la aquiescencia de los purpurados escépticos con el “Kremlin” del Vaticano.

Estarían de acuerdo en la sopresa de un papa trasatlántico y hasta joven (63 años). El problema es que Scherer habría sido impulsado por la Curia  no tanto en razón de su ortodoxia ideológica -es un ratzingeriano- comon en función de su papel contemporáneo de vigilante en la trastienda del banco Vaticano.

Se explicaría así que los cardenales extranjeros -insistimos en el trasfondo las especulaciones- se opusieran a Scherer en cuanto continuista y apostaran entonces por monseñor Scola. Un candidato que no le gusta a la Curia porque no forma parte del “apparatchik”– y cuyas opciones reales deberían sobeponerse a la euforia patriótica con que la prensa italiana se augura el regreso de un compatriota.

Otra cuestión son los italianos. Se percibe un cierto desinterés a las diabluras del cónclave. Tanto por el estado de shock de las elecciones -podrían repetirse en junio en vista del colapso- como porque los sectores laicos temen que un Papa italiano se entrometa en las cuestiones políticas domésticas.

Es más, la repercusión del cónclave en el ámbito internacional –5.300 periodistas acreditados- es mayor de la que se percibe en el epicentro del fenómeno. Una paradoja tan pintoresca como la que  se desprende de que lo cardenales italianos ya no quieran uno de los suyos en el trono de Benedicto XVI.

 

SE BUSCA: Un Papa libre de la sombra de la pederastia y decidido a ‘limpiar’ la Iglesia ¿Lo encontrarán?

 

[foto de la noticia]

Sin duda alguna el próximo Papa tendrá que ser joven (a los usos vaticanos), gozar de buena salud y estar decidido a gobernar la Curia. Con ser importantes estas tres condiciones, hay otra que todavía lo es más y que barajan como prioritaria la inmensa mayoría de los cardenales: la limpieza. El sucesor de Benedicto XVI tiene que ser un Papa limpio en su actividad pastoral, sin el más mínimo asomo de connivencia o encubrimiento de la pederastia, y estar decidido a concluir la limpieza iniciada por el Papa Ratzinger.

Benedicto XVI pasará a la historia como el Papa que renunció y como el “barrendero de Dios”. De hecho, dedicó gran parte de su pontificado y de sus escasas energías a limpiar la Iglesia de las manzanas podridas del clero pederasta. Sabía que la credibilidad de la Iglesia dependía de su escoba. Y la utilizó a fondo. A pesar de las reticencias de la ‘vieja guardia curial’.

“Le felicito por no haber denunciado a un sacerdote [pederasta] a las autoridades civiles. Ha actuado usted bien”. Eso escribía en 2001 el cardenal colombiano Darío Castrillón Hoyos, entonces prefecto de la Congregación del Clero, en una carta dirigida al obispo de la diócesis francesa de Bayeux-Lysieux, monseñor Pican, en la que le felicitaba por haberse negado a entregar a los tribunales civiles a un cura acusado de abusos sexuales a menores, que había sido condenado por ello a tres meses de cárcel.

“Me alegro de tener un hermano en el episcopado que, a los ojos de la historia y de todos los otros obispos del mundo, ha preferido la prisión antes que denunciar a un sacerdote de su diócesis“, se lee en otro pasaje de la carta. Y para justificarse, el cardenal colombiano, se cubría las espaldas y disparaba por elevación: “Tras consultar al Papa [Juan Pablo II] escribí una carta al obispo felicitándolo como un modelo de padre que no entrega a sus hijos”.

Era el 17 de abril de 2010 y Benedicto XVI estaba en plena cruzada antipederastia. Pocos días antes, el jefe de filas de la ‘vieja guardia curial’ y ex Secretario de Estado, Angelo Sodano se había atrevido a más. Al comienzo de la misa de domingo de Resurrección, la más solemne del año litúrgico, se levantó para decir, ante el propio Papa, que la Iglesia no se dejaría intimidar por lo que llamó “chismorreos” sobre los abusos sexuales contra niños por parte de sacerdotes. “Santo Padre, el pueblo de Dios está con usted y no se dejará influenciar por los chismorreos del momento, por los juicios que a veces asedian a la comunidad de los creyentes”, sentenció el protector de Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo y ejemplo de todas las inmundicias eclesiásticas.

A pesar de éstos y de otros palos en las ruedas papales, Ratzinger conseguía lavar la imagen de la Iglesia, a costa de imponer la tolerancia cero ante los abusos y la colaboración con las autoridades civiles, desterrando la otrora extendida estrategia del encubrimiento. Pagando un alto precio en credibilidad social y en dinero. Muchísimo dinero.

La hemorragia financiera de los abusos del clero

Los casos de abusos sexuales a menores han costado ya a la Iglesia católica a nivel internacional más de 4.000 millones de dólares, según los estadounidenses Michael Bemi y Patricia Neal en el simposio organizado por el Vaticano en le Universidad Gregoriana de Roma, en el mes de febrero de 2012, para afrontar los escándalos de clérigos pederastas.

Con dinero, echando a muchos obispos (unos 77) renuentes o encubridores y convirtiéndose en chivo expiatorio de los crímenes de sus clérigos y pidiendo humildemente perdón por ellos, el Papa consiguió frenar la sangría de los abusos. Y ya puesto, quiso hacer lo mismo con el IOR, el banco vaticano, causa de casi todos los males de la Santa Sede, y con la Curia.

No pudo “por falta de fuerzas físicas y espirituales”, como él mismo confesó en el acto de su renuncia. O no lo dejó esa maquinaria omnímoda de poder que es la Curia romana. O parte de ella, porque en la viña del Señor hay de todo: “lobos y jabalíes”, como dice el Papa, y santos y honrados servidores de la Iglesia.

Sin fuerzas para plantar cara a los “lobos”, Benedicto XVI sabe que sólo puede vencerlos con un gesto revolucionario. Y presenta la renuncia. Con ella, el Papa les deja en evidencia y pone a los marrulleros jefes de las cordadas romanas a los pies de los 115 cardenales electores. Son ellos, con sus votos, los que podrán terminar la labor de limpieza del Papa Ratzinger, su gran legado. La piedra maestra

La limpieza será, pues, la variable decisiva en el próximo cónclave. Limpieza sentida, vivida y ejercida. El próximo Papa tiene que estar limpio de polvo y paja. Un absoluto Don Limpio. Los cardenales tendrán que mirar con lupa su pasado. Sobre todo, en el caso de los papables no curiales y que están al frente de grandes diócesis. La Iglesia no puede permitirse que la más mínima sombra de connivencia o encubrimiento roce al nuevo Papa. El Vaticano no podría soportar que algún medio encontrase en el pasado del recién elegido Papa algún caso de encubrimiento de pederastas. Una ONG antipederastia acaba de dar su veredicto: los dos únicos papables cuya limpieza total le consta son Tagle y Schonborn.

El nuevo papa no solo tendrá que ser un Papa limpio sino, además, con ganas de seguir limpiando. Elegido ya mayor, Benedicto XVI quiso centrarse en “lo esencial”, en demostrar que la propuesta cristiana puede dar sentido al hombre de hoy, pero no pudo. Le reclamaron asignaturas pendientes del anterior pontificado. Especialmente, la de la limpieza de las manzanas podridas del clero pederasta. Consciente de que, en ella, la Iglesia se juega su credibilidad social, impuso la tolerancia cero frente al encubrimiento anterior.

Quiso hacer lo mismo con el IOR, banco vaticano, pero la Curia no lo dejó. Y, para que el aparato curial no siga gobernando la Iglesia en la sombra, renunció al máximo poder . Con su gesto profético y revolucionario puso tarea a los cardenales y marcó la hoja de ruta del Sucesor: más limpieza en el banco vaticano y en el aparato curial.

Una limpieza de la sala de máquinas de la Iglesia que reclama toda la catolicidad. Desde los fieles (avergonzados por el espectáculo que viene de Roma) hasta los expertos y los propios jerarcas.

Toda la estructura tiene que ser reevaluada. La Curia romana no existe para sí misma, sino que existe por y para la Iglesia, y en concreto para poner en práctica el ministerio del Obispo de Roma como pastor universal de la Iglesia. Así, si la Curia no está impregnada de una nueva actitud, hasta los cambios estructurales mejor diseñados serán inútiles. El Vaticano tiene que querer una Iglesia que mire hacia afuera. La Curia no puede estar dominada por arribistas.

En algunos casos es inevitable, pero cuando el arribismo alcanza una masa crítica, se convierte en un problema grave”, explica el teólogo americano y biógrafo de los dos últimos Papas, George Weigel.

El influyente cardenal Kasper, prefecto emérito para la Unidad de los Cristianos, dice tajante: “Hay que reformar la Curia romana”.¿Se dejará cambiar la Curia? “Los Papas pasan y la Curia permanece”, suelen decir en el Vaticano. La escoba está preparada. Sólo falta el nuevo barrendero con fuerza y empuje para empuñarla y limpiar el templo de Dios de los mercaderes. Como Jesús en el templo de Jerusalén.

 

Anuncios
  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Leyendo esta mañana la prensa italiana a uno le parece que el cónclave es superfluo. Me refiero a que los vaticanistas más osados -en realidad todos los son- no sólo pronostican un duelo entre el brasileño Scherer y el i……

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: