Más de1 millón de lectores. En español, en todo el mundo.

La mujer de Juan Abelló disimula su fortuna entre Samoa, Singapur y las Islas Vírgenes

In Política, Crisis, Ciudadanía, Críticas, Comentarios on 11 abril, 2013 at 10:28

ANA GAMAZO CREÓ UNA RED DE SOCIEDADES OPACAS EN 2009

 

La mujer de Juan Abelló disimula su fortuna entre Samoa, Singapur y las Islas Vírgenes

 

Ana Isabel Gamazo Hohenlohe es una de las españolas ricas más ricas. Sin embargo, se sabe con poca exactitud a cuánto asciende su fortuna. Al igual que otros millonarios, la mujer del financiero Juan Abelló dispone de un entramado de sociedades en paraísos fiscales para administrar sus bienes que pasa por Samoa, Singapur y las Islas Vírgenes Británicas. Según la documentación a la que ha tenido acceso El Confidencial, fruto del trabajo en colaboración con elConsorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), la aristócrata figura como beneficiaria de la sociedad Fontenay Offshore Inc., registrada en enero de 2009 en Samoa, un archipiélago del Pacífico considerado aún paraíso fiscal para algunos países (salvo España) por su legislación favorable a la protección del patrimonio y al secretismo corporativo.

Bajo la aparente formalidad legal, Ana Gamazo ocultó su identidad como dueña. Para este fin utilizó un complejo sistema de nominees, es decir, de testaferros en forma de firmas instrumentales que figuran como administrador y accionista y son controlados por el proveedor de servicios Portcullis Trustnet, que desarrolla este esquema desde su sede central de Singapur. A pesar de esta argucia, los documentos obtenidos por el ICIJ recogen cómo la mujer de Juan Abelló figura en una lista especial de clientes que se mantenía bajo secreto para preservar su identidad, un primer paso de ocultación que costó un precio insignificante de tan sólo 1.875 dólares.

Seis meses después de la constitución, el intermediario que figura en lugar de Trustnet para representar los intereses de la sociedad original de Gamazo es el financiero Christoph Michel La Rochedirector de la oficina londinense de Notz & Stucki, una gestora de patrimonios fundada en 1964 en Ginebra. A pesar de este relevo, una “nota importante” indicaba a los empleados que todos los recibos se debían enviar a la oficina de Trustnet en la ciudad asiática, evitando así que hubiera comunicación directa con el gestor suizo, tratando de preservar al máximo la identidad de todos los participantes en la cadena.

 

 

Pero la sociedad de Samoa era sólo el punto de partida para que el nombre de Gamazo dejara de figurar. Unos meses después de su constitución, Fontenay Offshore Inc. depositó bienes/dinero en un fideicomiso en Singapur llamado Esquire Trust para que fueran gestionados por un tercero, según reflejan los datos de Trustnet. El coste de esta parte de la cadena fue de 15.150 dólares, un pago realizado a través del HSBC de Singapur y relacionado con la boutique financiera Notz & Stucki.

El gestor –trustee– de este nuevo vehículo figura como accionista de Byron Bay Offshore Inc., una sociedad radicada en las Islas Vírgenes Británicas creada seis meses después de que Ana Gamazo se iniciara en el proceloso mundo offshore tras su desembarco en Samoa. El secretismo es tal que la información existente es muy limitada y no consta entre la documentación a la que se ha tenido acceso cuál ha sido el uso de las entidades. Según anotaciones internas, los papeles más relevantes se guardarían bajo llave en la oficina de Trustnet en Singapur, aunque la dirección de contacto de Gamazo es un majestuoso chalet en la Calle de Serrano en Madrid propiedad de una empresa del matrimonio.

El hombre de confianza

Además de Gamazo, otra persona estrechamente vinculada con la millonaria pareja aparece en la documentación obtenida por ICIJ. A punto de acabar 2007, el directivo José Díaz-Rato Revuelta constituyó una red de sociedades en paraísos fiscales muy similar a la realizada por la mujer de Abelló un año más tarde. Este abogado del Estado en excedencia es experto en asuntos fiscales, hombre de confianza y director general de Torreal, la sociedad patrimonial del financiero. De hecho, los pasos seguidos fueron en ambos casos muy parecidos, utilizando Samoa y Singapur como plataformas y compartiendo servicios de la misma gestora de patrimonios (Notz & Stucki) y del proveedor offshore (Trustnet).

 

 

El principio de la trama societaria que tiene como protagonista a Díaz-Rato, que ha preferido no atender a las repetidas llamadas de este diario, se remonta a la firma Trent Enterprise Ltd. en Samoa, registrada en el archipiélago del Pacífico en diciembre de 2007 y donde éste figura como accionista a mediados de 2008. Según la documentación existente, vendió sus acciones al intermediario La Roche, el mismo que poco después participa en el esquema creado para Ana Gamazo y con el que según advierte una nota no se debe mantener ninguna comunicación directa: “This company relates to Trust (…) STRICTLY NO COMMUNICATION WITH MASTER CLIENT”.

El secretismo es la seña de identidad. La información sobre la sociedad está a resguardo en la oficina de Singapur de la citada Trustnet, que utiliza una firma pantalla registrada como Dectra (Samoa) Limited para figurar como administrador, un proceso que le costó a Díaz-Rato unos 1.500 dólares y por cuya renovación un año más tarde desembolsó otros 1.750, como demuestran los documentos internos de la empresa intermediaria. Todos estos servicios fueron abobados a través del HSBC. Al igual que con Gamazo, la sociedad registrada en Samoa está relacionada con un fideicomiso en Singapur, en este caso The Mountbatten Trust., donde también figura como intermediario La Roche. Esto ocurre a finales de 2008, semanas antes de que la mujer de Abelló iniciara su aventura societaria por primera vez.

 

 

Las dos tramas difieren en un punto. El esquema de entidades relacionadas con Díaz-Rato no acaba en el Caribe. El fideicomiso singapurense se convierte en accionista de Cottinham Limited, una nueva instrumental registrada en Samoa. Esta montaña rusa de empresas hace que sea muy complicado seguir el rastro del beneficiario original. La involucración de Díaz-Rato se diluye en la documentación, ya que su nombre solo se menciona en la primera compañía de Samoa, de la que termina vendiendo sus acciones. Sin embargo, sí parece seguir vinculado con el entramado meses más tarde. Los empleados de Trustnet anotaron en enero de 2009 que el hombre de confianza de Abelló envió una copia sin certificar de su DNI y de su pasaporte a la oficina de Singapur.

NOTA DE REDACCIÓN

El Confidencial publica una serie de reportajes fruto de la colaboración con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), una red independiente de periodistas repartidos en más de 60 países que colaboran en investigaciones transfronterizas impulsada y amparada por el organismo estadounidense sin ánimo de lucro Centro para la Integridad Pública (Center for Public Integrity).

Para la elaboración de este trabajo, los periodistas han tenido acceso a información original proveniente de firmas especializadas en la creación de sociedades en paraísos fiscales, además de documentos y testimonios de fuentes expertas en asuntos fiscales. Los directamente afectados han tenido la oportunidad de ofrecer su versión de los hechos antes de ser publicada la información.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: