Más de1 millón de lectores. En español, en todo el mundo.

Un cretino incapaz en la Moncloa: Rajoy se ‘olvida’ de las recomendaciones para bajar impuestos

In Política, Crisis, Ciudadanía, Críticas, Comentarios on 30 abril, 2013 at 11:12

Los expertos piden una reforma integral del sistema fiscal; Moncloa coge sólo la parte que sirve como coartada de sus medidas.

 

 

Bruselas pidió al Gobierno español subir el IVA, nuevos impuestos medioambientales y una simplificación de los tributos. Sí, eso es cierto. Y los organismos comunitarios no están solos. Numerosos expertos han abogado por subir los impuestos al consumo, tanto para aumentar la recaudación como para limitar el fraude. En esto tiene razón Cristóbal Montoro, cuando explica la subida de los impuestos al consumo asegurando que España tiene “un IVA bajo en comparación con otro países”.

El problema para el ministro de Hacienda reside en que ni la UE ni los principales departamentos de análisis se han quedado ahí. Casi todos los estudios, oficiales o no, conocidos en los últimos meses coinciden en que España necesita una gran reforma fiscal, que termine con un modelo quepenaliza la creación de riqueza y no es especialmente efectivo desde un punto de vista recaudatorio. Si se aplicarán sus conclusiones probablemente veríamos alguna subida impositiva como las anunciadas en los últimos días, pero también importantes rebajas en algunos de los principales tributos. Y de esto último no hay noticias desde Moncloa. Parece que la memoria del Gobierno en esta cuestión es muy selectiva.

La excusa de Bruselas

Desde que comenzó el proceso de ajuste presupuestario, de los anuncios de recortes gasto y subidas de impuestos se ha culpabilizado a “Bruselas”. Tanto José Luis Rodríguez Zapatero como Mariano Rajoy han utilizado la excusa de las autoridades comunitarias. Su relato se basa en que los gobiernos de la Eurozona han impuesto a nuestro país un estricto plan de consolidación fiscal a cambio del sostén financiero del BCE y del rescate de 100.000 millones de euros para nuestras cajas de ahorros. De hecho, este mismo lunes, el presidente del Gobierno aseguraba ante el Instituto de Empresa Familiar que él también habría preferido “más tiempo” para cuadrar las cifras de déficit pero que “si se está en un club y se está voluntariamente no es para saltarse las reglas sino para mejorarlas”.

Lo que ocurre es que, como decíamos anteriormente, “Bruselas” dice muchas cosas y el Gobierno parece decidido a quedarse sólo con la parte que le conviene para justificar su escalada tributaria. Por ejemplo, la semana pasada, Olli Rehn denunciaba, tras conocer los datos del paro español, que había algunos países que parecían decididos a hacer todo el ajuste vía “subidas de impuestos” sin realizar el mismo esfuerzo en la “reducción de los gastos”.

Y no es el primer mensaje de este tipo que llega a Moncloa. Hace unas semanas, la Comisión presentó su informe más duro sobre la política económica española, en el que exigía que se acelerase el ritmo de las reformas (y que éstas fueran más profundas) para dinamizar la actividad económica y que, de esta manera, fuera más fácil incrementar la recaudación sin subir los tipos. Incluso Mario Draghi ya alertaba, hace unos meses, de que centrarse sólo en subir los tributos para atajar el déficit podría dañar el crecimiento, por lo que solicitaba “menos impuestos y más reformas“.

Un nuevo modelo

En lo que tiene que ver estrictamente con impuestos, las recomendaciones de Bruselas hablan de “mejorar la eficiencia del sistema fiscal”. ¿Y cómo se hace eso? “Introduciendo un modelo que apoye más el crecimiento, que incluya un cambio de los tributos sobre el trabajo hacia los del consumo y medioambientales”.

En realidad, en esta cuestión la UE no se aleja demasiado de lo que propugnan otros expertos. Hace dos semanas, Fedea presentó su modelo de reforma fiscal. En este caso, sus recomendaciones se centraban en eliminar las deducciones de los grandes impuestos a cambio de bajar los tipos generales. Y la OCDE también pidió, en su último informe sobre la economía española, que se “suban los impuestos indirectos, al mismo tiempo que se baja la tributación sobre el trabajo y las cotizaciones sociales”.

Como puede comprobarse, todas estas recomendaciones coinciden en algunos de los problemas del sistema tributario español. Una vez solucionado este tema, podría discutirse si la presión fiscal debe ser del 30, 40 ó 50%. Pero existe un acuerdo en que el modelo falla en tres cuestiones fundamentales:

  • Mucho peso en la tributación sobre el trabajo: IRPF alto y elevadísimas cotizaciones sociales. En España, contratar o estar empleado sale muy caro. Al igual que un impuesto al tabaco reduce el consumo de este producto, una tributación elevada sobre el empleo redunda en la destrucción del mismo.
  • Tipos muy elevados: en IRPF, Sociedades e IVA los tipos generales fijados por ley están entre los más altos de Europa, como puede verse en el cuadro publicado el lunes por Eurostat.
  • Excepciones: el sistema hispano combina esos elevados tributos generales con una gran cantidad de deducciones, exenciones, tipos reducidos en el IVA,…

Por todo esto, en Fedea aseguran que vivimos “en el peor de los mundo posibles”, con tipos altos que atacan a la creación de riqueza, dentro de unos tributos que ni siquiera acaban recaudando tanto como podría suponerse; que discriminan a unos contribuyentes (o productos) sobre otros con criterios caprichosos; y que hacen que pagar impuestos en España sea complicado, caro y costoso en términos del tiempo empleado.

Con todos estos elementos en juego, es factible imaginar una reforma que toque los grandes impuestos y cumpla con los requisitos de Bruselas al mismo tiempo que mejora la eficiencia del conjunto del sistema:

  • IRPF: en Fedea calculan que el 15% de lo recaudado en este impuesto se marcha en deducciones y exenciones. Por lo tanto, eliminando éstas se recaudarían unos 10.000 millones de euros extra. De esta manera, podrían reducirse los tipos generales sin que cayese la recaudación. Otra idea sería la del famoso tipo único, manejando la progresividad a través de los mínimos exentos. En este sentido, hay que tener en cuenta que España no sólo tiene los tipos marginales más altos de la Eurozona, sino que además, sus contribuyentes empiezan a pagar esos porcentajes mucho antes que sus vecinos, lo que supone una gran carga para los trabajadores de perfil medio-alto, precisamente los más necesarios para la productividad de una economía.

Además, si unimos este impuesto a las altísimas cotizaciones sociales que pagan trabajadores y empresarios, nos encontramos con que España es uno de los países de la UE con un mayor coste sobre el trabajo, lo que tiene una influencia directa en la competitividad de su economía. El Gobierno no sólo subió el IRPF nada más llegar a Moncloa, sino que además, ha alargado al menos un año, hasta 2015, una medida que se suponía que era temporal y con fecha determinada.

  • Sociedades: en este caso, las deducciones suponen el 12% del total recaudado, o casi 3.000 millones de euros. España tiene uno de los tipos generales más elevados de Europa, pero el tipo medio efectivo no es tan alto. Y tampoco es muy efectivo en cuanto a atracción de inversiones. Irlanda, con un IS teóricamente mucho más bajo (del 12,5% frente al 30% español) recauda más porcentaje del PIB por este concepto. Por eso, los expertos piden quitar casi todas las deducciones a cambio de un tipo general mucho más reducido.
  • IVA: éste es el punto más polémico, porque tanto Bruselas como muchos de los expertos han pedido un incremento de la presión impositiva sobre el consumo. Antes, éste era de los más bajos de la UE, pero tras las subidas de 2012, está en el grupo de cabeza. Pero incluso en esta cuestión hay matices. España es uno de los países en el que más productos están fuera del tipo general. Si se redujese el número de artículos que tributan por el reducido o el hiper-reducido, también sería posible reducir el general sin que se resintiese la recaudación. Y un tipo único (o que dejase fuera sólo artículos realmente de primera necesidad) no alteraría las decisiones de consumo o la cesta de la compra como en la actualidad.

Las recomendaciones de Rallo

Juan Ramón Rallo es uno de los columnistas más seguidos en España en cuestiones fiscales. Libre Mercado le preguntó la semana pasada por su opinión sobre una posible reforma tributaria que fuera en la línea de lo apuntado anteriormente. Estos fueron sus principales comentarios:

  • “La simplificación tributaria está bien, porque le da visibilidad a los impuestos y permite que el ciudadano sepa lo que paga. Además, se reducen los gastos de gestión y asesoramiento. Además, todos los gobiernos suelen ser muy malos en cuanto a los incentivos fiscales. La mayoría de las deducciones no tienen sentido, ¿por qué premian éstas sí y no otras?”
  • “Por otro lado, hay que tener en cuenta que quitar deducciones sin bajar tipos [lo que hace el Gobierno] es subir impuestos”.
  • “De todas las deducciones sólo habría que mantener las que favorecen el ahorro y la inversión empresarial”.
  • “En todo esto hay un riesgo. Cuando un sistema tributario es muy complejo, también es más fácil que te suban los impuestos sin darte cuenta [como hizo el Gobierno el viernes con el IS]. Es difícil de calcular la suma y resta de deducciones y tipos. Simplificar un impuesto difícil puede ser muy complicado”.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: