Más de1 millón de lectores. En español, en todo el mundo.

‘Hay un ‘lobby’ gay en el Vaticano’

In Política, Crisis, Ciudadanía, Críticas, Comentarios on 12 junio, 2013 at 11:40

El Papa reconoce su existencia en la Santa Sede y admite corrupción en la Iglesia. “Prefiero una Iglesia que se equivoca que una que se enferma por quedarse encerrada”

 

 

El Papa Francisco ha dicho lo que quizá nadie se atrevía a decir: que hay un lobby gay dentro del Vaticano. Según publica la web chilena Reflexión y Liberación el Papa habría hecho estas declaraciones durante el encuentro que mantuvo el jueves pasado con la directiva de la Confederación Latinoamericana y Caribeña de Religiosas y Religiosos. Durante el encuentro, Francisco se refirió a los casos de corrupción en la Curia vaticana: “En la Curia hay gente santa, de verdad, hay gente santa. Pero también hay una corriente de corrupción, también la hay, es verdad. Se habla del lobby gay, y es verdad, está ahí”.

Asimismo, el Papa aprovechó este encuentro para hacer hincapié en la importancia de la libertad que –según él– tiene que haber en el seno de la vida religiosa: “Expliquen lo que tengan que explicar, pero sigan adelante”. Al mismo tiempo mostró su preocupación por “ciertos grupos restauracionistas” y reivindicó el espíritu del documento llamado Aparecida creado en Suramérica: “Aparecida no terminó, no es solo un documento, sino que fue un acontecimiento”.

La reforma de la CuriaEn ese sentido, el Papa se dirigió a la Confederación Latinoamericana y Caribeña de Religiosas y Religiosos y les animó a tomar partido: “Se van a equivocar, van a meter la pata, ¡eso pasa! Quizá hasta les va a llegar una carta de la Congregación para la Doctrina de la Fe diciendo que dijeron tal o cual cosa… Pero no se preocupen. Expliquen lo que tengan que explicar, pero sigan adelante… Abran puertas, hagan algo ahí donde la vida clama. Prefiero una Iglesia que se equivoca por hacer algo que una que se enferma por quedarse encerrada”.

Es difícil que las palabras del Papa vayan a dejar indiferentes a los millones católicos de todo el mundo, sobre todo por haber opinado sobre muchos temas actualidad. Uno de ellos es el de la reforma de la Curia romana. En este sentido, Francisco señaló que la reforma de la Curia romana la pidieron casi todos los cardenales en las congregaciones previas al Cónclave. “Yo también la pedí, aunque la reforma no la puedo hacer yo, estos temas de gestión… Yo soy muy desorganizado, nunca he sido bueno en esto. Pero los cardenales de la comisión la van a llevar adelante”, añadía en relación a la comisión de ocho cardenales que ha creado de para que le ayuden a gobernar la Iglesia y a reformar la Curia.

Desde luego, si por algo se ha caracterizado el poco tiempo que Francisco lleva en Roma es por parecer un Papa renovador. Y precisamente es la renovación de la curia uno de los asuntos de los que más ha hablado. “Hay algo que me preocupa, aunque no sé cómo leerlo. Hay congregaciones religiosas, grupos muy, muy pequeños, unas pocas personas, gente muy mayor… No tienen vocaciones, qué sé yo, el Espíritu Santo no quiere que sigan, quizá han cumplido ya su misión en la Iglesia, no sé… Pero ahí están, aferradas a sus edificios, aferradas al dinero… Yo no sé por qué pasa esto, no sé cómo leerlo. Pero les pido que se preocupen de esos grupos… El manejo del dinero… es algo que necesita ser reflexionado”.
Sin duda, la renovación de la Curia es uno de los grandes retos que están encima de la mesa del nuevo pontificado de Francisco. Del mismo modo, también se ha referido sobre su elección como Papa de la Iglesia: “No perdí la paz en ningún momento, ¿saben? Y eso no es mío, yo soy más de preocuparme, de ponerme nervioso… Pero no perdí la paz en ningún momento. Eso me confirma que esto es de Dios… Yo venía con la ropa justa, la lavaba en la noche, y de repente esto… ¡Si yo no tenía ninguna posibilidad! En las apuestas de Londres estaba en el lugar 44, fíjense ustedes, ¡el que apostó por mí ganó muchísimo, claro…! Esto no viene de mí…”
Vivir en Santa Marta
Otro de los aspectos que más están marcando el pontificado del Papa argentino es el de sus gestos encaminados a la austeridad y la humildad, algo que no ha pasado desapercibido para la prensa. Hay que recordar que tras el cónclave en el que fue elegido Papa, Bergoglio decidió pagar el hotel en el que se alojó en Roma. Tras esta decisión se sucedieron otras como la de quedarse a vivir en la Casa Santa Marta –una casa en la que se hospedan obispos, curas y laicos– antes que hacerlo en el apartamento pontificio. Francisco lo explica así: “Estos gestos… no han venido de mí. No se me han ocurrido a mí. No es que yo trajera un plan, ni que me haya hecho uno en cuanto me eligieron. Lo hago porque sentí que era lo que el Señor quería. Pero estos gestos no son míos, hay otro aquí, eso me da confianza”.
Las declaraciones del Santo Padre en las que asegura que hay un lobby gay en el Vaticano no hacen sino incrementar las suspicacias que se produjeron desde el pontificado de Benedicto XVI. Y es que entonces ya se había hablado de luchas de poder, malversaciones económicas y relaciones homosexuales dentro de la curia. De hecho, hay quienes apuntan que la dimisión de Benedicto XVI se produjo tras enterarse que un grupo de poder homosexual habría llegado a chantajear a cardenales.
De momento, el portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, no ha querido hacer comentarios al respecto.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: