Más de1 millón de lectores. En español, en todo el mundo.

Don Felipe y Eva Sannum: 15 años de una ruptura con trama palaciega

In Política, Crisis, Ciudadanía, Críticas, Comentarios on 10 diciembre, 2016 at 20:41

Era modelo y de ropa interior. Y también culta, educada y elegante, lo que enamoró al Príncipe hasta plantearse el compromiso

Pero renunció al amor por las presiones y “por la responsabilidad que tenía con España”. Este miércoles se cumplen 15 años del anuncio de su ruptura

felipe-y-eva

“Don Felipe estaba entusiasmado con ella. Sabiendo que era la mujer que él quería, se pudo intentar arreglar para que su felicidad coincidiera con los deseos de los españoles. La prensa lo puede todo, se pudo dar la vuelta a las cosas, presentar a esa chica como una cenicienta moderna, hablar del drama que supuso el divorcio de sus padres y le obligó a ganarse la vida en las pasarelas… Ahora, si contribuyes a decir que su foto va a ir en la cabina de los camiones, no hay nada que hacer”.

El protagonista de esta singular confidencia hecha a esta periodista meses después de que Don Felipe rompiera con Eva Sannum no es otro que el fallecido Sabino Fernández Campo, jefe de la Casa del Rey hasta 1993 y después consejero del Monarca. Fue uno de los personajes que, a instancias de Don Juan Carlos, se reunió con el entonces Príncipe para asesorarle en tan espinosa cuestión y de sus palabras se desprende que la cúpula de Casa Real no estuvo precisamente del lado del actual Rey en su “cruzada” sentimental, sino al contrario.

Son palabras que hoy cobran total vigencia, ya que este miércoles se cumplen 15 años de aquel 14 de diciembre de 2001, cuando en un encuentro navideño de los responsables de prensa de Zarzuela con periodistas, se presentó Felipe para dar a conocer el bombazo de su ruptura con Eva. “La relación no ha prosperado. Por razones estrictamente personales y particulares, cada uno seguirá su camino en la vida”. Un hecho sin precedentes, sobre todo porque en sus cuatro años de relaciónjamás se había reconocido tal noviazgo, pese a que en el entorno del Príncipe nadie cuestiona que la noruega fue su gran amor antes de conocer a Letizia. Como demostró en la cadena de elogios que le dedicó ese día: “Su fortaleza, dignidad, sensibilidad, capacidad de superación y determinación por llegar a la excelencia siempre me han impresionado. Y no sigo, porque no acabaría nunca”, concluyó emocionado y con el corazón roto.

 

los-dos

Esa “oficialización” de la ruptura suponía también la rendición en la batalla sin cuartel librada dentro de palacio entre partidarios y detractores de la modelo, que se trasladó a los medios de comunicación y a la clase política. Desde Felipe González a Jose María Aznar, Gregorio Peces-Barba o el mencionado Fernández Campo desfilaron por Zarzuela para reunirse con el Príncipe. “Me llamó Don Juan Carlos y me dijo: Gregorio, Felipe no me hace mucho caso, ¿podrías darle algún que otro consejo para ver si contigo funciona?”, reveló Peces-Barba.

En el bando favorable a Eva se ubicaban los colaboradores de confianza de Don Felipe, amigos y allegados, que utilizaban ciertos medios de comunicación como mensajeros. En el contrario, la cúpula de Zarzuela, con Fernando Almansa como jefe de la Casa, con la aquiescencia del Rey Juan Carlos, aterrorizado por el peligroso efecto que un compromiso con la modelo podía suponer para la Corona.

Sirviéndose de periodistas de confianza, intelectuales y monárquicos de pro, como el escritor José Luis de Vilallonga, biógrafo de Don Juan Carlos, o el historiador Carlos Seco Serrano, se lanzó una feroz contraofensiva mediática. “Sería inconcebible ver en el trono que ocuparon con dignidad perfecta María Cristina de Austria, Victoria Eugenia de Battenberg y hoy de manera ejemplar Doña Sofía, a una jovencita avalada por sus medidas perfectas de maniquí”, escribía Seco Serrano en ABC.

Eva y Felipe se conocieron en Oslo en el verano del 97, siendo el heredero noruego, Haakon, quien les presentó. Ese mes de septiembre, Eva se instaló en Madrid contratada por la agencia Magic, que dirigía un jinete amigo del Príncipe, Carlos Mundi, y en otoño la noruega ya apareció junto a él en algunos medios. Así, su romance no era secreto, si bien no parecía tener visos de seriedad dada su condición de modelo que, además, había desfilado en ropa interior y era hija de divorciados.

Sin embargo, bajo esa envoltura frívola se ocultaba una mujer de gran personalidad que con su carrera de modelo se costeaba sus estudios de publicista, era elegante, educada y, sobre todo, que enamoró al Príncipe hasta el punto de plantearse el compromiso. Algo que a partir de 1999 coincidió con un goteo en prensa de escapadas de la pareja pillada en Oslo, París, St. Moritz… Aunque la más impactante fue una portada de Hola en diciembre de 2000 durante sus vacaciones en La India. No era casualidad, atestigua un allegado a Don Felipe: “Fue una estrategia calculada para que los españoles empezaran a verla como futura reina.El siguiente paso, cuando el compromiso fuera inminente, era que apareciesen juntos en algún acto oficial o semioficial”.

La ocasión se presentó en la boda de Haakon de Noruega con Mette-Marit,celebrada el 25 de agosto de 2001, a la que fue invitada Eva Sannum. Allí se consumó su primera imagen semioficial, pero el resultado no fue el deseado para la pareja, ya que el escote que lucía Eva levantó gran polvareda.

 

eva-y-felipe

Aunque eso no fue lo que frustró el inminente anuncio del compromiso, sino el atentado de las Torres Gemelas ese 11 de septiembre. Un inesperado balón de oxigeno para la cúpula de la Casa Real y el propio Don Juan Carlos, que colmó la paciencia de la modelo, harta del acoso de los paparazzi y de ser cuestionada como una cualquiera. La relación se fue al traste y fue la propia Eva quien desveló posteriormente el motivo: “No se me aceptaba”. Zarzuela incluso le sugirió que comunicara ella a la prensa su ruptura, a lo que se negó. “Era absurdo anunciar el final de algo que nunca fue reconocido”.

Una patata caliente que el Príncipe asumió ante los periodistas ese 14 de diciembre de 2001. No mencionó su calvario ni tampoco hubo comentario alguno posterior por parte de Casa Real, algo sorprendente, porque hubiera hecho ganar puntos al actual Rey. “Hubiera sido conveniente dar a conocer a los españoles que el Príncipe se sacrificó al dejarla, que renunció a sus sentimientos porque fue consciente de la responsabilidad que tenía con España, que es la verdad. Pero no se hizo”, apostilló Fernández Campo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: