Más de1 millón de lectores. En español, en todo el mundo.

Venezuela, los billetes de Maduro y el caos total

In Política, Crisis, Ciudadanía, Críticas, Comentarios on 19 diciembre, 2016 at 19:07

Después de anunciar hace una semana su salida del curso legal en 72 horas y crear colas y caos en la economía, Maduro extiende la validez de los billetes de 100 hasta el 2 de enero

 

soldados-de-la-guardia-nacional-de-venezuela-en-la-frontera-con-colombia-en-urena-tachira-el-18-de-diciembre-de-2016-reuters

Las decisiones sobre las monedas y billetes de Venezuela han ido, en menos de una semana, al ritmo de la yenka: adelante y atrás, como en el popular baile de los sesenta. El pasado domingo 11 el presidente Nicolás Maduro anunciaba por sorpresa la salida de circulación del billete de 100, hasta ahora el de más alta denominación, en un plazo de 72 horas. Seis días después extendía su vigencia hasta el 2 de enero. En el camino, disturbios, toques de queda y saqueos en el interior del país, colas en comercios, en bancos y caos en una época de alto consumo, la Navidad.

Unas semanas antes de la inesperada salida de los de 100, se había anunciado la ampliación del cono monetario con nuevos billetes de 500, 1000, 2000, 10.000 y 20.000 bolívares. Aunque se preveía que su implementación empezara a la vez que la salida de los viejos, las cajas con el papel moneda no llegaron hasta el domingo, por lo que su distribución y uso puede demorarse, al menos, en cinco días sobre la fecha esperada.

 

Datos que anticipan el desastre

Hasta que aparezcan los de nuevo cuño, contando los de 2, 5, 10, 20, 50 y 100, en Venezuela circulan 11.000 millones de billetes, de esos, más de 6.000 millones son billetes de 100, el 48%.

En Venezuela solo hay dos oficinas del Banco Central, una en Caracas y otra en Maracaibo. Únicamente la primera se habilitó para recibir los billetes de todo el país en 10 días.

Con el billete de 100 se puede comprar un paquete de chicles o pagar un billete de autobús urbano.

Alrededor del 40% de la población no tiene cuenta bancaria. Solo en Caracas, en una plaza cualquiera, se pueden ver decenas de vendedores callejeros -de chucherías, café, perritos calientes, arepas-, que solo manejan efectivo. Al igual que taxistas y mototaxistas, por solo poner algunos ejemplos.

En el interior del país, especialmente en zonas fronterizas como La Guajira (Zulia), San Antonio del Táchira (Táchira) o las zonas mineras del estado Bolívar, por solo poner algunos ejemplos, la economía no está bancarizada, por lo que se manejan grandes sumas de efectivo en el día a día.

 

Cronología del desastre

 

Domingo 11. Nicolás Maduro anuncia en cadena nacional el fin del curso legal del billete de 100, el de más alta denominación en el país pero con el que apenas se puede comprar un paquete de chicles. Da 72 horas para depositar el dinero en la banca pública y, a partir de ahí, 10 días para hacer el canje en el Banco Central de Venezuela. Se anuncia el cierre de la frontera con Colombia y Brasil durante 72 horas.

Lunes 12. En el país es festivo bancario, por lo que es imposible empezarel canje o depósito de billetes. En la calle hay confusión, ya hay comercios que no aceptan el billete de 100. Maduro hace otro anuncio nacional para explicar que también se podrá depositar el dinero en la banca privada.

Martes 13 y miércoles 14. Las colas en los bancos se extieden durante horas. A quienes quieren depositar se suman aquellas personas que no tienen cuenta bancaria y deben abrirse una para disponer de su dinero. Los cajeros automáticos solo entregan billetes de 100. Quienes consiguieron cambiar, cargan verdaderos bultos de billetes de menor valor.

Jueves 15. A las colas en los bancos se suman las colas en las gasolineras, donde los usuarios llenan el depósito con billetes de 2, 5, 10… Los mismos que antes no aceptaban en estos establecimientos. Los nuevos billetes, que deberían salir en esta jornada, no aparecen. Empieza el descontento en el interior del país.

Viernes 16. Miles de personas hacen filas kilométricas en los alrededores del Banco Central de Venezuela en su sede en Caracas, único lugar donde a partir de este momento se pueden canjear los billetes. Los incidentes más graves se registraron en Callao (estado Bolívar), donde además de los saqueos a comercios hubo un muerto, y en Guasdualito (estado Apure), con bancos y comercios saqueados y una mujer herida de bala. En el centro de Maracaibo, la capital del estado Zulia, en la frontera con Colombia, se registraron saqueos. Hubo conato de saqueo en El Vígía (Mérida) al negarse los comerciantes a recibir los billetes de 100 y fallar los datáfonos. También hubo conato de saqueo en el mercado de Carúpano (Sucre) y en Upata, así como en otras zonas del interior del país.

Sábado 17. Toque de queda en Ciudad Bolívar, donde según el gobernador se detuvieron a 135 personas, y refuerzo de la presencia militar. Nicolás Maduro anuncia que se extiende la vigencia del billete de 100 hasta el 2 de enero, así como el cierre de la frontera con Colombia y Brasil. Maduro denuncia que el retraso en la llegada de los nuevos billetes se debe a un sabotaje internacional. “Tengo que denunciar que estamos siendo víctimas de un sabotaje internacional para que los nuevos billetes, que ya están listos, no puedan ser trasladados a Venezuela”. Horas más tarde dijo que se re programaba la entrada de los nuevos billetes, aunque no dio fecha exacta. La oposición pide la renuncia de Maduro mediante un comunicado.

Domingo 18. Aparecen los nuevos billetes, pero aún no en los cajeros, sino en televisión. Se muestra su llegada al aeropuerto.

 

Los motivos

 

Nicolás Maduro argumentó que la medida estaba hecha para combatir a las mafias que operan en Colombia y que han extraído del país 300.000 millones de bolívares “para desestabilizar el país como parte de la guerra económica”.

Luis Salas, economista y exministro de Economía de Maduro: “Alrededor del 40% de los billetes se han llevado a Colombia, alimentan el contrabando, incluso se usan para falsificar y hay algunas ONG que están sacándolos para disminuir el circulante en el país. Entiendo que esas son las razones del Gobierno para hacerlo y tanto Maduro como el BCV han dicho que la medida es inaplazable. En Siria o Irak se sabe que se alteró la economía, un modo es metiendo billetes falsos, otra es sacándolos del país”.

José Toro Hardy, economista: “Es incomprensible. Pareciera que lo que hay detrás es la urgencia y necesidad de retirar el excedente de liquidez que hay con el auxilio del Banco Central de Venezuela a PDVSA (estatal petrolera) y que asciende a 3,6 millones de bolívares, 30 veces el monto total de las reservas internacionales del país”.

‘Pudiera ser una medida para controlar a ciertos sectores militares desbocados, es como un reseteo de la situación del comercio binacional en las fronteras, pero reseteo porque vendrán otras mafias. Un mercado negro que se hace poderoso es una amenaza’Manuel Sutherland, economista marxista: “Quisieron disminuir la liquidez a la fuerza, el Gobierno hace con todo esto una exposición mediática donde está tratando de vender la idea de que controla a las mafias que hacen que aumente el dólar paralelo y donde vende todo como el paquete de medidas de acción contra la crisis económica, pero lo que está haciendo es perjudicar al obrero y a los pensionados que reciben su salario en efectivo. Es una destrucción de dinero abusiva”.

Colette Capriles, profesora de Filosofía Política en la Universidad Simón Bolívar: “Pudiera ser una medida sorpresa para controlar a ciertos sectores militares desbocados, es como un reseteo de la situación del comercio binacional en las fronteras, pero reseteo porque vendrán otras mafias. Un mercado negro que se hace poderoso es una amenaza, un peligro potencial. También tiene que ver con el dólar disparado, porque esta medida ayuda a bajarlo (en la semana el dólar paralelo bajó de más de 4 mil bolívares a 2400). Esto también lo hacía Chavez, hacer de golpe medidas que sorprendían mucho. Es una medida más política que económica”.

En la calle, la pseudo ciencia favorita del país, la rumorología, apunta al blanqueo de dinero como motivo último de la apresurada medida. Aunque será difícil o imposible de verificar, lo que sí es cierto es que entre los días 12 y 15 de diciembre los bancos tuvieron que recibir el 48% del circulante del país, unos 5,76 millardos en billetes con la cara de Simón Bolívar. Apremiados por el presidente, quien pidió que se agilizaran los procesos para hacer los canjes y depósitos, no se efectuaron los requisitos para determinar de dónde procede el dinero ingresado.

Experimento, medida necesaria, legítima o corrupta, lo que es cierto es que el país se sumergió aún más en el caos económico en esta semana, la callé se ‘calentó’ y el descontento se tradujo en disturbios. Pero con el paso atrás puede que el país, de nuevo, se calme, y se sumerja en la Navidad ya con billetes de 100 en mano, aunque estos no alcancen para apenas unos chicles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: