Más de1 millón de lectores. En español, en todo el mundo.

Conspiración para subir el precio de los fármacos: una denuncia descubre el fraude

In Política, Crisis, Ciudadanía, Críticas, Comentarios on 23 diciembre, 2016 at 12:28

Está a punto de estallar uno de los grandes escándalos de la industria: una denuncia afirma que los productores de medicamentos genéricos pactaron una subida de precios

 

pastillas

Una demanda civil suscrita la pasada semana por 20 estados norteamericanos puede ser el detonante de uno de los grandes escándalos de la industria farmacéutica. El documento, resultado de una larga investigación por parte de la fiscalía, acusa a dos de las grandes productoras de medicamentos genéricos, Teva (compañía internacional con sede en Israel y que cotiza en el NASDAQ) y Mylan (segunda compañía global en genéricos y tercera en EEUU), así como a otras cuatro firmas menores (Aurobindo, Citron, Heritage y Mayne), de haber pactado una subida consensuada y artificial de los precios de los medicamentos.

Una seria aseveración que niega la tesis habitual de las farmacéuticas, según la cual las subidas de precio son, el fondo, beneficiosas, ya que responden a la consolidación de la industria o la compensación por otros medicamentos menos rentables. La demanda asegura, por el contrario, que “la razón que se encuentra detrás de todas estas subidas de precio es mucho más directa, y siniestra: es una conspiración entre los competidores en los medicamentos genéricos”. Esta relación se establece a través de “sus respectivos ejecutivos de marketing y ventas, de una manera que promueve la interacción directa y rutinaria entre competidores”.

bernie-sanders

Aunque por ahora tan solo hay cuatro compañías implicadas, los responsables de la investigación, que arrancó el pasado 2014 promovida, entre otros, por Bernie Sanders, aseguran que es solo el principio. “Es la punta del iceberg”, ha manifestado el fiscal general de Connecticut, George C. Jepsen. “Nuestra investigación aún está en marcha, y va mucho más allá de los dos medicamentos en la demanda, e implica a otras compañías”. Se refiere al antibiótico Doxy DR (doxiciclina hiclato) y al Glyburide, un medicamento oral que se utiliza para tratar la diabetes, y que han experimentado subidas de precio sustanciales en los últimos años. Las farmacéuticas han negado haber incurrido en ninguna conducta delictiva.

 

“Las argucias anticompetitivas se han llevado a cabo de dos maneras”, explica el documento firmado por 20 estados. “En primer lugar, para evitar la competición entre ellos que mermaría los precios de determinados medicamentos, se comunicaban para determinar y ponerse de acuerdo en el reportao del mercado que les corresponde”. Además, llegaban a pactos por los cuales rechazaban hacer campaña para determinados consumidores. Este comportamiento, planeado al más alto nivel por los responsables de dichas compañías, ha provocado “un daño significativo, duradero y definitivo en el sistema de salud de EEUU”.

Entre copas

El informe también detalla de qué manera se producen estos encuentros entre los principales responsables de las farmacéuticas. Clases de golf, restaurantes de carne en Nueva Jersey o de copas en Minnesota son algunos de los entornos citados, que generan, como explica la fiscal general de Minnesota Lari Swanson, “una atmósfera que puede dar lugar a conversaciones posteriores en las que se fijen los precios”.

La demanda señala a la compañía de Nueva Jersey Heritage como la “principal arquitecta” de este esquema conspirativo, y la que puso en marcha la relación entre el resto de compañías. Por ejemplo, a través de las fiestas Girls Nights Out, que reunían a las mujeres de la industria y en las que también “se compartía información sensible sobre los planes de negocios de sus respectivas compañías”, o en comidas como la que tuvo lugar en Bridgewater (Nueva Jersey) donde se reunieron 13 CEO y vicepresidentes de farmacéuticas. La demanda también afirmaba que “los representantes socializan en congresos, partidos de golf y conferencias”.

Esta continua comunicación entre empresas en un mercado liberalizado supone una práctica competitiva que perjudica, ante todo, a los consumidores finales de los productos, que no se ven beneficiados de la caída de precios que provocaría una competencia justa. Como recuerda la denuncia, “los precios de los medicamentos genéricos han aumentado –y algunos de ellos se han disparado– sin razón aparente, provocando la indignación de las autoridades públicas y consumidores de todo el país, cuyos costes se han doblado, triplicado o en algunos casos se ha llegado a aumentar un 1.000%”. Es lo que ha ocurrido con el Doxy DR, que ha pasado de costar 20 dólares por frasco de 500 pastillas a más de 1.800 en apenas 10 meses.

farmaceuticas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: