Más de1 millón de lectores. En español, en todo el mundo.

Falsedades, censura y “hechos alternativos” en la guerra abierta de Trump contra los medios

In Política, Crisis, Ciudadanía, Críticas, Comentarios on 23 enero, 2017 at 11:33

Spicer acusó a la prensa de mentir sobre la cifra de asistencia a la jura

d-trump

 

“Tú dices que son falsedades, y ellos-Sean Spicer, nuestro secretario de prensa – da hechos alternativos”. Así respondió Kellyanne Conway, ex jefa de campaña y actual consejera de Donald Trump, a la pregunta del periodista Chuck Todd sobre lo que el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, había dicho en su primera comparecencia oficial ante los medios de comunicación.

Spicer había acusado a la prensa de mentir acerca del número de personas que acudieron a ver la jura del cargo por Donald Trump el pasado viernes. Según el portavoz de la Casa Blanca, la multitud era “la mayor audiencia que jamás ha habido en una inauguración, y punto”.

No lo era. Barack Obama, George W. Bush, y Bill Clinton han congregado a multitudes mucho mayores. Pero eso no importa en los Estados Unidos de 2017. Algunos han calificado esta época como la de la “pos-verdad”, un término creado por primera vez por el bloguero de izquierdas David Roberts en la revista Grist para definir, precisamente, a la política de comunicación del Partido Republicano. El equipo del presidente de Estados Unidos ha refinado ese concepto y lo ha transformado en “hechos alternativos”.

Alternativos a la verdad, se entiende. Y, cuando eso no funciona, está, directamente, la censura. Así actuó el Gobierno de Trump el sábado, cuando ordenó al Servicio de Parques Nacionales de EEUU que retirara de su cuenta de Twitter dos fotografías del Mall , el parque en el que se celebró la jura del cargo, en las que se comparaba la multitud que se concentró en 2008 para la inauguración de Obama con la del viernes de Trump.

Comparativa de la explanada en 2017 (izda) y 2009 (dcha).

Comparativa de la explanada en 2017 (izda) y 2009 (dcha).

La diferencia era abrumadora. Como también era abrumadora la comparación entre las personas que se reunieron el sábado en ese mismo lugar para protestar contra Trump con las que estaban el viernes. Abrumadora en contra de Trump.

Lo mismo que la comparación entre los datos de la empresa de medición de audiencias Nielsen sobre el número de personas que siguieron por televisión la primera jura del cargo de Obama (37,5 millones) con la de Trump (20,5 millones). De hecho, el mayor seguimiento por televisión de una jura del cargo de un presidente de EEUU se alcanzó en 1981, con 41,8 millones de personas.

Lo paradójico, sin embargo, es que el portavoz de la Casa Blanca, que se supone que es un cargo institucional y no político, ‘quemara’ su primera rueda de prensa en debatir algo que se supone que no tiene ni mucho ni poco que ver con la dirección de la política nacional estadounidense.

Es algo sin precedentes, y que solo podría compararse a que en la rueda de prensa posterior a un consejo de ministros en España el ministro portavoz se dedicara a decir que la prensa miente con el número de asistentes a un mitin de Mariano Rajoy en una plaza de toros. Y más aún cuando en las fotos aéreas la plaza de toros aparece vacía.

Así pues, el modelo informativo de ‘Granma’ parece haber ganado adeptos en Washington, justo ahora que Estados Unidos ha normalizado sus relaciones con Cuba. Porque no se trata solo de manipulaciones del vocabulario orwellianas. Conway también exigió ante Todd que la prensa “que autorizáramos” a entrar en el Despacho Oval para ver cómo Trump firmaba un decreto. Al permitir la entrada de los medios la Casa Blanca trataba de anotarse un punto propagandístico.

Pero al nuevo equipo del presidente no le gusta cuando la propaganda se convierte en hechos. En hechos que no sean “alternativos”. Si ése es el caso “deberemos repensar nuestra relación con los medios”, dijo Conway.

Eso podría indicar que las organizaciones informativas que no sean propagandísticas, como el órgano de la ultraderecha Breitbart News, no tendrán acceso a la Casa Blanca.

Es un viejo truco empleado por Trump y sus seguidores durante la campaña. El presidente de EEUU ha dicho una cosa y la contraria en infinidad de ocasiones, y ha mentido de forma manifiesta, como cuando en mayo declaró que había “decenas de miles” de motoristas haciendo cola para verle en Washington (no había ninguno) o, a un nivel mucho más serio, cuando acusó a sus rivales demócratas de haber hecho que millones de inmigrantes sin papeles votaran por Hillary Clinton (es mentira).

El vicepresidente, Mike Pence, ya dijo en campaña que, en las ocasiones en la que Trump distorsiona la realidad “es porque él siente que lo que dice es verdad”.

Minutos antes de que hablara Spicer, el propio presidente de Estados Unidos había declarado en la sede de la CIA que los miembros de la prensa están “entre los seres humanos más deshonestos de la Tierra“. Trump también dijo que “amo a la CIA”, una organización a la que comparó con la Alemania nazi hace dos semanas.

Anuncios
  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Spicer acusó a la prensa de mentir sobre la cifra de asistencia a la jura   “Tú dices que son falsedades, y ellos-Sean Spicer, nuestro secretario de prensa – da hechos alternativos”. Así respondió Kellyanne Conway,…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: