Más de1 millón de lectores. En español, en todo el mundo.

Los sioux, en pie de guerra contra Trump

In Política, Crisis, Ciudadanía, Críticas, Comentarios on 26 enero, 2017 at 11:17

Alarma general: Trump va a construir un muro que ya está construido. Y encima Pablo e Íñigo a la gresca.

 

El Mundo cuenta el esperpento de la operación antiislamista de Navidad. “La Audiencia da un varapalo a la Policía por los falsos yihadistas”. Sin entrar en muchos detalles, parece que “la operación fue magnificada por la brigada de información de Madrid, que siguió los datos proporcionados por un confidente” de nombre Lolo, que “infiltró a un agente que vendió a los dos detenidos un cargador de los cinco que les fueron hallados”. Un “montaje”. Y luego, el tal Lolo, “se fue de vacaciones” con los 600 pavitos que le dieron “para seguir una célula en Marruecos”. Un guión perfecto para otra entrega de Torrente, el brazo tonto de la ley. Ruega Cuartango en el editorial que esta “chapuza policial no se repita”. “Si hay un asunto en el que no se pueden cometer errores es en la lucha antiterrorista”. Y luego hablamos de la policía belga. Mejor nos vamos a la trifulca de Podemos. “Iglesias y Errejón tensan las negociaciones. Los dos líderes se alejan más y se cruzan reproches tras su primera reunión”. A Raúl del Pozo, fuentes conocedoras de la situación le han dicho que la cosa va a terminar “a leches”. “El debate, más que de estrategia, es de lucha por el poder, pero ellos lo disfrazan de altos pensamientos”. En su afán de buscar la verdad, Raúl va y pregunta a Verstriynge, exneonazi, exfraguista, expepero, exsocialista, excomunista y ahora podemita hasta el tuétano. Para fiarse, vamos. “‘Si Pablo perdiera sería una catástrofe'”, dice Raúl que le ha dicho el chaquetero mayor del Reino. “Le pregunto si el debate es entre el rojo Pablo y el populista Errejón y él aclara: Pablo no es tan rojo como tú crees, y te lo digo yo, que lo conozco como si fuera mi hijo”. Y que he sido su maestro en impostura, le ha faltado decir. “Lo que se juega en Vistalegre es si hacen un PSOE bis o un Podemos. Es la lucha dialéctica entre el colaboracionismo y la resistencia”, dice el politólogo de cabecera de Ferreras. Claro, que con ese currículum no es descartable que mañana se vaya a Vox.

El País se echa las manos a la cabeza. “Trump cumple con sus amenazas y ordena levantar el muro con México“. O más bien extender el muro, porque resulta que ya existe el dichoso muro. Desde aquí le podemos echar un cable, ya que tenemos una valla con cuchillas en Ceuta y Melilla que construyó el socialista Zapatero. Pero como la mentira tiene las patas muy cortas, va un reportero mexicano, Elías Camhaji, y le cuela a Cebrián un reportaje que deja en cueros a Obama. “El avión de los sueños rotos”. Cuenta que “dos veces por semana un vuelo lleva a los mexicanos deportados desde EEUU de vuelta a su país”. Y que eso no lo inventó Trump, sino que “Obama ordenó la devolución de 2,8 millones de inmigrantes, casi la mitad de ellos sin antecedentes penales”. Encima van “esposados de pies y manos. No pueden levantarse ni ir al baño. ‘Nos hacen sentir como criminales'”. A Cebrián le va a dar un soponcio. ¡Su Obama, san Obama ordenando deportaciones en su propio periódico! Caño, vete haciendo las maletas, a quién se le ocurre dejar que una verdad se cuele en las páginas de El País.

ABC sigue la estela cebrianita. “Y al quinto día… Trump levantó el muro con México”. Y va e ilustra la portada con una foto de la valla que ya existe en San Diego para demostrar que Trump será un mal bicho, pero la verdad es la verdad la diga Agamenón o su porquero. ¿Se puede ser más torpe? Dice el editorial que “Trump se retrata en solo cien horas”. Pero qué dices, Bieito, si le conocemos como si fuera de la familia de tantos retratos que se ha hecho y le han hecho desde que se presentó a la primarias republicanas. “Se comporta como un personaje caprichoso, arbitrario y completamente imprevisible”. Pues chico, yo le veo de lo más coherente. Dijo que iba a tocar las narices a China y se las está tocando, dijo que iba a tocar las narices a los mexicanos y se las está tocando, dijo que le iba a tocar las narices a los que se llevaran las fábricas fuera de EEUU para pagar salarios más bajos y se las está tocando. ¿Dónde está lo imprevisible? De los columnistas cito a Ignacio Camacho porque tiene una idea digna de ser profusamente difundida. “Junqueras se cachondeó de la solvencia del Estado español, única institución que aún les fía para salvarlo de la quiebra (…) Montoro debería responder de alguna manera, tal vez con un leve retrasillo administrativo en las liquidaciones del FLA, a ver qué pasaba con la factura de la luz y las nóminas”. Ay, sí Montoro, por fa, sólo unos días, venga hombre, qué te cuesta darnos ese gustazo.

La Razón completa el disparate de ABC. “Trump ordena levantar el muro con México”. Y pone la foto de la valla de El Paso, a unos 2.000 kilómetros de San Diego. O sea, que entre México y EEUU hay kilómetros y kilómetros de muro que no ha construido Trump y nadie ha puesto el grito en el cielo. “Iglesias y Errejón llevarán la guerra a Vistalegre II tras la ruptura total”. Bien, lo pasaremos pipa. El editorial advierte de que “la pugna abierta puede conducir a la desaparición de la formación morada, al menos como alternativa creíble al partido socialista”. ¿Y jorobarle esa baza a Rajoy? Ni hablar, Marhuenda, toma cartas en el asunto. “La deriva que está tomando la formación morada no augura nada bueno para su futuro. Sus votantes, por muy ideologizada que esté la mayoría, proceden en buena parte de la abstención, refugio habitual de los antisistema, y pueden desmovilizarse con la misma celeridad con que fueron movilizados por la nueva política”. Y se queda Rajoy sin el botón nuclear que tiene en Podemos para doblegar al PSOE. A hacer las paces pero ya.

La Vanguardia va más allá de lo del muro de Trump. “Vuelve a sonar el tambor”, anuncia en relación a los oleoductos que va a construir el presidente americano. “Ya no sale humo de la pipa de la paz. Suenan otra vez los tambores de lucha”. Y es que “los nativos americanos, con los sioux de Dakota del Norte al frente y los activistas prometen volver a plantar cara a lo que creen que no son más que agresiones medioambientales y ataques a su estilo de vida a costa de la codicia del oro negro”. ¡Chupiii!, con lo que me gustan las películas de indios. Y esta vez cuidadito con el whisky.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: