Más de1 millón de lectores. En español, en todo el mundo.

Posts Tagged ‘Angela Merkel’

Merkel pierde la paciencia con sus socios mediterráneos

In Política, Crisis, Ciudadanía, Críticas, Comentarios on 10 agosto, 2011 at 16:29

Que Alemania es la locomotora de Europa es una afirmación de la que pocos dudan. Sin embargo, cada vez son más los analistas que se preguntan si la próxima parada del tren germano pasa por Bruselas o tiene en Berlín la estación de destino. Y es que en los últimos meses, y a raíz del estallido de la crisis de deuda de los periféricos, desde Alemania ha venido sosteniendo una tesis y su contraria.

En esta suerte de tragicomedia comunitaria, la canciller Ángela Merkel representa el papel de ‘poli bueno’, aprovechando siempre sus comparecencias públicas para lanzar mensajes europeístas en pos de la estabilización de  los mercados. Enfrente, ejerciendo el rol de ‘alter ego’,  se encuentra una pléyade de ministros, consejeros  y autoridades financieras quese oponen sistemáticamente a las ayudas a los países en apuros y reclaman un castigo para todo aquel que no presente los deberes tal y como se los pide el maestro.

El descontento del alemán de a pie

En realidad esta última corriente se hace eco de la opinión mayoritaria de los ciudadanos alemanes, que empiezan a mostrar hartazgo por pagar las facturas a sus vecinos del sur. “Ellos se ven como las hormigas que acumulan alimento para alimentar a las cigarras, no pensaban que entrar en el Euro iba a consistir en hacer transferencias de los países ricos a los países pobres”, explica Juan Antonio Herce, socio de Analistas Financieros Internacionales (AFI).  Dos encuestas sirven de botón para pulsar su descontento: en abril, la mitad de los alemanes estaban a favor del rescate a Portugal; dos meses después, en junio de este año, solo tres de cada diez ciudadanos se muestran favorables a sostener a sus socios en problemas. Los medios de comunicación están en la misma sintonía. Sin el más lejos el Frankfurter Allgemeine, el más vendido de los conocidos como “periódicos serios” en Alemania, tachaba de “chantaje nacional” al segundo rescate griego, justo debajo de un enorme titular en el que se podía leer: “Subsidio masivo para Grecia”.

En unos momentos de ausencia de liderazgo europeo –el eje francoalemán pasa por sus peores momentos desde la creación de la Unión-, los políticos germanos se han arrogado el derecho a lanzar consejos sobre las medidas económicas que deben adoptar el resto de miembros, rozando en algunos casos la injerencia. A Grecia le ha obligado, rescate mediante, a un ajuste extremo por valor de 24.000 millones de euros, y algo semejante ha sucedido con Portugal e Irlanda. Los reproches se han generalizado y no están exentos de sentido para los expertos, aunque algunos lamentan que se hayan recrudecido precisamente ahora: “En muchos aspectos tienen razón. Alemania se está cansando de echar monedas en una hucha que tiene un agujero, pero también deberían darse cuenta de que estamos en un momento crítico; no es el momento de echar broncas”, explica Santiago Carbón, Catedrático de Análisis Económico de la Universidad de Granada.

Para Herce, Alemania se encuentra en un punto de inflexión y, si quiere salir del pantano, antes tendrá que meterse aún más en el barro: “No tíenen más remedio que aceptar algunos debates, como la creación de los Eurobonos, que no quieren ni oír hablar de ellos. ¿Acaso han perdido toda la confianza en sus socios? Que impongan las condiciones de emisión, pero que se pongan a ello“.

Amenaza con medidas drásticas a Roma y Madrid

La última ‘recomendación’ del gobierno de alemán ha sido instar a España e Italia a liquidar sus reservas de oro para paliar el agujero producido por el déficit fiscal. La medida se entiende en el caso de Italia, el cuarto mayor poseedor del metal en todo el mundo, pero no demasiado en el caso español, pues su volumen de la materia prima apenas significa el 1% del PIB nacional. Lo que se teme es que este sea el primer paso para mantener a los países mediterráneos en un régimen de ‘libertad vigilada’ a pesar de que algún consejero alemán, como es el caso de Cristoph Schmidt ya ha adelantado que no verían “aceptable” que el capital del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera se dedicase a Italia o España.

A la línea dura se ha sumado Trichet, que lleva semanas pidiendo a Roma una “muestra clara” de su interés por reducir el déficit público, petición que ha hecho extensiva a España en los últimos días. En la mismca cita aclaró que el BCE “está en el mercado secundario para quedarse”, si bien no quiso aclarar si continuará comprando deuda española e italiana o volverá a los bonos más económicos de Grecia y Portugal.

Merkel mostró su última cara amable cuando instó al presidente del BCE a comprar deuda italiana y española, pero ayer se pasó al lado crítico para exigir a Bruselas algunas medidas encaminadas a frenar la sangría mediterránea, como establecer un techo de deuda para cada socio, crear un consejo sancionador e incluso unos nuevos test de estrés para medir la competitividad de los mercados europeos. Parece que se han terminado las sutilezas con los gobiernos de Rodríguez Zapatero y Berlusconi y que habrá castigo para los derrochadores que no presenten los deberes a su tiempo.

Anuncios

Merkel y Sarzoky apuran para buscar una «línea conjunta» antes de la eurocumbre

In Política, Crisis, Ciudadanía, Críticas, Comentarios on 20 julio, 2011 at 17:58

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, se han reunido a puerta cerrada en Berlín para intentar consensuar in extremis una «línea conjunta» de cara a la cumbre de la eurozona de mañana en Bruselas.

La búsqueda de una articulación concreta del segundo rescate a Grecia, donde chocan propuestas antagónicas, es el único punto de este encuentro, que trata de «aunar fuerzas» para alcanzar una «buena solución», según explicó el portavoz del Ejecutivo alemán, Steffen Seibert.

«Todos compartimos el objetivo de (Jose Manuel Durao) Barroso de lograr un acuerdo contando con la buena voluntad de todos», indicó el portavoz haciéndose eco del llamamiento del presidente de la Comisión Europea (CE).

Por una «flexibilización»

Sarkozy llegó a la Cancillería poco después de las 17.30 horas, hora peninsular, y está programado que, después de una sesión de trabajo, los dos líderes cenen juntos, tal y como acordaron ayer por teléfono. Sarkozy volará mañana a Bruselas desde Berlín.

Según Seibert, no está previsto comparecencia conjunta alguna tras el encuentro de los dos líderes, aunque no se descarta un comunicado conjunto en el caso de que alcancen algún acuerdo.

De concretarse, el resultado del encuentro franco-alemán, potencial embrión de la solución final de la cumbre, será con bastante probabilidad una fórmula mixta que asuma, en distinto grado, puntos de las distintas propuestas sobre la mesa para atajar la crisis griega y estabilizar a medio plazo el euro, apuntan los expertos.

En este sentido, varias voces desde Bruselas y Berlín han abogado en las últimas horas por una «flexibilización del rescate», que combinaría varias fórmulas.

Las variantes que se manejan van desde la reestructuración hasta el recorte o condonación parcial -a las que se opone frontalmente el Banco Central Europeo (BCE)-, pasando por el establecimiento de los eurobonos -que rechaza Berlín- o la recompra de bonos en el mercado secundario con aportes del Fondo Europeo de Rescate (FEEF).

Merkel rebaja el optimismo respecto a la cumbre sobre Grecia

In Política, Crisis, Ciudadanía, Críticas, Comentarios on 19 julio, 2011 at 17:30

La cumbre extraordinaria sobre Grecia que celebrarán los jefes de Estado y de Gobierno no supondrá el punto final a la crisis de deuda soberana, por lo que no deben esperarse resultados espectaculares, ha advertido la canciller alemana, Angela Merkel, en el transcurso de una rueda de prensa.

“Serán necesarios más pasos y no uno único y espectacular que lo resuelva todo, cualquiera que se tome en serio su responsabilidad política entiende que estos pasos espectaculares no se producen”, advirtió Merkel, cuyas palabras suponen un ‘jarro de agua fría’ a las expectativas de que el jueves se solucionaran los problemas que han paralizado el nuevo rescate de Grecia y que han arrastrado al borde del abismo a economías como España e Italia.

Asimismo, la canciller germana reiteró su opinión de que para resolver de una vez por todas los problemas de Grecia es necesario afrontar las dificultades de raíz para reducir su endeudamiento y permitir una mejora de su competitividad.

El optimismo de una inminente y contundente respuesta a la crisis de Grecia se había extendido en los mercados tras conocerse la convocatoria de esta cumbre extradordinaria, ya que la propia Merkel se había mostrado contraria a celebrar más reuniones hasta que no hubiera perspectivas de acuerdo sobre el segundo rescate griego.

Los ministros de Economía de la UE no lograron acercar posturas sobre esta cuestión en la reunión celebrada la semana pasada en Bruselas al no lograr un acuerdo sobre la participación de los bancos, una exigencia de Alemania, Países Bajos, Finlandia y Austria para que la ayuda sea aceptada por sus respectivo electorados. Estos países reclaman una contribución sustancial del sector privado aunque las agencias de ‘rating’ lo interpreten como un impago.

En contraste, el Banco Central Europeo, con el apoyo de países como España, se opone frontalmente a cualquier impago por considerar que agravará el contagio a otros países de la eurozona de forma similar al terremoto que causó la quiebra del banco estadounidense Lehman Brothers en 2008.

A DOS DÍAS DE LA CUMBRE DE BRUSELAS: Choque de trenes: Merkel y Trichet se enfrentan por el rescate a Grecia

In Política, Crisis, Ciudadanía, Críticas, Comentarios on 19 julio, 2011 at 7:17

Los líderes de la Eurozona ya velan armas ante lo que puede ser una de las más duras batallas de la historia de la UE. El jueves hay convocada en Bruselas una Cumbre que se antoja decisiva para el futuro de la moneda única. Sobre la mesa, la inevitable quiebra de Grecia y las posibles soluciones (salida del euro, refinanciación, plan de ajuste,…). Los contendientes, Angela Merkel y Jean-Claude Trichet, con Nicolás Sarkozy y José Luis Rodríguez Zapatero a la expectativa. El ganador es una incógnita.

La guerra desatada en la UE por el rescate heleno sigue sin tener un claro vencedor, pero las escaramuzas se suceden. En las últimas horas, Jean-Claude Trichet (presidente del Banco Central Europeo) y Angela Merkel se han lanzado mensajes cruzados a través de los medios de comunicación. Cada uno quiere dar una imagen de firmeza ante la reunión del jueves. Alemania, incluso, amenaza con boicotear la Cumbre si no hay un plan claro, creíble y preciso de rescate a Grecia. Con esta situación, muchos temen que no sea posible evitar un choque de trenes entre las dos personas más poderosas de la Eurozona.

440.000 millones

La cifra clave alrededor de la que giran todas las discusiones son los 440.000 millones que debe Grecia. Si se asume (algo que ya casi todo el mundo ha hecho) que no podrá pagarlos, hay que decidir lo que se hace. Merkel tiene dos objetivos ante la Cumbre, por una parte, obligar a los bancos europeos a aceptar pérdidas en sus activos. Esto quiere decir que aquellos que tengan bonos helenos acepten que no cobrarán todo. Por eso, este domingo, en una entrevista en la televisión pública alemana, aseguró que “cuanto más contribuya el sector privado, menos probable será que sea necesario tomar más medidas”.

Pero además de esta presión sobre el sistema financiero para que acepte lo inevitable, Merkel sabe que tendrá que poner dinero para evitar el colapso de Atenas. En los últimos días, gana posiciones la posibilidad de que los socios de la UE recompren o avalen el total de la deuda griega (esos 440.000 millones o lo que quede, tras el plan de quitas “voluntarias”). De esta manera, los acreedores antiguos cobrarían casi todo lo que se les debe y el Estado heleno pasaría a tener un único acreedor nuevo: el Fondo de Rescate de la UE (que es como decir el resto de sus socios). Con este paso, se conseguiría reducir el interés que paga Grecia por su deuda, lo que llevaría, a su vez, a que fuera más fácil para este país equilibrar sus presupuestos.

Evidentemente, Alemania sólo aceptará esta alternativa a cambio de que Atenas acceda a un nuevo plan de ajuste. Esto es algo políticamente muy complicado de aprobar, porque las imágenes de las últimas huelgas de Atenas todavía están frescas. Pero Merkel ya ha lanzado su órdago y ha dejado claro que no acudirá a la reunión del jueves si no hay un acuerdo previo que satisfaga sus intereses.

De hecho, su propio portavoz, Steffen Seibert, ha salido este lunes ante la prensa y ha afirmado que el Gobierno alemán está trabajando “con todas sus fuerzas” en el rescate griego y confía en alcanzar una solución en la cumbre extraordinaria del jueves, aunque advierte de que aún así no se disipará “para siempre” la crisis de la deuda. Seibert insistió en que la postura alemana respecto a la participación “sustancial” de los acreedores privados de Grecia en el rescate “no ha cambiado” y que Berlín sigue defendiendo esta fórmula.

“La cumbre prevista para el jueves estará centrada en el nuevo paquete para Grecia. En ello vamos a concentrar todos los esfuerzos“, enfatizó el portavoz, que rehuyó detallar las variantes que se están estudiando con el argumento de que ese no es tema para abordar públicamente.

Trichet: habrá que rescatar a los bancos

Sin embargo, el contraataque de Jean-Claude Trichet no se ha hecho esperar. En una entrevista para la versión alemana del Financial Times, el presidente del BCE ha dejado claro que este organismo “no aceptará” deuda griega “como colateral si el país quiebra”. Esto supondría la caída inmediata del sistema financiero heleno, que no podría obtener financiación del BCE, pues no tendría activos que ofrecer como garantía. Si Trichet cumple con su amenaza los estados podrían conseguir el efecto contrario al que buscan.

Por eso, Trichet asegura que si se acomete un plan como el propuesto como Alemania, habrá que tener otro previsto para rescatar a los bancos griegos, con el riesgo asociado de contagio al resto del sistema financiero europeo. Por eso, el banquero francés ha alertado de que los Gobiernos tendrán que tener mucho cuidado y hacer las cosas bien si quieren que no se desate el pánico entre los inversores. Es un mensaje directo a Angela Merkel que podría traducirse en “si te pones muy estricta, puede que Grecia no sea la única en caer y es impredecible saber hasta donde llegará el efecto contagio”.

Francia: a la expectativa

Mientras, el tercer gran actor en la escena, el Gobierno francés, permanece a la expectativa. En principio, su posición es más cercana a la del BCE. De hecho, su ministra de Finanzas, Valérie Pécresse, aseguraba que esperan que “se adopte un plan” esta misma semana, presionando de esta forma a Angela Merkel, que parece ser la que menos prisa tiene por acudir a la cumbre bruselense. Eso sí, Pécresse no ha querido enfrentarse directamente con Merkel y ha dicho que las declaraciones de Merkel apuntan en la misma dirección, puesto que lo único que había pedido la canciller alemana era un “plan concreto” para este jueves.

El problema de Nicolás Sarkozy es que no tendrá las manos libres para actuar, porque la oposición francesa ya ha anunciado que dará la batalla para limitar las exigencias hacia Grecia. Martine Aubry, primera secretaria del Partido Socialista de Francia y posible rival en las próximas presidenciales, ya ha alertado de un “posible riesgo de explosión” del euro y ha pedido que la eurozona sea capaz de “defender a Grecia”. Su retórica pidiendo que los gobiernos afirmen su supremacía “sobre los mercados” recortará la capacidad de acción de un presidente que, por otro lado, siempre ha sido más favorable a una solución política (aunque eso suponga cargar un nuevo coste en las espaldas de los contribuyentes).

El desgobierno de la Eurozona

In Política, Crisis, Ciudadanía, Críticas, Comentarios on 19 julio, 2011 at 7:08

La Eurozona se enfrenta esta semana a una importante prueba de fuego ya que tiene que encontrar la manera de encajar la exigencia alemana de que el sector privado participe en el segundo rescate de Grecia y que esto no sea considerado como una suspensión de pagos parcial, como han amenazado ya la agencias de calificación financiera. Frente a este reto, la cacofonía ha protagonizado de nuevo el cruce de declaraciones de los líderes europeos en los últimos días.

Angela Merkel

La directora de orquesta

La canciller alemana, Angela Merkel, en calidad de representante de la primera economía de Europa , tiene también el cargo oficioso de una especie de directora de orquesta europea. Su última exigencia, la de que los bancos y aseguradoras privadas acreedoras de la deuda griega participen en el segundo rescate económico de Grecia, es la que está provocando las últimas tensiones en la Eurozona. A nadie se le escapa que la exigencia de Merkel tiene una lectura interna germana dados los últimos reveses electorales del partido de la canciller.

Cumbre extraordinaria

Resultado incierto

El presidente de la Unión Europea, Herman Van Rompuy, ha forzado una cumbre extraordinaria del Eurogrupo para este jueves de la que, a esta hora, no se sabe el resultado ya que no hay acuerdo sobre la exigencia de Merkel. En todo caso, todo el mundo confía en que de aquí al jueves los trabajos preparatorios puedan llegar a una especie de consenso de mínimos entre todas las partes ya que, desde luego, una cumbre sin acuerdo no haría más que empeorar aún más la delicada situación por la que atraviesa la deuda.

El Banco Central Europeo

Pieza clave en la negociación

El presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, se ha mantenido firme en su rechazo a la participación del sector privado en el rescate griego, ya que sería considerado como una suspensión de pagos del país heleno (tanto total como parcial). En todo caso y para aviso a navegantes, Trichet ya ha advertido que el BCE no comprará deuda de un país en suspensión de pagos. Si eso llega a producirse, ha dicho el representante del BCE, tendrían que ser el resto de países de la Eurozona los que se hicieran cargo de comprar los maltrechos bonos de Grecia.

Diferentes opciones

Compra y venta de la deuda

Los ministros de Economía del Eurogrupo acordaron la semana pasada flexibilizar el Fondo de Estabilización Financiero de la Eurozona para que pueda incluso comprar deuda soberana en el mercado secundario en caso de elevada tensión, como ocurre ahora con Grecia, o dar préstamos a los países para que ellos mismos compren la deuda que venden. Otra de las opciones que se baraja ahora es una especie de tasa al sector financiero cuya recaudación se destine a la compra de títulos de la deuda helena.

Helmut Kohl

El ex canciller contraataca

Dentro de la propia Alemania, sin embargo, también hay voces críticas con la canciller Merkel. Así, el ex canciller Helmut Kohl aseguró en una entrevista en el semanario «Der Spiegel» que teme que la canciller rompa Europa, «un proyecto demasiado importante como para dejarlo en manos de las agencias de califiación financera».

Mensaje a los mercados

Objetivo: parar el contagio

Al margen del segundo rescate de Grecia, que podría ser de otros 110.000 millones de euros de los que 30.000 podrían correr a cargo de los bancos privados, el objetivo principal de la cumbre del jueves es mandar un mensaje a los mercados lo suficientemente contundente que frene el contagio de la crisis de la deuda a Italia y España, que están viendo dispararse los intereses que tienen que pagar para colocar sus bonos en el mercado, llegando a cotas históricas casi todas las semanas.