Más de1 millón de lectores. En español, en todo el mundo.

Posts Tagged ‘Corrupción en la Monarquía’

La responsabilidad penal del Rey

In Política, Crisis, Ciudadanía, Críticas, Comentarios on 2 abril, 2013 at 10:25

La hipótesis de la abdicación de Don Juan Carlos plantea un agudo problema jurídico: ¿un ex rey sigue estando exento de responsabilidades ante los Tribunales? En España hay un vacío legal al respecto.

 

La responsabilidad penal del Rey

 

El artículo 56 de nuestra Constitución establece que “la persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad”. Ante una declaración tan terminante, los juristas se sitúan en dos posiciones. La primera entiende que esa cláusula implica que en ningún caso y bajo ningún concepto, ni en el orden penal ni en el civil, el Rey puede ser sujeto pasivo de responsabilidad alguna ante ningún Tribunal. Pero otra corriente afirma que esta exoneración legal del Rey se refiere a los actos que realice en tanto que jefe del Estado, no a sus actos privados. En efecto, no se puede sostener en el siglo XXI y en el constitucionalismo moderno que el Monarca puede matar, robar, asesinar o violar, por poner ejemplos límites, sin que eso se traduzca en responsabilidad, porque eso equivaldría a negar el propio Derecho Natural y lo que los juristas llaman la concepción integral del Ordenamiento Jurídico. Por eso se diferencia entre el Rey, como órgano del Estado, y la persona física que en un momento dado ostenta esa posición.

Un vacío legal

Ahora bien, en términos prácticos la pregunta es: ¿ante quién habría que presentar una querella por delitos graves presuntamente cometidos por Don Juan Carlos de Borbón como persona privada, y no como Rey? El problema es que carecemos de total regulación. La Ley orgánica que prevé la Constitución nunca se ha aprobado, por lo que tenemos un vacío normativo de suficiente envergadura como para sancionar de hecho la ausencia de responsabilidad penal de la persona física. Si se quisiera ejercer esa responsabilidad penal, las Cortes tendrían que autorizarla previamente aplicando analógicamente el supuesto de declaración de incapacidad del Rey. Por ello, con toda probabilidad, en vida de Don Juan Carlos el problema no pasará de ser un análisis propio de juristas.

Sin embargo, la posible abdicación del Rey variaría sustancialmente la cuestión. Porque el privilegio antes mencionado afecta al Rey, pero no al Rey que ha abdicado, pues esa figura jurídica no se contempla en nuestra Constitución. Dado el vacío normativo, se producirían legalmente dos efectos: primero, que el ex Rey, esto es, Don Juan Carlos, pasaría a ser responsable como cualquier otro ciudadano. El segundo efecto es que Don Juan Carlos carecería de fuero especial, porque la única mención que existe en nuestra legislación es la Ley de Enjuiciamiento Criminal que le exonera de la obligación de declarar como testigo. Pero, aunque sea absurdo, no existe fuero especial para el Príncipe, las Infantas y menos para un Rey que ha abdicado. Eso podría generar una situación sumamente comprometida.

Por ejemplo, en el sumario del caso Urdangarín, ciertos correos aportados por el socio Torres vinculan, en mayor o menor grado, a la Casa Real y en concreto al Rey con ciertas decisiones de su yerno presuntamente delictivas. En el estado actual de la cuestión, citar al Rey a declarar es jurídica y políticamente impensable. Pero, ¿y si pierde la condición de exoneración de responsabilidad?

Lo mismo sucedería si en la estrategia de organizaciones políticamente extremas se formulara denuncia por cualesquiera hechos que afectaran a la persona de Don Juan Carlos. ¿Cubriría la exoneración de responsabilidad hechos del pasado? Los adoptados como Rey, refrendados legalmente, claro que sí –responden algunos juristas–, pero los penalmente punibles ejecutados por él como persona, por supuesto que no. A esos hechos les sería aplicable la prescripción en las mismas condiciones que a cualquier otro ciudadano.

Esta situación podría cambiar si, en el caso de que Don Juan Carlos abdicara, se aprobara una Ley Orgánica para extender al rey saliente la exoneración de responsabilidad. Pero jurídicamente sería muy discutible y acabaría en el Tribunal Constitucional, si no en instancias internacionales. Políticamente sería muy costosa porque equivaldría a enviar a la opinión pública un feo mensaje: estoy dispuesto a abdicar, pero sólo si sigo siendo irresponsable. El debate que todo esto generaría entre la clase política y la ciudadanía sería inasumible, máxime en medio de posturas secesionistas y republicanas como las que hoy conocen Cataluña y el País Vasco.

El runrún de la abdicación

Todos los observadores coinciden en que la temperatura en la Casa del Rey ha superado los límites acostumbrados. La acumulación de asuntos desagradables, desde el elefante de Botsuana hasta la aparición de Corinna, pasando por la efervescencia separatista en Cataluña y el País Vasco y, por supuesto, el ‘caso Urdangarín’, ha llevado a Don Juan Carlos a una situación sin apenas salidas.

Consta que desde el interior de la propia Familia Real hay fuertes presiones para que el Rey abdique y ceda el trono al Príncipe de Asturias, don Felipe de Borbón. No es ningún secreto que la reina Sofía está en esa posición. Muy probablemente a eso apunta también la princesa Letizia. El reciente ejemplo holandés disparó todas las alarmas. A la opinión pública española le cuesta entender qué hay de malo en que un monarca de 75 años con evidentes problemas de salud ceda el testigo a un heredero de 45 años que, además, goza de muchas simpatías.

Sin embargo, el tejido político de la Corona parece tan débil que muchos ven desaconsejable el relevo. No es seguro que el capital de legitimidad del que se ha beneficiado el ‘juancarlismo’ vaya a pasar íntegro a su heredero. El difícil asunto de la exoneración penal del Rey agrava el paisaje. Y sin embargo, algún día tendrá que producirse el relevo. Por simple evolución natural.

La Infanta Cristina, ‘muy afectada’ por la imputación de Revenga

In Política, Crisis, Ciudadanía, Críticas, Comentarios on 31 enero, 2013 at 14:56

Los duques afrontan ‘con preocupación’ la posibilidad de un embargo. ¿Cuando será imputada la Infanta?

 

Primera imagen de la Infanta tras conocer la imputación de Revenga. | Europa Press

 

El abogado de Iñaki Urdangarin, Mario Pascual Vives, ha desvelado que la Infanta Cristina está “muy afectada” por la imputación de su secretario Carlos García Revenga. Vives ha dicho que no se esperaba esta imputación.

Así, ha indicado que no se esperaba la imputación del asesor y secretario de las Infantas Elena y Cristina, Carlos García Revenga, por su supuesta implicación en el caso como tesorero del Instituto Nóos.

Tras la reunión de este miércoles con los duques, Pascual Vives ha concretado que la Infanta “está muy afectada” por la imputación de García Revenga, que está citado a declarar el 23 de febrero -el mismo día que Urdangarin- en los juzgados de Palma de Mallorca.

Por otro lado, ha considerado que los e-mails aportados por el ex socio del duque de Palma, Diego Torres, a la investigación del caso Nóos merecen “poca credibilidad”, aunque deberá ser el juez quien determine si son veraces.

El abogado de Iñaki Urdangarin lo ha declarado este jueves ante las puertas de su despacho de Barcelona, donde ha explicado que habrá que investigar los e-mails que no tiene ni sabe “de dónde han salido”.

Respecto a la fianza de 8,1 millones de euros que ha impuesto pagar el juez del caso, José Castro, de forma solidaria a Urdangarin y a su ex socio, Pascual Vives ha explicado que estudiará si el duque la va a apelar o la va a pagar.

Pago de la fianza

Para la defensa del duque, los cinco días hábiles para depositar la fianza impuesta por el juez pueden dar “mucho de sí” en las negociaciones con el abogado de Torres, Manuel González Peeters, con quien tendrá que hablar.

“Mi estrategia y si vamos a ir a medias con Torres me lo reservo”, ha señalado Pascual Vives, que ha recordado que su obligación primera es ante el juez y no ante los medios de comunicación.

Al ser preguntado sobre la supuesta intencionalidad de Peeters de querer involucrar a la Infanta Cristina en el caso como imputada, Pascual Vives ha afirmado no estar sorprendido, pues “cada abogado lleva su defensa y sus estrategias”.

Tras reunirse este miércoles con Urdangarin y la Infanta en su casa de Pedralbes, el abogado ha aclarado que Urdangarin no está en su mejor momento y que los duques afrontan “con preocupación” la posibilidad de un embargo.

También ha comentado que Urdangarin está afrontando la decisión del juez con preocupación “por dentro y por fuera”, pero que es el proceso el que manda.

 

El cerco judicial se estrecha sobre la Infanta tras la imputación de su secretario personal

In Política, Crisis, Ciudadanía, Críticas, Comentarios on 30 enero, 2013 at 12:42

DESCONCIERTO EN LA CASA DEL REY. LA MONARQUÍA TIEMBLA. ¿CUÁNDO SE INVESTIGARÁ LA FORTUNA DEL MONARCA?

 

El cerco judicial se estrecha sobre la Infanta tras la imputación de su secretario personal

 

La presión mediática y judicial sobre la Infanta Cristina por su papel en el caso Nóos aumentó ayer de manera exponencial con la imputación de su asesor y secretarioCarlos García Revenga. La decisión del juez José Castro volvió a pillar a la Casa del Rey sin capacidad de respuesta y el anunciado comunicado, en el que se esperaba la fulminante destitución del funcionario, quedó aplazado a última hora de la tarde.

Aunque oficialmente los dos principales partidos no comentan la imputación, la opinión extendida es que cada vez está más en entredicho la figura de la Infanta y cómo va a poder escapar a una imputación. Su empresa, su marido, Iñaki Urdangarín, el socio de éste, Diego Torres, y ahora su asesor y secretario, García Revenga, están ya imputados. “¿Con qué argumentos se va a poder escamotear la implicación de la Infanta?”, asegura un diputado del PP.

En medios judiciales se insiste en que si el juez ve indicios de implicación, “no dudará en seguir adelante”, lo que salpicaría definitivamente a la Familia Real por mucho que la estrategia de la Casa haya sido centrar todos los actos oficiales en los Reyes, los Príncipes y sus hijas. “Si eso sucede, sería evidentemente recomendable que la Infanta renuncie a todos sus derechos dinásticos”, asegura un analista. Desde las más altas instancias de la Fiscalía se asegura que no hay ninguna orden explícita hacia el futuro judicial de doña Cristina. El proceso sigue su trámite, supuestamente ajeno a las presiones, y se prevé que la instrucción esté cerrada antes del verano “y el juicio no comience hasta el nuevo curso judicial”.

Sin embargo, la Casa del Rey parece ir siempre un paso por detrás de los acontecimientos. Ayer, cuando se tuvo conocimiento de la imputación de García Revenga se esperaba la destitución fulminante del afectado. Sin embargo, no sólo no se comunicó esa decisión sino que se aplazó el anunciado comunicado “para no adoptar decisiones precipitadas, ya que esta institución aún desconoce de qué se le acusa”.

Literalmente, la citación se produce para que Revenga sea “pretendidamente interrogado sobre cargo y funciones que desempeñaba para la Asociación Instituto Nóos de Investigación Aplicada o cualquiera de las entidades mercantiles que conformaban su entorno, conocimiento que pudiera tener sobre las actividades que desplegaban y cauces a cuyo través lo obtuvo, labores de asesoramiento o consulta que pudiera haber llevado respecto de don Iñaki Urdangarín Liebaert y su entorno societario y personal, y las que se deriven”. Esta última línea, “su entorno societario y personal”, es la que más temor provoca en el entorno de doña Cristina.

Con este panorama, hoy cumple el Príncipe de Asturias 45 años. La campaña de ‘promoción’ llevada a cabo por la Casa del Rey, con portada en el semanal de El País incluida, se va al traste con la imputación de Revenga. Y parece algo más que necesario que el ‘cordón sanitario’ en torno a la figura de don Felipe incluya ya necesariamente a su hermana Cristina.

García Revenga, de “Carlitos” a tesorero de Nóos

 

Carlos García Revenga siempre fue el ‘niño mimado’ de la Casa. El hombre de confianza de las Infantas: oídos que escuchaban sus confidencias, labios de los que salían consejos, y un hombro en el que apoyarse y compartir sus penas. Corría el año 1980 y la primogénita de la Familia Real, Elena, tenía 13 años y estudiaba en el colegio Santa María del Camino de Madrid. García Revenga era un joven profesor, que aunque impartió en un principio clases de Gimnasia, acabó por ser el tutor de la propias Infantas. Ahí comenzaron sus estrechas relaciones con la Casa. Tan estrechas que incluso compartía con ellas y el Rey las escapadas de fin de semana y puentes de esquí en Baqueira.

El Monarca se mostraba bastante contento con el maestro ‘Carlitos’ -así lo llamaba don Juan Carlos-, pero eran las Infantas quienes se empeñaron en no separarse de él: era ‘su hombre’ y querían seguir teniéndolo muy cerca.

En 1993 García Revenga entra en Zarzuela como secretario de las Infantas. Una especie de asesor, que aunque contratado por una institución pública (la Jefatura del Estado), no tuvo problemas en participar en sociedades privadas varias -primero con doña Elena en la creación de la sociedad Global Cinoscéfalos, una consultora financiera e inmobiliaria de la que fue administrador único y que fue liquidada semanas después de que esta naciese, y más tarde, junto a los duques de Palma, como tesorero de Nóos-. “Eso, por lo menos. Quién sabe en cuántas más”, aseguran fuentes cercanas a Zarzuela.

En los pasillos de palacio, muchos trabajadores han criticado las formas en las que García Revenga se dirigía a las Infantas. “Nunca respetó ningún protocolo. Parecía más un ‘amigote’ que un secretario. Desde luego esas ‘confianzas’ que se tomaba con ellas nunca estuvieron bien vistas por la mayoría”, insiste la misma fuente.

Por eso mismo, a muy pocos sorprende también que Revenga pueda estar imputado en el Caso Nóos. Era un hombre que gozaba de total estima por parte de la Infanta Cristina, muy amigo también de Urdangarín desde el momento en que comenzó su noviazgo, y además empleado de Zarzuela. Tenía todos los ingredientes para formar parte de una trama en la que Diego Torres e Iñaki Urdangarín sólo necesitaban algo: confianza ciega. Evitar tener que meter a una persona externa en la sociedad era la obsesión de los socios. Y ahí estaba ‘Carlitos’.

 

 

 

 

Al rey se le cae el castillo a jirones: El juez Castro impone una fianza civil de 8,1 millones de euros para Urdangarin y Torres

In Política, Crisis, Ciudadanía, Críticas, Comentarios on 30 enero, 2013 at 12:37

5 días para pagar.

 

El juez Castro impone una fianza civil de 8,1 millones de euros para Urdangarin y Torres

 

El juez que instruye el caso Nóos, José Castro, ha impuesto una fianza de responsabilidad civil de 8,1 millones de euros para el Duque de Palma, Iñaki Urdangarin, así como para su exsocio en el Instituto Nóos, Diego Torres, y las sociedades investigadas, atendiendo así a la petición de la Fiscalía y del Sindicato Manos Limpias, según han informado a Europa Press fuentes jurídicas. Así, en un auto de 500 folios, Castro les informa de que tienen cinco días hábiles para abonar la fianza desde el momento en el que se les notifique.

Asimismo, señala que pueden responder a la caución de manera subsidiaria, de manera que se pueden repartir el pago de la misma o bien alguno de los afectados podría abonar el importe total de la fianza. En caso de que no pagaran los 8,1 millones de euros, se les embargaría los bienes hasta cubrir la cuantía de la fianza que se les ha impuesto.

Por otro lado, en el mismo auto judicial, el magistrado pide a Urdangarin y Torres que le comuniquen si tienen antecedentes penales,  por si hubiera que aplicarles la agravante de reincidencia. Cabe recordar que el pasado 21 de noviembre, la Fiscalía Anticorrupción presentó ante el Juzgado de Instrucción número 3 de Palma su escrito de responsabilidad civil en el que solicita una fianza de 8.189.448 euros para Urdangarin, Torres y las empresas administradas por ambos imputados y a través de las cuales presuntamente desviaron los fondos públicos y privados que obtuvieron a través del Instituto Nóos.

El fiscal Pedro Horrach solicitó de este modo que se abriera una pieza separada de responsabilidad civil. En concreto, las mercantiles a las que la Fiscalía extiende su petición son Nóos Consultoría Estratégica, Aizoon S.L. -de la que la Infanta es copropietaria al 50 por ciento-, Virtual Strategies S.L., Shiriaimasu, Intuit Strategy Innovat y De Goes Center For Stakeholder Management, empresas que centran el foco de atención de la causa junto al propio Instituto Nóos, que entre 2004 y 2007 recibió del Govern balear y la Comunidad Valenciana un total de 5,8 millones mientras que de entidades privadas percibió hasta 4,4 millones de euros.

Por su parte, el sindicato Manos Limpias, personado como acusación popular, también presentó ese mismo día su escrito, de 30 páginas, en el que pidió la misma cantidad y detalla la forma en que “se disfrazó a Nóos con la careta del ánimo de lucro”, a pesar de que “se creó específicamente” para acceder a distintos convenios de colaboración con las Comunidades Autónomas de Baleares y Valencia y de esta forma defraudar el dinero público obtenido.

Las acusaciones desglosan su petición de fianza en los 1,2 millones de euros que costó el convenio para la celebración del primer Illes Balears Forum (2005); los 1,085 millones del segundo (2006); los 1.044.000 millones de cada una de las tres ediciones llevadas a cabo del evento Valencia Summit, y los 382.000 euros que percibió Nóos de la Sociedad Gestora para la Imagen Estratégica y Promocional de la Comunidad Valenciana, entonces dirigida por el dirigente del PPEsteban González Pons, por la celebración de unos Juegos Europeos que nunca tuvieron lugar.

Asimismo, se incluyen los 54.520 euros pagados a Nóos por el Govern balear para el seguimiento de la repercusión del equipo ciclista Illes Balears – Banesto; los 174.000 que pagó el Illesport por la creación de la oficina del proyecto de este equipo deportivo; los 116.566 del Ibatur por la elaboración de material promocional del Illes Balears, y 2,1 millones de multa que por Ley deben exigirse (un tercio de la cantidad global solicitada).

Alegaron contra la fianza

Por su parte, el pasado 15 de enero, el abogado de Iñaki Urdangarin, Mario Pascual Vives, explicó que había presentado un escrito de alegaciones contra la fianza de 8,1 millones, en el que explicaba que el Duque de Palma únicamente tenía un papel “representativo” en el Instituto Nóos, y que los contratos firmados eran correctos.

Nos oponemos a cualquier fianza porque mi cliente es inocente“, insistió Pascual Vives, quien afirmó que en caso de que Urdangarin tuviera que hacer frente al pago de 8,1 millones de euros, no dispondría de esta cantidad en “efectivo”.

Mientras, Torres, a través de su abogado, Manuel González Peeters, también presentó el pasado 15 de enero sus alegaciones contra la fianza en las que señalaba que, al no ser funcionario público, no puede ser tenido como sujeto activo de un delito de prevaricación, sino en todo caso partícipe, lo que le excluye del pago de una responsabilidad civil.

En su escrito, el exsocio del Duque de Palma afirmaba que “no es verdad” que el Instituto Nóos cometiera “acto ilícito de suerte alguna” y que, bien al contrario, su actuación “se llevó a cabo (…) con más que notable éxito, con una extraordinaria repercusión en todos los sentidos, económico, social, etc”.

 

El EMPALMADO: La infanta Cristina animó a Urdangarín a montar Nóos porque estaba “frustrado” profesionalmente

In Política, Crisis, Ciudadanía, Críticas, Comentarios on 25 enero, 2013 at 11:19

SOSTENÍA EN 2002 QUE “EL MUNDO ESTÁ HECHO PARA VALIENTES”

 

La infanta Cristina animó a Urdangarín a montar Nóos porque estaba "frustrado" profesionalmente

 

La infanta Cristina de Borbón animó en 2002 a Iñaki Urdangarín a crear el Instituto Nóos porque veía “frustrado” profesionalmente a su marido, que entonces trabajaba en la empresa de marketing deportivo Octagon S. L., con un salario de 210.000 euros anuales. Así figura en uno de los correos electrónicos que el exsocio del duque de PalmaDiego Torres, entregó el pasado miércoles al juez instructor del caso Urdangarín.

El yerno de don Juan Carlos confesaba el 11 de diciembre de 2002 a un íntimo amigo: “Mi frustración va en aumento“. Urdangarín aseguraba en ese email que una de las razones de su malestar era que los responsables de Octagon S. L. “piensan que yo soy el abrepuertas de la compañía”, dando a entender que la empresa utilizaba su vinculación familiar a la Casa Real como tarjeta de presentación para hacer negocios.
“Desnudo ante ti mi estado y mi alma”, declara Urdangarín a su amigo Iñaki de Mujika. “La consultoría es muy solitaria; hoy me siento solo en la empresa“, prosigue el duque de Palma. “Cristina vive como yo mi frustración. Una vez más se pone mi camiseta y me anima”. Y añade: “Dos personas de común admiración por parte de Cristina y mía lo ven claro, y de manera razonada piensan que el mundo está hecho para valientes”.
El exjugador internacional de balonmano explica a su interlocutor que cuenta con el apoyo incondicional de la infanta Cristina para romper su relación con Octagon S. L. y crear “una empresa propia entre Diego y yo”, en alusión a Torres, quien pocos meses después se convertiría en su socio y vicepresidente del Instituto Nóos. “Te preguntarás quién es Diego, qué diablos estamos montando, el porqué una empresa…”, continúa Urdangarín.
El marido de la Infanta se desahoga con Mujika, que fue quien le sugirió, hace ya más de una década, el nombre de Nóos para su proyecto. “Me encuentro [en Octagon] en una situación donde me piden cuentas a corto plazo de una inversión de crecimiento a largo”, se lamenta. “Choco con formas de actuar muy personalistas. Es una empresa familiar donde los dos presidentes llevan la compañía desde un modelo de gestión soberanista, autosuficiente y poco permeable”.
“Quiero ser mi propio jefe” 
Ante tanta “frustración” profesional, Urdangarín llega a una conclusión: “Quiero ser mi propio jefe. No puedo ocultar mi embriaguez ante un reto. Tengo fuerza y ese punto de valentía que me permite pensar en saltar el precipicio”. Y aunque ese saltotiene sus riesgos -“pierdo mi sueldo, actualmente 35 millones de pesetas de las de antes”, se duele-, confía en que, de ahora en adelante, podrá “facturar proyectos en el área socio-cultural”.
El duque de Palma cree que la palanca para alcanzar ese objetivo, que ahora está a punto de llevarlo al banquillo de los acusados por varios delitos de corrupción, no es otra que Torres. “El talento lo he encontrado en Diego Torres y su grupo de colaboradores, que han sido profesores míos de Esade en el área de Política de Empresa. He descubierto que rodeado de buena gente, crezco. Podrás pensar que no los conozco, pero tengo buen feeling“. Diez años después, de ese feeling solo quedan los despojos.
Ahora, los dos antiguos socios en el Instituto Nóos se han declarado la guerra, cuya última escaramuza ha sido la nueva remesa de correos electrónicos que el abogado de Torres, Manuel González Peeters, depositó este miércoles en el juzgado. En ellos, Torres deja claro que Carlos García Revenga, secretario personal de la infanta Cristina y su hermana, Elena de Borbón, además de extesorero de Nóos, jugó un papel estelar en la estrategia para captar fondos de Administraciones públicas y empresas privadas.
Precisamente en el email que envió a Mujika en 2002, Urdangarín se refiere al empleado de la Casa Real y estrecho colaborador de las infantas: “A Carlos García Revenga le doy sana envidia de saltar el precipicio”, dice, en alusión a su inminente aventura al frente del Instituto Nóos. “Él se lo ha planteado alguna vez y nunca lo ha conseguido”.

 

Urdangarín volverá a declarar ante el juez el día 23 de febrero

In Política, Crisis, Ciudadanía, Críticas, Comentarios on 23 enero, 2013 at 12:34

También comparecerán Diego Torres y su mujer. La infanta Cristina sigue sin estar citada.

 

Iñaki Urdangarín ha sido citado a declarar de nuevo en los juzgados de Palma el 23 febrero y su exsocio en el Instituto Nóos, Diego Torres, y la mujer de éste, Ana María Tejeiro, para el día 16, por presuntos delitos contra la Hacienda Pública por fraude fiscal de, al menos, 470.000 euros en 2007 y 2008.

El juez instructor del caso Nóos, José Castro, ha dictado hoy un auto de citación para los tres, en respuesta a la solicitud que hizo la Fiscalía el pasado sábado, después de que un informe de la Agencia Tributaria constate hasta tres supuestos delitos fiscales: uno del Instituto Nóos por fraude en el impuesto de sociedades en 2007, y dos de Urdangarin por sus declaraciones del IRPF en 2007 y 2008.

En el auto, el juez Castro asume la competencia para instruir estos nuevos delitos que incorpora a la causa y cita a Urdangarin, Torres y Tejeiro para que depongan en calidad de imputados sobre dichos delitos contra la Hacienda Pública en los que hayan podido incurrir. Castro también les cita para declarar “sobre las cuentas aperturadas o usadas en el Principado de Andorra, el Gran Ducado de Luxemburgo y la Confederación Suiza”, han informado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Baleares.

Urdangarín ya declaró ante el juez Castro el 26 de febrero de 2012, cuando señaló a su exsocio como responsable de las cuestiones contables de Nóos y afirmó que su función era únicamente institucional. Torres compareció ante el juez el 11 de julio de 2011 y defendió la legalidad de los dos convenios firmados por Nóos con el Gobierno balear en 2005 y 2006 por valor de 2,3 millones.

Las declaraciones serán grabadas, en vez de transcritas en el mismo momento que se produzcan, han informado fuentes jurídicas.