Más de1 millón de lectores. En español, en todo el mundo.

Posts Tagged ‘Pasteleo Real’

La Casa del Rey pagó con fondos públicos la reforma de la casa de Corinna en El Pardo

In Política, Crisis, Ciudadanía, Críticas, Comentarios on 7 marzo, 2013 at 11:48

LA ANTIGUA CASA FORESTAL DE LA ANGORRILLA FUE REMODELADA PARA ALOJAR A LA AMIGA DEL MONARCA

 

La Casa del Rey pagó con fondos públicos la reforma de la casa de Corinna en El Pardo

 

La Casa del Rey pagó con fondos públicos las obras de mejora y reforma de la finca La Angorrilla, en la que durante casi cinco años han pasado largas temporadas la princesa Corinna zu Sayn-Wittgenstein, íntima amiga de don Juan Carlos, y uno de sus hijos, según han confirmado a El Confidencial fuentes muy cercanas a La Zarzuela.

La lujosa vivienda se levanta sobre una antigua casa forestal situada en el monte de El Pardo de Madrid, en una zona vigilada y de acceso restringido, y su rehabilitación fue financiada en gran parte con cargo a los presupuestos de Patrimonio Nacional, el organismo público que custodia los bienes de titularidad estatal al servicio de la familia real.

En el espacio natural de El Pardo -en cuyas 16.000 hectáreas se ubica también el palacio de La Zarzuela-, al lado del pantano, con un acceso vigilado y alejada de miradas furtivas, se encuentra la finca de La Angorrilla. La casa ha sido remodelada y dotada de apreciables comodidades materiales a lo largo de los últimos años, como se puede advertir en las imágenes de Google Earth que acompañan esta información. Las fotografías muestran claramente las mejoras y cambios, tanto en la finca como en la vivienda, desde 2002 hasta la actualidad.

La casa apenas sufre reformas de envergadura hasta 2006, coincidiendo con el momento en que la relación entre el jefe del Estado y la aristócrata alemana se hace más estrecha. En la imagen del 9 de octubre de ese año se puede comprobar que incluso el acceso a La Angorrilla está descuidado, y se limita a una pista de tierra sin asfaltar sólo apta para vehículos todoterreno.

Pero es entre 2006 y el 10 de febrero de 2009 cuando se realizan cambios muy apreciables: se construye una piscina de verano en las cercanías del chalé, se arregla el tejado y se transforma el jardín, y la pradera situada enfrente de la vivienda es adecentada y presenta ya un aspecto mucho más frondoso.

Dos piscinas

Entre 2009 y el 28 de febrero de 2012 se producen nuevos arreglos. La piscina de verano se ha ampliado, transformándose en una gran pileta cubierta para su disfrute durante todo el año, con una estructura rectangular. También se ha levantado un garage, con acceso directo a la casa, en lo que antes era una explanada de tierra; se ha construido una nueva piscina circular para el verano algo más alejada de la vivienda; los jardines siguen perfectamente cuidados, y las carreteras de acceso a la finca están ahora asfaltadas, demostrando un uso habitual.

En 2004, cuando el Rey conoció a Sayn-Wittgenstein, y 2005 también hubo obras de reforma en La Angorrilla, aunque mucho más modestas que las emprendidas posteriormente. La memoria de Patrimonio Nacional revela que en 2004 se invirtieron 288.964,20 euros en “actuaciones de conservación y mejora en las casas forestales del monte de El Pardo”.

La memoria del año siguiente no detalla la cifra total invertida por Patrimonio Nacional, pero aclara que se “efectuaron obras concretas de conservación” en las casas forestales de La Angorrilla, Águila Alta, La Quinta, Somontes, Casa Quemada y Delegación, según las fuentes consultadas. En la vivienda que más tarde ocupó Corinna se gastaron ese año 16.445,95 euros.

Más de dos millones de euros

Las fuentes consultadas por El Confidencial aseguran que el importe final de las obras de reforma de la finca La Angorrilla superaron los dos millones de euros. Sin embargo, desde 2006 las cuentas anuales de Patrimonio Nacional no detallan el presupuesto de inversiones de este organismo público; es decir, se limitan a informar del montante global de las obras de “mantenimiento, conservación y rehabilitación” de los edificios bajo su custodia, pero sin especificar lo gastado en cada uno de ellos. En el ejercicio de 2007, por ejemplo, se presupuestaron en este capítulo más de 34 millones de euros.

Ni la Casa del Rey ni Patrimonio Nacional han querido pronunciarse respecto a la estancia de Sayn-Wittgenstein en La Angorrilla y con qué fondos se acometieron los trabajos de reforma en la finca. Un portavoz oficial de La Zarzuela señaló a este diario que todas las cuestiones relativas a los supuestos vínculos de Sayn-Wittgenstein con el jefe del Estado y el Gobierno serán respondidas en el Congreso en las próximas semanas. Precisamente una juez de Madrid ha preguntado a la Fiscalía si debe actuar contra Corinna por presunta “usurpación de funciones públicas”.

IU ha presentado una batería de preguntas dirigida al Ejecutivo para aclarar, entre otras cuestiones, si la princesa alemana contó con protección policial mientras vivió en El Pardo. Y el director general del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Félix Sanzcomparecerá el próximo día 19 ante la Comisión de Secretos Oficiales. Fuentes autorizadas de Patrimonio Nacional rehusaron también confirmar o desmentir la presencia de Corinna en La Angorrilla.

 

Anuncios

Diego Torres sostiene que el secretario de la Reina Sofía asesoró a Nóos

In Política, Crisis, Ciudadanía, Críticas, Comentarios on 23 febrero, 2013 at 12:18

EL JUEZ PIDE AL SOCIO DE URDANGARÍN DATOS PARA IMPUTAR A LA INFANTA

 

Recibido entre abucheos y protestas: "¡Falta la Infanta!"

 

El socio de Iñaki Urdangarín, Diego Torres, detalló ante el juez de Palma que investiga el ‘caso Nóos’ el asesoramiento del Instituto por parte de varios miembros de la Casa Real. De su interrogatorio se desprende que incluso la secretaría de la Reina ayudaba en algunas de sus gestiones.

Torres, quien declaró el pasado sábado por segunda vez en calidad de imputado, enseñó como una “anécdota” para demostrar la relación con la Casa Real, un correo electrónico enviado por Urdangarín desde los servicios informáticos de la Zarzuela en el que se dan instrucciones a las secretarias del Instituto Nóos sobre cuál es la impresora que deben comprar.

“Que si la HP que tiene su Majestad la Reina va muy bien, que si la otra… hasta se nos ayuda a elegir la impresora que estamos comprando. O, por ejemplo, el coche en renting que tenía Nóos y que utilizaba diariamente: la información sobre el renting y las características del coche provienen de la secretaría de la Reina, del SeñorFrancisco Benito. No es una cosa rara o esporádica que haya una consulta, hay una relación”, detalla Torres ante preguntas del fiscal Anticorrupción encargado del caso.

El exsocio de Urdangarín da este ejemplo, “no por atacar a nadie”, sino para dejar patente que estas comunicaciones eran normales. “No podíamos estar pensando que estábamos haciendo algo irregular, para nosotros es inconcebible, y sigo convencido de ello, pero es que gente que sabe más que nosotros nos miraba por encima del hombro en todo momento”, añade.

El imputado presentó en el interrogatorio otro mensaje de la secretaría de la Reina en el que se mandaban a Naroa Marcos, una empleada del Instituto Nóos, unas fotografías de Iñaki Urdangarín para poner en una presentación de la empresa.

Torres subraya que era el secretario de las Infantas, Carlos García Revenga, también imputado, uno de los principales asesores de Urdangarín. En uno de los emails aportados al juez Castro, aparece cómo el duque de Palma le consulta sobre un correo enviado por el presidente del Comité Olímpico Internacional en el que se pregunta sobre una posible incompatibilidad ética de los trabajos que estaba haciendo Urdangarín con su labor en el COI.

“Cuando ha habido una duda sobre si lo que se está haciendo, si está bien o si está mal, si la prensa lo comenta… ha habido hasta consultas de decir: ‘oye, esto es ético, esto está bien hecho o no lo está’. Este es un ejemplo de carta que muestra cómo esas consultas y esas contestaciones se estaban produciendo continuamente con la ayuda de las personas que asesoraban”, aclara al instructor.

 

Precisamente, sobre García Revenga, el juez preguntó si fue él mismo quien pidió expresamente que, dentro del Instituto Nóos, no apareciera como secretario personal de las Infantas, sino como asesor de la Casa de su Majestad el Rey. “Vamos a repetir que fue él, el que dijo: ‘quiero figurar así'”. ¿Y qué razón dio para figurar así?”, plantea Castro.

DT: Pues porque supongo que sería su cargo verdadero.

JUEZ: No lo era, parece ser.

DT: Nosotros le dábamos a todo el mundo la documentación del Instituto para que la revisara, este señor la revisa y dice que hay un error, el cargo correcto es este y está escrito.

JUEZ: Pero la Infanta Cristina estaba allí delante, ¿no? La Infanta Cristina, ¿sabe cuál es el cargo del Sr. Revenga?.

DT: Supongo que sí.

JUEZ: Porque lo lleva ejerciendo durante un montón de años, que es secretario suyo, no de la Casa Real.

DT: Yo sobre la organización de la Casa Real no tengo la menor idea.

JUEZ: ¿No es verdad que allí se concertaron todos ustedes para dar una apariencia todavía de mayor solvencia al involucrar de alguna manera ante cualquier profano que le escuchara que aquí esto estaba bendecido y auspiciado por la casa de su Majestad el Rey, porque el Sr. Urdangarín sabía que no era secretario de la Casa Real, de la Casa de Su Majestad el Rey. Doña Cristina lo sabía, el Sr. García Revenga mejor que ninguno, ¿por qué razón allí falsean un dato y están todos conformes con falsearlo?

DT: Vaya, yo es la primera vez que oigo que ese no era su cargo, yo no sé cual es la denominación exacta del Sr. Carlos García Revenga

JUEZ: Pero si él la sabía, que le dijo: ‘No a mí no me ponga como secretario’, y el Sr. Urdangarín lo sabía.

DT: A mí me da la impresión de que cuando este señor lee el documento, corrige y dice: ‘por favor mi cargo real es este, ponedlo’, pues esa sería la denominación exacta de su cargo.

JUEZ: Esa corrección la hizo, repitamos, delante de doña Cristina, ¿no?

DT: Esa corrección yo la vi por correo electrónico y recuerdo el momento, no recuerdo el día, no recuerdo las circunstancias, pero oye, Carlos nos ha dicho que su cargo es este, que hay que cambiarlo y así se cambió.

JUEZ: Y de ese cambio se enteró doña Cristina

DT: Sí, claro. Este documento se dio a todos los miembros de la Junta para su revisión, para que no cometiéramos ningún desliz, es fácil a veces equivocarse en el cargo de alguien.”

El juez pide datos para imputar a la Infanta

En otro momento del interrogatorio, el juez también solicitó información a Diego Torres para imputar a la infanta Cristina, en caso de existir datos que así lo aconsejaran. El magistrado le preguntó si se sentía agraviado porque su mujer estaba imputada y la esposa de Urdangarín no.

“Si usted se sintiera injustamente tratado por esa diferencia, pues usted está aquí para aportarnos los datos que usted crea conveniente y deshacer ese agravio, si es que existe agravio”. A esta pregunta, Torres explica que no se siente agraviado pero lo cierto es que su mujer no forma parte de la Asamblea ni de la Junta Directiva del Instituto Nóos y la infanta sí, es más, ni siquiera ha sido empleada. “Si lo dice en sentido de que estoy enfadado, no, en absoluto”.

El juez Castro insiste: “No enfadado,  pero que usted diga que aquí hay un trato diferenciado, sin que haya ninguna razón para esa diferencia… Usted tiene ahora la oportunidad de que podamos deshacer el agravio”. Torres cambió de tema y empezó a hablar de las funciones de la Junta a detallar los contratos del Instituto, entre otros con el Gobierno balear.

A Urdangarín se le pidió que no figurara aunque siguiera en Nóos

Torres aseveró que para Urdangarín era “muy duro y muy difícil de aceptar” que la Casa Real, a través de su asesor externo y Conde de Fontao, José Manuel Romero, le instase en 2006 a dejar la presidencia del Instituto Nóos y a dedicarse “a otro tipo de actividades”.

El socio del duque aseguró que pese a las instrucciones procedentes de la Casa Real, Urdangarín continuó detrás de los proyectos puesto que “seguía teniendo mucho interés en estas actividades”. Explicación que llevó al magistrado a preguntarle “por qué se hizo entonces ese simulacro de apartamiento”, a lo que Torres respondió: “Por presión mediática y por decir ‘ya lo estoy dejando'”.

Ante esto, el juez le preguntó si era cierto el hecho de que, de acuerdo a las indicaciones que recibió el Duque, “Urdangarin podía hacer lo que le viniera en gana, siempre y cuando no figurara en los órganos de administración“, a lo que Torres contestó que “en esencia, lo que el señor Romero le vino a decir era así”.

Según explicó Torres, esto tuvo lugar en una reunión que mantuvieron Romero, el Duque y él mismo, en la que, tal y como recordó, el Conde de Fontao comentó que “dada la presión de la prensa” en torno a los proyectos impulsados por Nóos, “seguir trabajando en esta línea era insostenible”. “La opinión del señor Romero y la mía eran coincidentes, aunque era muy duro y muy difícil de aceptar por el señor Urdangarin”, recalcó.

Así, durante ese encuentro y en reuniones posteriores “debatimos largo y tendido cuáles debían ser esas actividades [a las que debía dedicarse a partir de entonces el Duque], cómo se debía hacer el proceso”. De tal modo que, señaló, algo que se determinó en el encuentro inicial fue que la salida “formal” de Urdangarín “se hiciera cuanto antes para apaciguar un poquito la sensación de crítica que estaba recibiendo don Iñaki”, lo que sucedió el 20 de marzo de 2006.

Al respecto, el juez espetó: “Y por lo tanto viene ese acta del 20 de marzo de 2006, donde se dice que se separa y que todo el mundo parece llorar la pérdida del señor Urdangarin, cuando el señor Urdangarin seguía yendo por las oficinas. Es verdad, ¿no?”. “Efectivamente”, admitió Torres.

Torres aseguró que una vez la Casa Real instó al Duque de Palma, Iñaki Urdangarín, a abandonar sus negocios relativos al Instituto Nóos, el mensaje que se le transmitió fue que “no se preocupara, que ya le conseguirían consejos de administración y que, por lo tanto, la parte económica la tendría resuelta”. Respecto al ofrecimiento de la Casa Real, el encausado aseveró que “sinceramente yo creo que eso le honra”, puesto que “no quería ser un florero y lo que quería es poder tener un desarrollo profesional”.

Urdangarín defiende a la Casa Real: “No asesoró ni avaló mis actividades en Nóos”

In Política, Crisis, Ciudadanía, Críticas, Comentarios on 23 febrero, 2013 at 12:12

EL FISCAL LE PREGUNTARÁ POR EL PAPEL DEL REY Y CORINNA EN SUS NEGOCIOS

 

 

Capote a la Casa del Rey de Iñaki Urdangarín. Durante su comparecencia ante el juez José Castro para prestar declaración, por segunda vez desde que fue imputado en el caso Nóos, el yerno de don Juan Carlos ha asegurado que La Zarzuela no opinó, asesoró, autorizó o avaló las actividades que desarrollaba en el Instituto Noós, sino que le recomendó que dejara de realizarlas porque no las consideraba adecuadas para su estatus institucional, y él, ha asegurado, así lo hizo.

“Quiero declarar que, como consecuencia de la entrega y difusión de determinados correos y documentación presuntamente relacionados con este procedimiento, se ha producido en las últimas semanas un desplazamiento del foco de esta instrucción de los hechos propiamente dichos hacia un proceso público al pretendido papel de la Casa Real en los mismos“, ha dicho el duque de Palma, que ha leído una declaración escrita, supuestamente consensuada con La Zarzuela. Urdangarin ha añadido que “la Casa de Su Majestad el Rey no opinó, asesoró, autorizó o avaló las actividades que yo desarrollaba en el Instituto Noós”.
“Por el contrario”, ha añadido el yerno del monarca, “cuando tuvo conocimiento de la existencia de reproches políticos a las Administraciones públicas contratantes, la Casa de Su Majestad el Rey me trasladó las recomendaciones oportunas para que dejara de realizar una actividad que no consideraba adecuada para mi ‘status’ institucional y así lo hice”.
Abucheos y fuertes medidas de seguridad
 
Urdangarín comparece desde las 9.11 horas en el Juzgado de Instrucción número 3 de Palma para prestar declaración, por segunda vez desde que fue imputado en elcaso Nóos. El yerno del Rey ha llegado a bordo de un Peugeot conducido por un miembro del equipo de seguridad de la Casa del Rey, protegido por un fuerte dispositivo policial, bajo una lluvia de abucheos proferidos por varias decenas de ciudadanos indignados y ante la atenta mirada de cientos de periodistas, algunos venidos desde fuera de España.
Urdangarín se va a enfrentar durante las próximas horas a las preguntas del juez, de las acusaciones, de su abogado defensor y del fiscal anticorrupción de Baleares,Pedro Horrach, que le interrogará, entre otras cuestiones, por el papel de don Juan Carlos y de la aristócrata alemana Corinna zu Sayn-Wittgenstein, íntima amiga del monarca, en los negocios del Instituto Nóos.
El duque de Palma, enfundado en un abrigo gris y con una bufanda al cuello, ha recorrido a pie los poco más de 50 metros de la rampa de asfalto que separa la calle, donde le esperaba su abogado, Mario Pascual Vives, de la entrada a los juzgados. A diferencia del año pasado, cuando se dirigió a los periodistas para recitar una breve declaración en la que proclamó su inocencia, en esta ocasión Urdangarín ha ignorado cámaras y micrófonos y ha accedido directamente al interior del edificio.
Varias decenas de agentes del Cuerpo Nacional de Policía forman un cordón de seguridad alrededor de los juzgados, cuyas calles adyacentes han sido cortadas al tráfico. Pese al intenso frío con que ha amanecido hoy Palma, cerca de un centenar de ciudadanos, jóvenes en su mayoría, se ha concentrado en los alrededores para expresar su repulsa contra la Corona. “Les nostres retallades serán amb guillotina” (“Nuestros recortes serán con guillotina“), reza una de las pancartas que exhiben los manifestantes.
Mientras Urdangarín responde ya a las preguntas del juez Castro -todo el interrogatorio será grabado esta vez en video para facilitar su transcripción-, en la calle los concentrados gritan consignas como “¡No estamos todos, falta la Infanta!” o “¡No hay dos sin tres, República otra vez!”. En los balcones de las viviendas próximas a los juzgados se agolpan los curiosos, y los dueños de los bares de los alrededores se frotan las manos ante la afluencia de clientes, periodistas en su mayoría. En la puerta de uno de esos establecimientos, un cartel advierte: “Hoy no NOOS queda chorizo”.
A las 13 horas, una vez que concluya la declaración de Urdangarín, está prevista la comparecencia de Carlos García Revenga, también en calidad de imputado. El secretario y asesor de las infantas Elena y Cristina de Borbón, que llegó a ser tesorero del Instituto Nóos, fue el supuesto enlace entre la entidad que se declaraba “sin ánimo de lucro” y la Casa del Rey, según el testimonio de Torres y muchos de los correos electrónicos aportados por éste a la causa.
Situación comprometida

​La declaración de Urdangarín ante Castro, instructor del caso Nóos, se produce justo una semana después de que lo hiciera su ex socio Diego Torres, cuyo testimonio -y la nueva remesa de 197 correos electrónicos entregada por éste al juez- ha dejado en una situación muy comprometida a la Casa del Rey, sacudida también por los nuevos problemas de salud del monarca y, sobre todo, por el debate sobre su abdicación.
Don Juan Carlos, según aseguró Torres hace siete días, autorizó una reunión en el mismísimo palacio de La Zarzuela en la que participaron Urdangarín, el entonces presidente valenciano, Francisco Camps, la alcaldesa de la ciudad, Rita Barberá, y el propio Torres. El motivo de ese encuentro fue negociar la puesta en marcha de los Valencia Summit, tres foros sobre turismo y deporte que reportaron a las arcas de Nóos más de tres millones de euros de fondos públicos.
​El ex socio de Urdangarín repitió una y otra vez, primero a preguntas de Castro y más tarde ante el fiscal Horrach, que la Casa del Rey “estaba al corriente” de todas las actividades del Instituto Nóos, desde el propio monarca a García Revenga, pasando por el asesor jurídico de don Juan Carlos, José Manuel Romero Moreno, conde de Fontao, y la infanta Cristina. “No se hacía nada sin que fuera previamente supervisado y autorizado por la Casa Real”, insistió Torres.

 

El Rey pidió a Urdangarín que invitase a Corinna a un foro de Nóos para hacer contactos

In Política, Crisis, Ciudadanía, Críticas, Comentarios on 14 enero, 2013 at 11:26

LA AMIGA DEL MONARCA VIAJÓ A VALENCIA EN 2004 A GASTOS PAGADOS

 

El Rey pidió a Urdangarín que invitase a Corinna a un foro de Nóos para hacer contactos

 

Favor por favor. El Rey pidió a Iñaki Urdangarín que invitase a gastos pagados a su amiga Corinna zu Sayn-Wittgenstein a la primera edición del Valencia Summit, un foro internacional sobre turismo y deporte organizado en 2004 por el Instituto Nóos. El yerno de don Juan Carlos no se pudo negar: el monarca había conseguido que el magnate Bernard Arnault, dueño del imperio Louis Vuitton, fuera el principal sponsor del evento, y además la factura del viaje y la estancia de la princesa alemana corrían por cuenta de la Generalitat Valenciana y el Ayuntamiento de la capital.

​La presencia de Corina Larsen –su apellido de soltera– en el Valencia Summit de 2004 sacudió la semana pasada a la Casa del Rey, después de que Diego Torres, el exsocio de Urdangarín en el Instituto Nóos, entregase al juez unos correos electrónicos intercambiados aquel año entre la amiga del monarca y un empleado de la entidad supuestamente sin ánimo de lucro. Los emails no tienen ninguna relevancia desde el punto de vista penal, pero con ellos Torres ha dejado claro su intento de chantaje al jefe del Estado y a su antiguo socio con la amenaza de revelar nuevos y más comprometedores documentos si entra en prisión.
​El Rey, según fuentes muy cercanas a la Zarzuela consultadas por El Confidencial, pidió a su yerno que incluyera a Corinna, que el próximo día 28 cumplirá 48 años, en la lista de invitados de aquel congreso internacional “para ayudarla a ampliar sus contactos“. La amiga del monarca, gran aficionada como él a la caza y la vela, era entonces la responsable de una agencia británica especializada en organizar safaris para clientes exclusivos. Y, sobre todo, colaboraba muy activamente con la Fundacion Laureus, una organización que aúna filantropía y deporte.
Fue precisamente esa ​afición común a la caza el detonante de la amistad entre el Rey y Corinna. Según las fuentes consultadas, el jefe del Estado era cliente habitual de Boss Sporting Agency (BSA), una agencia londinense promovida por la prestigiosa armería Boss&Co especializada en organizar exóticos y exclusivos safaris para aristócratas y millonarios europeos. Corinna era la responsable de BSA, y a comienzos de 2004 conoció a don Juan Carlos en una expedición de caza a Mozambique.
Comisionista e intermediaria
​Corinna estaba entonces casada con el príncipe alemán Casimir zu Sayn-Wittgenstein, de quien se divorció un año después. Tras su separación siguió utilizando por su cuenta el apellido de su exmarido y el tratamiento de princesa, y en 2005 montó su propia empresa: Apollonia Associates. La princesa Corinna se convirtió entonces, gracias a los contactos de altísimo nivel labrados durante su etapa en la agencia de safaris, en una comisionista de lujo que cobraba por intermediar en grandes contratos internacionales, principalmente entre empresas europeas y gobiernos árabes.
​Según fuentes próximas a la investigación del caso Urdangarín, Corinna viajó a Valencia desde Londres el 26 de octubre de 2004, la víspera de la inauguración de la primera edición del Valencia Summit -hubo dos más en 2005 y 2006-, por la que la Generalitat de Francisco Camps y el Ayuntamiento de Rita Barberá pagaron al Instituto Nóos un cánon de 1,1 millones de euros. La princesa alemana se alojó en el mismo hotel que Urdangarín y Torres, el Eurostars Gran Valencia, cercano al Palacio de Congresos donde se celebró el evento.
El pasaje de avión de ida y vuelta de la amiga del Rey y su estancia en la capital valenciana fueron reservadas a través de la agencia Europa Travel, según las mismas fuentes. El coste del viaje, alojamiento y manutención del centenar de ponentes, observadores e invitados -Corinna entre ellos- asistentes al foro sumó otros 310.000 euros, que también fueron abonados con fondos públicos. De esta forma, el margen de beneficio de Urdangarín y Torres no se redujo, y ambos socios se embolsaron prácticamente limpios los 1,1 millones del cánon.
Viajes privados y oficiales
​Tras su visita a Valencia, el contacto entre Corinna y el Rey fue mucho más frecuente. La comisionista alemana acompañó a don Juan Carlos en muchos viajes privados e incluso oficiales, y actuó en numerosas ocasiones como representante del monarca ante gobernantes y grandes empresarios de países árabes. Entre 2011 y 2012, el jefe del Estado llegó a viajar al menos en tres ocasiones con Corinna en contra del criterio de sus médicos. El monarca ignoró la recomendación de los facultativos y se trasladó, primero, a Mónaco; más tarde a Kuwait y los Emiratos Árabes, y por último al polémico safari en Botsuana.
Los emails que Torres asegura guardar aún en su poder, y que su abogado ha amenazado con desvelar, demostrarían que el Rey estuvo siempre al corriente de los negocios de su yerno e incluso llegó a impulsarlos, y que si en la primavera de 2006 forzó su aparente marcha del Instituto Nóos fue porque salieron a relucir públicamente los primeros trapos sucios de aquél. En febrero de aquel año, en efecto, el PSOE de Baleares cuestionó por primera vez en el Parlamento autonómico los pagos que el entonces presidente regional, Jaume Matas, hizo a la entidad sin ánimo de lucro por la organización de un foro sobre deporte y turismo similar al Valencia Summit.