Más de1 millón de lectores. En español, en todo el mundo.

Posts Tagged ‘NASA’

El cráter de Marte donde la NASA buscará señales de vida

In Política, Crisis, Ciudadanía, Críticas, Comentarios on 26 julio, 2011 at 10:34

La NASA ha escogido una depresión marciana llamada Gale como lugar de aterrizaje del rover «Curiosity» en 2012. El lugar pudo haber estado cubierto de agua en el pasado y, quizás, haber sido habitable

«Curiosity», el nuevo vehículo robótico construido por la NASA y que será enviado a finales de este año a Marte, ya tiene un destino concreto. El rover aterrizará en el cráter Gale, una depresión de 150 kilómetros de ancho que ha sido escogida por su complejo e interesante pasado. Por las evidencias que han obtenido los científicos, el misterioso cráter, en cuyo centro se levanta una montaña de cinco kilómetros de altura compuesta por sedimentos antiguos y materiales estratificados, pudo haber estado cubierto de agua. La principal misión del «Curiosity» será analizar si el cráter es capaz, o lo fue en algún momento, de albergar vida microbiana.

Escoger el cráter Gale ha resultado una tarea larga y complicada. El trabajo comenzó hace cinco años y originalmente se consideraron alrededor de sesenta posibles puntos de aterrizaje para el rover. En 2008, la agencia espacial norteamericana redujo la lista a cuatro lugares y el mes pasado dos cráteres reunían el mayor número de papeletas como posibles destinos: Gale y Eberswalde. Este último resultaba también muy prometedor, ya que contiene la marca del delta de lo que puede haber sido un río y quizás pueda esconder evidencias de materia orgánica enterrada. Sin embargo, los científicos se decantaron por Gale para la ambiciosa misión por su prometedor y atractivo potencial biológico.

Un pasado húmedo

«El rover podrá estudiar rocas sedimentarias que han sido alteradas por el agua», explica a Space.com Mark Lemmon, científico planetario en laUniversidad de Texas A&M. Además, los científicos valoran la posibilidad de que parches de carbonatos, minerales que se forman fácilmente en el agua y que pueden indicar un pasado húmedo del planeta, estén escondidos bajo el óxido de hierro de muchas regiones de  Marte aún no estudiadas.

Con un coste de 2.500 millones de dólares, «Curiosity» será lanzado a finales de este año pero no será hasta finales del próximo que consiga poner sus ruedas sobre el Planeta rojo. Se trata de la misión más ambiciosa jamás enviada a Marte. El poderoso rover, del tamaño de un coche y 900 kilos de peso, continuará el extraordinario trabajo realizado por los vehículos «Spirit» y «Opportunity» y examinará las rocas, el suelo y la atmósfera de Gale con una serie de sofisticadas herramientas. Para evitar los problemas que han tenido otros rovers -El «Spirit» quedó atrapado en una trampa de arena-, el nuevo vehículo marciano utilizará un sistema denominado «rocker-bogie» que mejora la suspensión de sus ruedas.

Su viaje sin fin ni retorno puede aportar grandes conocimientos sobre las posibilidades de vida en Marte y en otros planetas.

Anuncios

EL J-2X USA HIDRÓGENO Y OXÍGENO LÍQUIDOS: La NASA comienza pruebas del cohete que llevará al hombre al espacio profundo

In Política, Crisis, Ciudadanía, Críticas, Comentarios on 15 julio, 2011 at 16:27

 La NASA ha realizado una prueba combinada en frío y de ignición durante 1,9 segundos este 14 de julio del motor de su cohete de última generación J-2X. Este proyecto podría ayudar a llevar a los seres humanos más allá de la baja órbita terrestre, hasta el espacio profundo.

La prueba en el Centro Espacial John C. Stennis es la primera de una serie que se llevarán a cabo en el motor J-2X, que está siendo desarrollado por el Centro Marshall de Vuelo Espacial en Huntsville, Alabama, por Pratt & Whitney Rocketdyne.

La prueba de encendido en el banco de pruebas es la primera de una serie de activaciones en los próximos meses. Los datos recogidos verificarán las funciones del motor tal como fue diseñado.

El motor J-2X usa hidrógeno líquido y oxígeno líquido como combustible, que se pueden mezclar para generar 294 mil libras de empuje para levantar una nave espacial en órbita terrestre baja o 242.000 libras de empuje para impulsar una nave espacial fuera de la órbita terrestre, en el espacio profundo. El motor está diseñado para iniciarse y reiniciarse en el espacio.