Más de1 millón de lectores. En español, en todo el mundo.

Posts Tagged ‘Trabajo Empleo’

Este será el futuro de millones de españoles: Mini-empleos, una condena a la pobreza

In Política, Crisis, Ciudadanía, Críticas, Comentarios on 28 marzo, 2012 at 11:04

Una persona con un contrato solo tendrá derecho a una pensión básica de 139,95 euros tras 45 años trabajados

Mini-empleos, una condena a la pobreza

Millones de mujeres alemanas, sobre todo aquellas que trabajan en los llamados mini-empleos o “minijobs“, están condenadas a la pobreza cuando alcancen la edad de jubilación, informa este miércoles el rotativo«Süddeutsche Zeitung».

Según una respuesta del Gobierno federal a una interpelación parlamentaria del partido de La Izquierda, una persona que trabaje durante un año en un mini-empleo acumula una pensión mensual de 3,11 euros, que, tras 45 años trabajados, da derecho a una pensión básica de tan solo 139,95 euros, destaca el diario.

Añade que actualmente trabajan en Alemania 7,4 millones de personas con un salario base de 400 euros por el que no están obligados a hacer aportaciones a la seguridad social y la caja de pensiones.

De esa cifra, un total de 4,65 millones son mujeres y dos terceras partes de ellas solo han trabajado hasta ahora en un “mini-empleo”, con lo que unos 3 millones de mujeres tendrán una pensión paupérrima el día que se jubilen.

La ministra federal de Trabajo, Ursula von der Leyen, ha propuesto ayudar a las personas con pensiones ínfimas con una renta suplementaria a partir de 2013.

Sin embargo, la oposición critica que esa medida no resolvería el problema, ya que en la mayoría de los casos la suma de ambas pensiones sería de unos 365 euros mensuales.

Sin ingresos suplementarios, las mujeres que actualmente trabajan en un mini-empleo no tendrían derecho mas que a percibir la pensión básica de 688 euros mensuales que garantiza el Estado como jubilación mínima.

Anuncios

España afronta el 29-M con más parados que posibles huelguistas

In Política, Crisis, Ciudadanía, Críticas, Comentarios on 28 marzo, 2012 at 10:29

NUNCA HA HABIDO EN ESPAÑA CINCO MILLONES DE HUELGUISTAS

 

España afronta el 29-M con más parados que posibles huelguistas

La séptima huelga general de la democracia está lanzada. Pero nunca antes sus resultados han sido tan inciertos. Es la primera vez que los sindicatos mayoritarios convocan un paro general contra un Gobierno que apenas lleva 100 días en el poder. Y, lo que todavía es más relevante, nunca antes los sindicatos mayoritarios habían convocado una huelga con más de cinco millones de parados.

La cifra es extraordinariamente importante y, paradójicamente, marca el límite en el número de huelguistas a la luz de lo sucedido en la reciente historia de España. Nunca antes ha habido en el país en el momento de la convocatoria más parados -5.273.600- que el universo de posibles seguidores. Pese a que el célebre 14-D de 1988 el país quedó paralizado tras el apagón de TVE -por entonces la única cadena estatal-, lo cierto es que el récord de huelguistas, según las  cifras oficiales, se produjo en 1994, cuando UGT y CCOO llamaron a un paro general contra la reforma laboral aprobada por el último Gobierno de Felipe González, con José Antonio Griñán como ministro de Trabajo.

Pues bien, aquella convocatoria, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), fue secundada por 4.998.800 trabajadores, lo que supone algo más del 54% de los asalariados que había en este momento. Por entonces, primer trimestre de 1994, había en España 3.932.900 desempleados, un millón menos que trabajadores que decidieron secundar la convocatoria.

La huelga general del 14 de diciembre de 1988 ha sido, con todo, la segunda más seguida de la democracia, y aunque su éxito sorprendió a los propios sindicatos, lo cierto es que fue secundada por 4.855.500 trabajadores. Es decir, el 57% de los trabajadores asalariados que había en ese momento, con Manuel Chaves como ministro de Trabajo.

Por aquel entonces, sin embargo, la economía española tenía 2.955.200 trabajadores en paro, muy lejos de los niveles actuales. Pese a ello, el país quedó paralizado el 14-D, y el presidente González estuvo a punto de dimitir. Fue la primera huelga general convocada por los dos sindicatos mayoritarios contra un Gobierno elegido democráticamente desde la Guerra Civil.

Huelga contra Aznar

La tercera convocatoria más seguida de la democracia fue la que se celebró en 2002 contra el último Gobierno de José María Aznar. De nuevo, contra una reforma laboral que contemplaba un endurecimiento de los requisitos para cobrar el desempleo. Aquella huelga general, según el INE, fue secundada por 4.259.900 trabajadores, pero junto a la del 14-D fue la única que consiguió sus resultados: lograr que el Gobierno retirara la ley.

Se consiguió pese a que el número de huelguistas apenas representaba el 32% del conjunto de asalariados, la tasa más baja de este tipo de convocatorias si se exceptúa la huelga general convocada en solitario por CCOO en 1985 contra la reforma de las pensiones del primer Gobierno socialista.

Aquella convocatoria, según los registros oficiales, fue secundada por 1.064.900 trabajadores, lo que representa apenas el 10% de los ocupados que había en ese momento (las series del INE no identifican el número de asalariados y los trabajadores por cuenta propia).

Mayor seguimiento -pero sin el éxito del 14-D- tuvo la huelga general de 1992, de nuevo contra la reforma laboral socialista, con el asturiano Luis Martínez Noval como ministro de Trabajo. Las cifras oficiales muestran que 2.482.900 trabajadores secundaron el paro, lejos de los niveles de convocatorias posteriores.

¿Y qué pasó en septiembre de 2010? Cuando los sindicatos mayoritarios convocaron una huelga general contra la reforma laboral de Zapatero. Pues nadie lo sabe. El Ministerio de Trabajo admite que no tiene datos ni de la huelga en el sector público contra el último Gobierno socialista ni de la huelga general del 29 de septiembre. Y lo achaca a “no haberse recibido la información correspondiente de todas las comunidades autónomas”. Misterios de la estadística.

Mas chapuzas sociatas: El Gobierno sacará del paro a 600.000 jóvenes a pocos meses de las elecciones

In Política, Crisis, Ciudadanía, Críticas, Comentarios on 26 julio, 2011 at 10:22

Los menores de 30 años sin formación recibirán una renta por el nuevo «contrato de aprendizaje»Andalucía da el primer paso y retribuirá con 400 euros a los jóvenes que realicen cursos

El Gobierno sabe que el deterioro del mercado de trabajo le pasará factura en las próximas elecciones generales y su objetivo ahora es aligerar a marchas forzadas la estadística, especialmente la de jóvenes en desempleo, afectados por una tasa de paro sobre población activa que ronda el 50%, el porcentaje más alto de toda Europa.

A unos meses de la cita electoral recuperar el voto de este colectivo es prioritario para el PSOE, motivo por el que el departamento que dirige Valeriano Gómez se está empeñando a fondo en diseñar un plan de choque que permita insertar en el mundo laboral a los parados afectados por la crisis, especialmente a los castigados por la explosión del «boom» del ladrillo sin preparación alguna.

Las cuentas del Ejecutivo alcanzan a 600.000 jóvenes menores de 30 años, la mayor parte procedentes de la construcción que dejaron los estudios muy pronto para ponerse a trabajar en un sector que ha hecho aguas y cuyo nivel de empleo es a día de hoy practicamente imposible de recuperar.

La idea del Gobierno de Rodríguez Zapatero, y muy concretamente del candidato Rubalcaba, es ofrecer a estos jóvenes sin estudios una participación en cursos intensivos de formación, una renta o subsidio que cobrarían durante un periodo de dos o tres meses y combinarían con un trabajo, un modelo «a la alemana», que Andalucía será pionera en poner en marcha. El próximo mes de septiembre, los jóvenes andaluces que estén en el desempleo, realicen cursos de formación y prácticas cobrarán una renta de 400 euros al mes y, automáticamente, serán excluidos de las listas oficiales del paro, lo que supondrá todo un alivio para una de las regiones más castigadas de España.

También saldrán del paro los jóvenes que se sumen al modelo que perfila el Gobierno. Esta será la peculiaridad, que los servicios públicos no considerarían a los participantes en este plan de inserción laboral como desempleados, un buen bocado para la estadística. Estos 600.000 jóvenes suponen en torno al 14,5% de los actuales desempleados. Y si a estos futuros excluidos se le suman los más de medio millón que cada mes no contabilizan en las estadísticas del paro por realizar cursos de formación, cobrar subsidios agrarios o demandar un nuevo empleo, el porcentaje se elevaría al 27%.

Paro de infarto

El momento elegido para poner en marcha la nueva fórmula de contrato no puede ser más adversa. El pasado mes de junio, casi seis millones de personas demandaron un puesto de trabajo en el antiguo INEM (ver gráfico adjunto). Una cifra a la que se llega tras sumar a la cifra oficial de parados registrados (4.121.801) los que están excluidos. Es decir, los que están realizando cursos de formación o cobrando un subsidio agrario (275.407), los que tienen una disponibilidad limitada para aceptar un empleo (228.758) o los que están ocupados pero se apuntan al registro para demandar un nuevo puesto de trabajo (1.025.281).

El candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, se refirió ayer muy de pasada a este nuevo plan, aunque sin dar demasiados detalles. Apostó por la formación para los jóvenes que dejaron la educación secundaria atraídos por el apogeo de la construcción que en estos momentos no tienen la formación básica. Y para ellos, y para el millón de jóvenes que, aunque acabaron la ESO, no tienen un título superior, Pérez Rubalcaba propuso la creación de un nuevo modelo de contrato específico al que denominó «de trabajo-aprendizaje» para que, «al mismo tiempo que van a trabajar, se formen por la tarde», según informa Laura Parrondo.

Un modelo de éxito

La idea que ahora enarbola el Gobierno está prácticamente calcada de la que aplica desde hace años Alemania con éxito, salvo porque en aquel país son las empresas las que pagan la renta y en España sería el Estado. El modelo alemán ha sido muy responsable de que el empleo haya resistido al fuerte envite de la crisis y que ese país cuente con una de las tasas de paro juvenil más bajas del mundo, además de poder demandar profesionales cualificados de otros países. El «secreto alemán» está en no separar trabajo y formación, la escuela de la empresa.

Mediante acuerdos con las grandes empresas, en Alemania los estudiantes hacen un 35% de formación teórica y el restante 65% lo completan trabajando en prácticas en una empresa. Las compañías son las encargadas de financiar en parte esa formación porque son las más interesadas en escoger de forma selectiva a los mejores alumnos para sus plantillas.