Más de1 millón de lectores. En español, en todo el mundo.

Posts Tagged ‘Europa en guerra’

Gilles Kepel: «España no sufre atentados como Francia porque lo ven como un “refugio” para yihadistas»

In Política, Crisis, Ciudadanía, Críticas, Comentarios on 13 diciembre, 2016 at 12:17

El islamólogo francés ve posible una gran guerra civil en Europa protagonizada por musulmanes de tercera generación, seguidores de las ideas del yihadista «español» Setmarian

 

gilles-kepel-kqie-510x286abc

 

Marianne sigue recostada en un infinito diván esperando, quizá, encontrar respuestas para un país, Francia, que ya no es el que era. Paralizados y cuestionados, los valores de la V República y sus intocables logros sociales se encuentran atrapados en un debate identitario que lo ocupa todo. Mientras que el Partido Socialista, a riesgo de implosionar, sigue la deriva de la socialdemocracia europea, los dos favoritos para llegar al Elíseo, François Fillon, de la derecha tradicional, y Marine Le Pen, de la ultraderecha, pugnan por ese remedio que cure los traumas de una sociedad convaleciente por los 239 muertos del terrorismo yihadista en los dos últimos años.

La crisis de los suburbios, de la economía, del islam francés, del terrorismo o la inmigración han polarizado las ciudades, las regiones y todo un país. La división llega incluso al análisis de los problemas. A nivel mediático, los politólogos libran su propia batalla.

atentado-en-niza

¿Será la islamización del radicalismo o la radicalización del islamismo? Autor de «El terror entre nosotros», recientemente traducida del francés por la editorial Península, Gilles Kepel (París, 1955), profesor del Instituto de Estudios Políticos de París (Sciences Po) y uno de los islamólogos más influyentes de Europa, alerta de una posible guerra civil en Europa protagonizada por musulmanes de tercera generación.

Su libro trata como tema central la tercera fase de la yihad que, casualmente, fue ideada por un «español».

La primera yihad contemporánea estaba estructurada para combatir los régimenes «apóstatas» del mundo musulmán, como Afganistán, Argelia o Egipto. Fracasó, salvo en Afganistán.

La segunda generación fue liderada por Bin Laden y Zawahiri, tiempo en el que el principal objetivo de los ataques era Estados Unidos. También fracasó. Lo hizo especialmente en Irak, pese al 11 de Septiembre.

Ahora transcurre una tercera fase que comenzó en 2005. Estamos en la «fase española» porque el ideólogo jefe ha sido Abu Musab al Suri (Setmarian), sirio de familia acomodada y luego nacionalizado español. Su yihad tiene en la diana sobre todo a Europa por su cercanía a Oriente Medio y también porque hay millones de jóvenes musulmanes que cuentan con la nacionalidad europea.

¿A qué se refiere cuando habla de guerra civil en Francia y Europa?

setmarian-bin-laden-620x349-kqie-510x286abc

Setmarian defendía que el objetivo de los atentados era provocar a la sociedad europea para que se enfrentara a los musulmanes. Que los europeos crearan sus nuevos pogroms. Frente a ello, los musulmanes se reagruparían en una comunidad a imagen y semejanza de los islamistas radicales y yihadistas. Se dan tres etapas: la guerra de provocación, después la guerra de enclaves, en la que desde su hermetismo atacan al resto de la sociedad, y por último la guerra total para implantar un califato. Así y todo, creo que gracias a la resiliencia de la sociedad francesa, que no ha querido entrar en ese juego provocador tras los atentados y defiende a los musulmanes que conocen del día a día y que llevan una vida normal, se ha evitado de momento esa guerra civil.

¿Fueron los atentados del 13 de Noviembre el principio del fin de Daesh como estructura jerárquica?

 atentado-paris

Daesh no ha tenido una verdadera estructura piramidal como la ha tenido Al Qaida. Así que creo que Al Qaida se fundó desde arriba y Daesh desde abajo, aunque este grupo tenga una estructura estática en Irak compuesta por un aparato suní procedente de los servicios secretos de Sadam Husein. En el exterior, la estructura de Daesh es una red. Por ejemplo, los últimos atentados en Francia en 2016: el asesinato del policía apuñalado el 13 de junio, el del sacerdote el 26 de julio, el atentado con un camión en Niza del 14 julio o la tentativa fallida del comando de mujeres de hacer explotar un coche frente a la catedral de Notre Dame de París el 4 de septiembre.

Todos tenían un mismo nexo: el yihadista francés de origen argelino Rashid Kassim, que reside en Irak o en Siria y que coordinaba a estos radicalizados a través de la mensajería encriptada en Telegram. Los puso en contacto, pero son ellos los que localizaban los objetivos y elegían el modo de operar. A veces eso ha funcionado, cuando han conseguido matar al sacerdote, pero otras no, debido a que los ejecutores eran muy débiles intelectualmente y políticamente, como pudieron serlo las mujeres detenidas. Como consecuencia de su mayor exposición, Kassim ha sido castigado por la cúpula de Daesh.

Varios informes dan cuenta de miles de menores radicalizados en Francia. ¿Estos muchachos son un peligro para la seguridad nacional?

Depende de lo que hablemos por radicalizados, pero entre los miles de señalados por el fichero S («seguridad del Estado»), hay un gran número de menores. Impresiona la esquizofrenia de esos jóvenes que van al instituto y son buenos alumnos durante el día, pero por la noche están en internet con Daesh. Es un problema muy gordo porque ha costado identificarlos. Por otro lado, han dejado huellas en internet detectadas los servicios secretos.

¿Jóvenes radicalizados y guiados por control remoto o símplemente «lobos solitarios amateurs»?

No existen esos «lobos solitarios», a los que el propio Rachid Kassim llama «leones solitarios», que forman parte de redes conectadas por internet. El asesino del sacerdote y el del policía han pasado un año o dos años en prisión por yihadismo. En la cárcel reforzaron sus vínculos con el yihadismo antes de lograr la libertad. Adel Kermiche, de 19 años, uno de los dos asesinos del párroco Jacques Hamel, no tenía a nadie en su familia que hablara árabe. Durante su estancia en prisión se arabizó en su celda por un ideólogo que ha reforzado su convicción. Él aparecía hablando un muy buen árabe en el vídeo de juramento de lealtad al «califa» Abu Bakr al Bagdadi. Para la predicación, estuvo todo el año aprendiendo la lengua.

¿Kassim quería ser el nuevo Omar Omsen?

 

musulmanes-europa-ocntraste

Sí, pero el Omar Omsen -del antiguo Frente al Nusra- de Daesh. Omsen había desaparecido, incluso se le daba por muerto hasta que reapareció el pasado mayo. Este terrorista decía que el 7 de enero el ataque contra Charlie Hebdo fue formidable porque estuvo dirigido contra «islamófobos», pero también que el 13 de noviembre supuso un gran error político porque afectó a toda la sociedad, y que si el estadio de Francia hubiera explotado se habrían producido miles de muertos musulmanes.

Rachid Kassim ha intentado parecerse a Omar Omsen, pero es muy débil mentalmente, un idiota. El problema de Daesh es que no tiene la cultura política de llevar sus acciones. Los atentados son espectaculares, como el de Niza o el de Bataclan, y pasan desapercibidos para los radares de los servicios, pero el resultado político que se espera, como movilizar a la masa musulmana, no se ha conseguido.

«Gran fracaso del sistema penal francés»

¿España puede sufrir también los atentados de la tercera generación de la yihad?

España juega un rol muy importante, ahora más que nunca, porque el ideólogo jefe de la yihad de tercera generación es español y, por otra parte, porque creo que el modelo de prefiguración de la yihad de tercera generación fue el 11-M. Él vivía entonces en Afganistán, pero estaba vinculado a los que cometieron el atentado en Atocha. En su libro, «Llamada a la resistencia islámica global» (1.600 páginas), se refiere al 11-M como el ejemplo de lo que hay que hacer.

musulmanes-carceles-francesas

En los últimos años ha habido varias redes yihadistas desmanteladas en España. Ayoub el Khazzani, que trató de atentar en el tren Thalys en verano de 2015, de origen marroquí que residió un tiempo en Algeciras, estaba ya fichado por la policía española como traficante de drogas y yihadista. España, un poco como Bélgica, ha sido una suerte de santuario, es decir, un lugar donde los yihadistas creen estar tranquilos para reclutar tranquilamente a medio plazo y, por ello, no ha habido en este tiempo un ataque de gran envergadura como en Francia. Pero se dan las condiciones. Como ocurre en Francia o Bélgica, y al contrario que Italia, Reino Unido o Alemania, la población musulmana de España es mayoritariamente árabe, de África del Norte. Y Daesh tiene una ideología árabe, no indopakistaní o turca, aunque luego sea traducida. En Marruecos, miles han sido detenidos por pertenencia al grupo yihadista, y otros miles de marroquíes han ido a Siria e Irak. Efectivamente, este es un factor muy importante de riesgo para España.

 

Pero hace unos meses Daesh llamó apóstata a Setmarian en su revista Dabiq.

El aparato militar de Daesh está integrado por iraquíes, que consideran que Setmarian pertenece a una generación anterior. Pero él ideó este fenómeno y, aunque no sea muy conocido hoy, los yihadistas no se centran en buscar textos contemporáneos. Lo que cuenta es que lo que ha escrito luego se extienda por redes sociales.

Que sean François Fillon, de Los Republicanos, y Marine Le Pen, del Frente Nacional, los dos grandes favoritos se debe, en parte, por la antipatía de ambos hacia el islam. ¿Supone la victoria de Setmarian y su intento de dividir a la población europea? ¿Parte de la izquierda va estrechar lazos con el islamismo para no perderse en el eje identitario?

(Ríe) Sí, si gana cualquiera de los dos, puede ser una victoria de la idea de Setmarian. Lo que ha hecho bien Fillon frente a Juppé es haber tomado conciencia de que el electorado francés, principalmente de derechas, sufre un trauma por los 239 muertos y que el último haya sido un cura. El hecho de que un sacerdote haya sido asesinado, incluso para mí, que soy ateo, ha despertado un sentimiento reactivo de defensa del catolicismo. A la izquierda también la campaña de las primarias ha girado en torno a este tema, Valls ha destacado la lucha antiterrorista en su campaña. En cambio, una parte de la izquierda se ha movido en una lógica de buscar acomodo a los islamistas. La tendencia conocida como islamo-izquierda, que considera que para llegar a la gente de los suburbios hay que hacer una alianza con los Hermanos Musulmanes. Sigue un poco la tendencia del famoso periodista Edwy Plenel, de pasado trotskista y que dirigió «Le Monde» y hoy «Mediapart», que está tratando de establecer ese polo islamo-izquierdista y que va a contribuir a la división aún mayor de la izquierda y a destrozarla.

De hecho, no solo pasa en Francia, en Inglaterra, en Bélgica, en Países Bajos, tanto en Italia como en España la izquierda clásica ha explotado, porque el eje izquierda-derecha fundado sobre la lucha contra la explotación de la burguesía al proletariado, ya no tiene hoy pertenencia ideológica porque una gran parte de los jóvenes no están explotados porque no tienen trabajo, les gustaría estarlo para al menos estar trabajando. El vocabulario social ha sido sustituido por el identitario. Se ve por ejemplo con la explosión de la izquierda italiana y el surgimiento del Movimiento Cinco Estrellas que absorbe el voto de Renzi, y en España, el hundimiento del PSOE y la subida de Podemos o Ciudadanos. El problema de la izquierda viene del hecho de que la clase obrera francesa vote mayoritariamente al Frente Nacional de Marine Le Pen, y que algunos han pasado de considerar al proletariado como el futuro, a creer que ahora esa figura la simboliza el musulmán como redentor de los oprimidos.

¿Islamización del radicalismo o radicalismo del islam?

 

musulmanes-orando-en-la-calle-en-europa

Es un debate en el que los periodistas franceses me han situado frente a Olivier Roy, que niega el estudio de la evolución ideológica del islam para analizar el fenómeno yihadismo. Para él, todo tiene que ver más con el nihilismo de la juventud, antes conlas Brigadas Rojas en Italia, o la Facción del Ejército Rojo, en Alemania, y ahora con estas «brigadas verdes». Yo lo creo al contrario. Considero que para comprender el fenómeno actual en Francia hay que analizar la dimensión social, el hecho de que en los barrios menos favorecidos hay un 40% de paro juvenil, gente que ha nacido y ha sido educada en Francia. La crisis de nuestro modelo económico y educativo. También se debe tener en cuenta los problemas psicológicos, en muchas familias de jóvenes que han viajado a Siria el padre estaba ausente. Este fue sustituido por sus camaradas, quienes ofrecen un mundo alternativo, al margen de la sociedad, que consiste en luchar por la sharia. Y en tercer lugar, la yihad. Para comprender el fenómeno hay que tener en cuenta estos tres factores. Olivier Roy considera que la ideología no tiene ninguna importancia. No digo solo que sea únicamente la radicalización del islam, hay que tener en cuenta los factores sociales, pero él exonera el islam de todo. No se trata de criminalizar el islam, sino de ver que hay una guerra en el seno de la religión para lograr la hegemonía.

El Partido Socialista ha perdido el voto musulmán… ¿la extrema derecha puede aprovecharse de este derrumbe?

Hollande se benefició en 2012 de un importante voto musulmán, entre el 85% y el 90% del electorado francés que se dice musulmán, probablemente cerca de dos millones de personas votaron por él. Ganó a Sarkozy por 1,3 millones de votos, por lo que la balanza se inclinó gracias a su voto, sin ellos él no hubiera ganado. Con el matrimonio homosexual la izquierda perdió una gran parte del voto musulmán. Los imanes llamaron a sus correligionarios a sancionar al gobierno por el matrimonio para todos. El resultado ha sido que, desde finales de 2012, todos los comicios los ha ganado la derecha. Muchos votantes socialistas de los barrios populares, donde los musulmanes son muy influyentes, se fueron a la derecha y también a la extrema derecha. En los barrios del norte de Marsella, el frontista Stéphane Ravier, condenado por tráfico de influencias, ganó también de cierta forma gracias al voto musulmán.

¿El Gobierno de Hollande y Valls ha fracasado en la lucha antiterrorista?

Hollande no ha fracasado del todo porque no estamos en una guerra civil. Eso es importante. Pero no ha comprendido el desafío del paro. Además, se equivocaron al pedir la retirada de la nacionalidad a los condenados por terrorismo, eso sumado a que denunciaron que Francia estaba en guerra. Está en guerra en el exterior, pero en el interior es más un asunto policial.

El islam es la primera religión de las prisiones. ¿La yihad se nutre también del fracaso del sistema penal francés?

Yo lo llamo la «incubadora carcelaria». Hoy se han dado cuenta del problema pero no saben aún cómo afrontarlo. Al separar a los yihadistas del resto, ha creado un submundo aún más radical dentro de prisión. También debemos afrontar el retorno de una gran cantidad de terroristas franceses en Siria e Irak, de los cuales muchos pasaron a ser asesinos tras su estancia en prisión. La tendencia ahora es alargar las penas para no volver a sufrir este fenómeno de inmediato. Sin duda, hemos sufrido el gran fracaso del sistema penitenciario francés.

 

 

Mali, el petróleo del que nadie habla

In Política, Crisis, Ciudadanía, Críticas, Comentarios on 22 febrero, 2013 at 12:31

Cuatro compañías buscan petróleo en el norte de Mali, justo en el mismo lugar donde ha estallado la guerra entre el Gobierno y las milicias islámicas.

 

Guerrillero en Mali

 

¿Y si hubiese petróleo en Mali? Oficialmente, desde luego, no lo hay aunque si se le espera. El Gobierno de aquel país lleva buscando oro negro en su subsuelo desde hace cincuenta años y nunca ha dado con él, al menos en cantidades lo suficientemente grandes como para que su extracción compense. Las prospecciones comenzaron a principios de los años sesenta, poco después de la independencia de Francia. No se encontró nada, y eso a pesar de que varias compañías estuvieron peinando durante cerca de veinte años la cuenca de Taudeni, situada en el norte del país junto a la frontera de Mauritania y Argelia.

A partir de los años ochenta el precio del petróleo se desplomó en los mercados internacionales. Las empresas mineras perdieron el interés y nadie se volvió a acordar del asunto, ni dentro ni fuera de Mali. Eso hasta que el petróleo volvió a subir su cotización en el mercado ysolidificarse el barril en la horquilla entre los 100 y los 120 dólares. El principal problema de Mali es el subdesarrollo y la falta de infraestructuras que le acompaña, pero no el único.

Para una compañía que pretende sacar petróleo en un país sin salida al mar, sin ferrocarriles y con una diminuta red de carreteras que, además, es insegura no es especialmente atractivo. Es el caso de Mali, aunque ahora existe una ventaja con la que no se contaba hace treinta años. Desde que se descubrió y se pusieron en explotación los yacimientos del vecino Chad un oleoducto recorre el país y se adentra en Camerún hasta el puerto de Kribi, donde atracan los petroleros que llevan el crudo hasta los mercados principales.

Ese oleoducto podría extenderse a través del Níger hasta los pozos malienses y servir de salida natural a una riqueza natural que podría cambiar la cara a un país devastado por la miseria y que expulsa anualmente miles de emigrantes que buscan un futuro mejor, generalmente en Europa. Así lo ha visto la empresa Baraka Energy & Resources, una compañía australiana con sede en Perth que cotiza en la Bolsa australiana. Baraka explora en Mali desde hace varios años con el permiso del Gobierno, que ha abierto la mano en busca de inversores extranjeros.

Carrera internacional por el petróleo

Junto a los australianos hay otras tres compañías que han recibido permisos para hacer prospecciones en cuatro cuencas distintas. La tecnología de extracción ha mejorado sustancialmente en las últimas décadas. Reservas que hace sólo unos años eran simplemente inaccesibles hoy son plenamente recuperables. Está, además, el factor precio. Con el barril a 120 dólares la industria no escatima a la hora de invertir en nuevos yacimientos.

Baraka tiene permisos para explorar ocho áreas diferentes que engloban una superficie de casi 300.000 kilómetros cuadrados, el equivalente a la superficie del Reino Unido. No es la única empresa que busca petróleo en el desierto maliense. La estatal argelina Sonatrach ha solicitado permisos y pretende gastar 11 millones de dólares en las prospecciones del norte del país. Los canadiense de Selier Energy han puesto otros 11 millones de dólares encima de la mesa. Están interesados en explorar la cuenca de Taudeni, que es la que más promete ya que sus formaciones geológicas son similares a las argelinas. Por último, Sphere Investments, otra empresa australiana opera un bloque completo en la zona de Taudeni y otro en Gao Graben.

La compañía de origen malayo Markmore Group mostró interés en el pasado por los bloques 5 y 6 de Taudeni. La británica Centric Energy se ha interesado por los bloques 7 y 11. Y hay más. La italiana ENI, la canadiense Africa Oil y la británica Heritage Oil andan detrás del dorado en Mali. Hasta la compañía estatal noruega Statoil se ha posicionado en la región.

Pero, de haber algo, ¿cuánto petróleo hay en Mali? Todavía no se sabe. Baraka calcula que, sólo de cinco bloques de la cuenca de Taudeni podrían llegar a salir seis millones de barriles. Una cantidad significativa que está pidiendo una oportunidad. Lo mismo que Mali.

 

Niños soldados en Mali: de la escuela coránica a las milicias yihadistas

In Política, Crisis, Ciudadanía, Críticas, Comentarios on 16 febrero, 2013 at 15:11

SUS PROFESORES LES VENDÍAN A LOS ISLAMISTAS.

 

Niños soldados en Mali: de la escuela coránica a las milicias yihadistas

 

Algunos no tienen más de diez años pero, fusil al hombro, vigilaban los puestos de control en las ciudades de Mali bajo el poder de las milicias islamistas. Con mirada inquieta y poses forzadas, estos ‘niños soldado’ replicaban las actitudes de sus mayores yihadistas. Muchos también fueron utilizados en el frente de batalla: los primeros testimonios de civiles y los cadáveres encontrados destapan de nuevo los horrores de esta práctica, extendida en los países en conflicto. El 12 de febrero se celebró la Jornada Mundial contra el Uso de Niños Soldado. Según señala Brian Wood, responsable de Amnistía Internacional, las milicias yihadistas utilizaron como combatientes a cientos de menores en Mali.

En la ciudad de Diabali, a unos 400 kilómetros de Bamako, tomada por los yihadistas en enero y liberada posteriormente por las tropas francesas, vecinos y el alcalde de la urbe han denunciado el uso de niños entre 10 y 17 años por parte de las tropas de Mujao y Ansar Dine. Por otro lado, dos chicos de 15 años fueron arrestados por el Ejército de Mali en su avance en las proximidades de Segou, al este de Bamako.

Después de que las tropas francesas hayan liberado las ciudades, algunos de estos ‘niños soldado’ relataron a Amnistía Internacional cómo fueron entrenados  por las milicias yihadistas: “Yo estudiaba junto a otros 23 alumnos en una escuela coránica. Hace dos meses, el gran hermano de mi escuela nos vendió a los islamistas. Nos unimos a otros 14 niños que llevaban armas de fuego. Al principio, me hicieron trabajar en la cocina. Solíamos cocinar en una iglesia ocupada por los yihadistas. Nos golpeaban con reglas durante las lecciones del Corán porque querían que pronunciáramos el árabe como ellos”.

“Nos enseñaron a disparar en los campos de entrenamiento. Tuvimos que comer arroz mezclado con pólvora. Me inyectaron tres veces en vena. Tras las inyecciones y la pólvora percibía a nuestros enemigos como si fuesen perros y lo único que tenía en mente era dispararles y acabar con ellos”. Al menos cuatro ‘niños soldado’ murieron en la batalla de Diabali los días 20 y 21 de enero, en la que las tropas francesas y malienses retomaron el control de la villa.

Niños vendidos a las milicias

Este testimonio arroja luz sobre un caso común entre los ‘niños soldado’: el uso de niños talibés, menores pobres de la calle que suelen mendigar y que han sido vendidos por los marabús (líderes religiosos locales) como niños soldado a los yihadistas. Las familias de los menores talibés les envían a los marabús porque no pueden hacerse cargo de ellos. Muchos padres confían a sus hijos a estos profesores coránicos para que les den una educación en las escuelas musulmanas. Según asegura Human Rights Watch, estos maestros “utilizan la educación como tapadera para cubrir la explotación económica de los niños a su cargo”. Han descubierto el mejor método para sacar tajada de la guerra.

“Al principio, casi cada pueblo disponía en las proximidades de una escuela coránica dirigida por un marabú”, explica un responsable de HRW. “Los padres le pagaban una módica suma y los talibés trabajaban en su campo”. Las dificultades económicas han modificado verdaderamente esta realidad al cabo de las últimas décadas, favoreciendo el éxodo rural de los marabús. “En el campo, los niños abandonan sus casas por la mañana para ir a la escuela coránica, pero regresan después. De manera general, un talibé debe reportar mendigando en la calle entre 200 y 500 francos CFA por día, lo que equivale a algo menos de un euro. Pueden traer también terrones de azúcar o arroz, que son vendidos en el mercado. Esta actividad puede revelarse lucrativa para un marabú que tenga  a entre treinta y cincuenta talibés bajo su cuidado”.

 

Los grupos islamistas negociarían directamente con estos marabús la incorporación de niños soldado a cambio de una compensación económica. El dinero de los circuitos de la droga en el Sahel y los altos réditos obtenidos por el pago de secuestros de ciudadanos occidentales, permite a estas milicias una alta autonomía financiera. El color del dinero siempre nos ofrece otra perspectiva. Aparentemente, Francia está negociando con las milicias contra las que hace la guerra en Mali la liberación de los franceses que siguen secuestrados en el Sahel.

Me decían que debía dejar el colegio, que no era bueno. Me llevaron a un campo de entrenamiento y me enseñaron cómo manejar un arma”, cuenta un niño maliense en declaraciones a UNICEF. Grupos como Mujao, AQMI o Ansar Dine han reclutado a centenares de niños como soldados que hacen funciones de vigilancia, limpiadores domésticos, esclavos sexuales o soldados en el frente. Los jefes militares de estas milicias yihadistas enrolan a niños de más de diez años para nutrir sus filas. Les prometen el paraíso si mueren en el frente y aprovechan la pobreza de sus familias para obtener el apoyo de los padres.

“Por la pobreza muchos colaboran con los islamistas”

“La pobreza en esas zonas ha hecho que mucha más gente de lo que parece haya colaborado con los islamistas”, comenta Aboubacar, que acaba de regresar de Konna, la primera ciudad que atacaron las milicias y que hizo que Francia iniciara laoperación Serval, de la que se cumple ya el primer mes. “Era como una marea silenciosa, el apoyo se iba extendiendo y la gente comenzaba a vivir con ello y a sacar partido, haciendo negocio con los yihadistas, a veces obligados y a veces no. Sólo la ciudad de Gao ha ofrecido verdadera resistencia. Ahora la gente está delatando a todos los que han colaborado con ellos y se están produciendo ajustes de cuentas terribles”.

Un adolescente de 14 años cuenta que fue vendido por su marabú a Mujao en la comuna de Tarkint, cerca de la ciudad de Gao. El joven denuncia que eran drogados y que él recibió únicamente 2.000 fcfa (3 euros) de esta milicia yihadista. La cantidad pagada al profesor coránico es desconocida.  “Les preparaba la comida, limpiaba la casa en la que estaban unos doce o trece hombres. Yo sólo preparaba la comida, pero un día cuando los combates empezaron me pidieron que empuñara un fusil. Yo dije que no sabía y me enseñaron a disparar en el patio trasero de la casa”.

Un habitante de Gao, Mohamed Kandanku, asegura que su hermano fue asesinado por ‘niños soldado’. “Mi hermano fue atacado por un grupo de yihadistas. Había niños entre ellos. Mi hermano empezó a correr y trato de huir de vuelta a nuestra casa. Ellos le siguieron y uno de los niños disparó contra él, pero falló. Después otro soldado le disparó y lo mató. Cayó al lado de la casa de mis padres, acribillado. No pudimos salir a recoger el cuerpo porque teníamos miedo de que nos disparasen”

Ousmane Amadou Maiga, presidente de la asociación “Nosotros no nos movemos (Nous pas bouger)” de jóvenes de Gao, intentó durante la ocupación de la ciudad disuadir a los jóvenes para que no se enrolaran en las milicias yihadistas. Esta actividad de resistencia frente a los combatientes yihadistas que controlaron durante meses el norte de Mali intentó frenar su abusos contra la población alentando una resistencia pasiva. “Fui a hablar con un pequeño de unos diez años. Le dije, ve a ayudar a tu madre en el campo, será mejor. Me contesto: ‘Preocúpate más bien por la tuya… ¿O quieres que dejemos a los tuaregs ir a violarla?’”.

Además de comprar menores a los marabús, los islamistas utilizaban un argumento infalible, el dinero. Proponían a los niños salarios mensuales desorbitadas para un país como Mali, llegando incluso a los 900 euros (600.000fcfa), una cifra muy superior al salario medio del país: 54 euros (35.000 fcfa). Desde enero de 2011, se ha denunciado el uso de ‘niños soldado’ en 19 países, según ONGs internacionales.

 

Detenidos dos jóvenes con cinturones explosivos en un control en Gao, Malí

In Política, Crisis, Ciudadanía, Críticas, Comentarios on 9 febrero, 2013 at 12:19

El terrorismo islámico actúa: El país sufrió ayer el primer atentado de su historia

 

Detenidos dos jóvenes con cinturones explosivos en un control en Gao, Malí

 

Dos jóvenes equipados con cinturones explosivos han sido detenidos esta mañana de sábado durante un control a la entrada de Gao, la misma ciudad en la que recientemente grupos islamistas armados han atentado por primera vez en la historia del país.

«Hemos detenido a dos jóvenes el día de hoy, un árabe y un Touareg. Tenían un cinturón de explosivos y estaban montados en dos burros», dijo a AFP Oumar Maiga, el hijo del jefe de la aldea local.

Los dos jóvenes fueron detenidos en el camino a Bourem y Kidal, en la entrada norte de la ciudad de Gao (1200 km al noreste de Bamako), donde un hombre se inmoló el viernes en un atentado reivindicadopor el Movimiento por la singularidad y la Yihad en África Occidental(Mujao).

 

Las fuerzas francesas llegan a Kidal, último bastión rebelde al norte del país

In Política, Crisis, Ciudadanía, Críticas, Comentarios on 30 enero, 2013 at 13:12

Según fuentes del Estado Mayor del Ejército francés

 

Aclamados los soldados de Mali tras recuperar la ciudad maliense de Gao. | Afp

 

Las tropas francesas controlaban esta mañana el aeropuerto de Kidal, la última gran ciudad del noreste de Mali que había estado en poder los grupos integristas.

Fuentes del Estado Mayor del Ejército francés confirmaron la toma de control del aeropuerto, donde había aterrizado un avión francés.

La emisora de radio “France Info“, citando fuentes sobre el terreno, precisó que la ciudad estaba en manos de los tuareg, que en los últimos días han hecho gestos para colaborar con los franceses para expulsar a los integristas del norte de Mali.

La llegada de los franceses a Kidal se produce sólo unos días después de que se tomaran, con el ejército de Mali, las otras dos grandes ciudades del norte de Mali, GaoTombuctú, que cayeron sin apenas resistencia.

Kidal, que se encuentra a unos 1.500 kilómetros de Bamako y no muy lejos de la frontera argelina, era el feudo de Ansar al Dine, aliados a Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI).

 

Soldados franceses y malienses controlan el acceso al aeropuerto de Tombuctú

In Política, Crisis, Ciudadanía, Críticas, Comentarios on 28 enero, 2013 at 12:59

 En el transcurso de esta madrugada

 

Soldados franceses saludan a soldados malienses en la ciudad de Dabaly. | Efe

 

Soldados franceses y malienses controlan el acceso al aeropuerto de Tombuctú tras una operación llevada a cabo por tierra y aire esta noche, según ha informado Thierry Burkhard, portavoz del Estado Mayor del Ejército francés, en Paris. Éste también precisó que la entrada en la ciudad está prevista “en las próximas horas”.

En declaraciones a la cadena de televisión “BFM TV“, Burkhard indicó que en la operación que se llevaba a cabo desde anoche habían participadofuerzas terrestres y aerotransportadas, con paracaidistas lanzados para controlar las principales vías de acceso de la ciudad.

Una operación de las fuerzas aliadas de Francia y Mali han llevado a cabo“sin ninguna resistencia” por parte de los islamistas integristas, según un alto funcionario del Ejército de Mali.

“Controlamos el aeropuerto de Tombuctú. No encontramos ninguna resistencia. No hay seguridad en la ciudad”, dijo esta misma fuente.

El ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius, sin entrar en la situación de las fuerzas sobre el terreno, afirmó en otra entrevista a la cadena de televisión “France 2” que los franceses iban a “liberar Tombuctú con los malienses muy pronto”.

“Las cosas suceden como estaba previsto”, señaló Fabius, que recordó que el objetivo de la intervención de Francia es “restablecer la integridad de Mali”.

El coronel Thierry Burkhard ha precisado que las fuerzas francesas y africanas controlan el denominado “bucle de Niger“, entre los dos bastiones islamistas de Tombuctú, a 900 kilómetros al nordeste de Bamako, y Gao, a 1.200 kilómetros al noreste de la capital de Mali).

Junto con Kidal y Tombuctu, Gao es una de las tres ciudades que cayeron en junio del año pasado en manos de los grupos salafistas: Ansar al Din, Monoteísmo y Yihad en África Occidental (MYAO) y Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI).

 

Fuerzas francesas y malienses se hacen con el control de la ciudad de Tombuctú

In Política, Crisis, Ciudadanía, Críticas, Comentarios on 28 enero, 2013 at 12:57

Estaba en poder de los rebeldes salafistas desde junio

 

 

La ciudad maliense de Tombuctú, controlada por rebeldes salafistas desde el pasado junio, ha sido retomada este lunes por tropas franco-malienses, aseguró una fuente de seguridad en Bamako.

La fuente agregó que los soldados aliados entraron esta mañana en la localidad y que están llevando a cabo operaciones de rastreo.

La reconquista de Tombuctú se produce poco después del anuncio de la caída del aeropuerto de la ciudad y apenas dos días después de la entrada de las tropas aliadas en Gao, el principal núcleo urbano del norte del país.

“Tombuctú ha sido liberado”, manifestó la citada fuente.Los 250 paracaidistas desplegados en Tombuctú se hicieron de inmediato con el control de los principales puntos estratégicos de la localidad sin encontrar oposición alguna de los islamistas que la habían mantenido en su poder.

Aparentemente, según esta versión, abandonaron anoche el lugar tras prender fuego a algunas viviendas y maltratar a sus ocupantes. La toma de Tombuctú se produce apenas 24 horas después de la recuperación total por la coalición franco-maliense de la ciudad de Gao, la más grande del norte de Mali.

El contingente militar de la Comunidad Económica de Estados del África Occidental (Cedeao) tiene previsto tomar aquí el relevo de las tropas francesas.

Por otra parte, este lunes está prevista una reunión entre los responsables del Ministerio de Defensa maliense y los departamentos de seguridad interior para elaborar el plan de despliegue de 400 gendarmes en Gao y Tombuctú para garantizar la seguridad.

 

Las tropas francesas y malienses capturan la ciudad de Diabali

In Política, Crisis, Ciudadanía, Críticas, Comentarios on 21 enero, 2013 at 13:15

Situada a 350 kilómetros de la capital, era la localidad que albergaba el contingente rebelde más importante en el sur desde la ofensiva islamista

 

Las tropas francesas y malienses capturan la ciudad de Diabali

 

Una columna de vehículos de tranporte de tropas franceses y malienses ha entrado hoy en la ciudad de Diabaly, en el centro de Malí, después de la retirada de las milicias islamistas que la ocupaban, según han informado fuentes de seguridad.

Diabaly, a 350 kilómetros al norte de la capital, Bamako, había albergado el contingente más numeroso de los rebeldes al surde su frente principal, formado por las localidades de Mopti y Sevare, hasta que los bombardeos aéreos franceses los obligaron a escapar o a intentar mezclarse con la población local.

“Las fuerzas francesas y malienses han avanzado hacia Diabaly y van a proseguir con su misión de consolidar el control de la ciudad”, ha declarado a Reuters el subcomandante de las fuerzas malienses en la vecina ciudad de Niono, quien se ha presentado únicamente como “Capitán Samasa”. Otras fuentes de seguridad han confirmado estas informaciones bajo condición de anonimato.

 

Siete rehenes extranjeros, asesinados durante el asalto final a la planta de gas

In Política, Crisis, Ciudadanía, Críticas, Comentarios on 19 enero, 2013 at 18:51

Los yihadistas han asesinado a los últimos cautivos antes de ser abatidos

 

 

Las fuerzas especiales del Ejército argelino han abatido a 11 “terroristas” que habían ejecutado a siete rehenes extranjeros durante el asalto final lanzado este sábado por la mañana contra la planta gasística de In Amenas, en el Sáhara argelino, ha confirmado la televisión estatal. “El Ejército argelino ha abatido a 11 terroristas y el grupo terrorista ha asesinado a siete rehenes extranjeros”, ha precisado esta fuente. Reino Unido y Noruega, dos países con nacionales en las instalaciones, han confirmado el fin del asalto y de la crisis de los rehenes.

Fuentes de la seguridad argelina habían anunciado poco antes que siete rehenes extranjeros habían perdido la vida y 11 secuestradores habían sido muertos en el asalto final contra las instalaciones de Tigantourine, cerca de In Amenas. “El asalto se lanzó a media mañana. Once terroristas han sido abatidos y los rehenes extranjeros han muerto. Pensamos que han podido ser asesinados [por los terroristas] como represalia”, había declarado esta fuente a France Presse.

El grupo extremista había indicado este viernes que retenía aún a siete extranjeros: tres belgas, dos estadounidenses, un japonés y un británico. Bélgica ha informado sin embargo de que no dispone de ningún indicio sobre la presencia de belgas entre los rehenes. Cuatro empleados de la británica BP siguen desaparecidos, según ha anunciado esta tarde la compañía.

Entre extranjeros y argelinos, el número de rehenes muertos oscila entre 25 y 27 desde la madrugada del miércoles, cuando un grupo fuertemente armado de yihadistas pertenecientes al grupo “Los que firman con su sangre”, liderado por Mojtar Belmojtar —uno de los fundadores de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI)—, atacó la planta.

El secretario de Exteriores británico, William Hague, ha afirmado tras finalizar el asalto que la mayoría de los rehenes británicos están a salvo, pero que se desconoce la suerte de una decena de ellos, que podrían estar “aún en peligro o desaparecidos”. Reino Unido, ha añadido Hague, debe hacerse a la idea de recibir aún “malas noticias”. Rumanía ha confirmado la muerte de uno de sus ciudadanos y la liberación de otro; ambos trabajaban en las instalaciones junto con tres compatriotas.

Los yihadistas tomaron como rehenes a centenares de personas y debieron afrontar un primer asalto lanzado el jueves por las fuerzas especiales argelinas. Un total de 29 terroristas habría muerto desde que se inició la operación para liberar la planta, hace 48 horas.

Entre la huida de algunos rehenes y la liberación de otros por los militares argelinos, alrededor de 600, casi todos argelinos, han logrado ponerse a salvo. Según las autoridades, los terroristas habrían hecho rehenes a 132 extranjeros. El balance total de víctimas occidentales es difícil de establecer pues las autoridades ignoran si había algunos escondidos en el momento del asalto final.

Aunque el asalto como tal ha concluido, está en curso una operación de desminado de las instalaciones de la planta de gas, donde se encontraban retenidos los últimos rehenes, anunció el grupo petrolero argelino Sonatrach, que gestiona las instalaciones junto con la británica BP y la noruega Statoil. “Tras la intervención de las fuerzas militares argelinas y la neutralización de los terroristas, se comprobó que la planta había sido minada con el objetivo de hacerla explotar”, ha precisado Sonatrach en un comunicado citado por la agencia oficial APS.

 

Tropas francomalienses arrebatan dos ciudades a los islamistas en Malí

In Política, Crisis, Ciudadanía, Críticas, Comentarios on 18 enero, 2013 at 19:11

Las localidades, Konna y Diabali, eran dos de los frentes en la guerra del norte de del país

 

 

Tropas malienses y francesas recuperaron este viernes el control sobre la ciudad de Diabali, situada a 400 kilómetros al de Bamako, y que fue tomada el pasado lunes por los grupos salafistas que controlan el norte de Mali desde junio, confirmó a Efe una fuente de seguridad.

Parte de la población que había abandonado la localidad, en la que se desarrollaron intensos combates, ha comenzado a regresar a sus casas, añadió la fuente.

La entrada de las tropas francomalienses en Diabali, en el centro del país, se produce pocas horas después de que el Ejército de Mali lograra hacerse con el control total de Konna, en el centro-este, y que también había caído en manos de los radicales islámicos.

 

‘Monsieur Marlboro’, el cerebro de la matanza en Argelia

In Política, Crisis, Ciudadanía, Críticas, Comentarios on 18 enero, 2013 at 18:50

Mojtar Belmojtar tiene 40 años pero aparenta 50. En los círculos iniciados, hay quien le llama ‘Bellaouar’ (‘El Tuerto’) y hay quien le dice ‘Monsieur Marlboro’.

 

Mojtar Belmojtar.| Efe

 

El primer apodo es debido a que le falta la visión en un ojo a consecuencia de una herida de guerra en Afganistán. El segundo mote tiene relación con el hecho irrefutable de que cada cajetilla de tabaco rubio americano que ha circulado por el área del Sahel en los últimos tres lustros ha sido por su cuenta y beneficio. Pero nadie se atreve a dirigirse a él con esos patronímicos, si quiere conservar el pellejo.

Terrorista y contrabandista con fama de cruel y fanático, Belmojtar es el caudillo disidente de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) que ordenó el pasado jueves la toma de la planta de gas que British Petroleum explota en In Amenas, al este de Argelia, y ese multitudinario secuestro de cientos de empleados de las más diversas nacionalidades que ha terminado en baño de sangre.

Nacido en 1972 en Ghardaia, 600 kilómetros al sur de Argel, ‘El Tuerto’ es un respetado yihadista desde que, con 19 años, se fue a luchar al lado de los talibán contra el ejército de ocupación soviético. De vuelta a su país en 1993, con aura de héroe de la resistencia contra el invasor imperialista, ingresó en el Grupo Islámico Armado (GIA) en cuyas filas luchó durante la Guerra Civil, participando en una retahíla de combates y atentados. Hasta que en 1998, decidió unirse al Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC), una escisión del GIA que controlaba ya entonces las rutas del contrabando del gran Sahara meridional.

Durante todo este tiempo, el poder de Mojtar Belmojtar en el Sahel se ha debido a sus buenas relaciones con los jefes tribales tuaregs, fortalecidas cuando nuestro hombre se casó con algunas de las hijas de estos. Partidarios de la independencia de la región norteña maliense de Azawad, los tuaregs no tuvieron inicialmente problemas de convivencia en este área desértica del tamaño de Europa, con este salafista cuya experiencia bélica, aplicada al crimen organizado ha reportado a todos pingues beneficios.

Fue él quien presuntamente organizó en 2003 el primer gran secuestro de extranjeros en la zona. Hombre de negocios, además de traficante y terrorista, su carisma en el Sahel se debe también al hecho de que ha repartido siempre una parte de las ganancias de raptos, tráfico de tabaco, armas y drogas, entre los habitantes más desasistidos de la zona. Y esa peculiar filantropía le ha garantizado el respeto y el silencio cómplice de la población local.

Pero Bellaouar no es hombre que se conforme con ganar dinero ilegalmente y caer bien a los nómadas de las dunas. Más que un gángster paternalista, prefiere considerarse un verdadero líder de la yihad. Es orgulloso, le gusta infundir miedo y siempre ha deseado escalar puestos en el escalafón de la guerrilla islamista.

Entre 2011 y 2004 mantuvo una enconada rivalidad con otro cacique del GSPC, Amari Saifi alias ‘Abderrezak El Para’, que se zanjó cuando este último fue arrestado en Libia y entregado a las autoridades argelinas, donde sigue preso en la actualidad.

Luego, en 2007, cuando el Grupo Salafista para la Predicación y el Combate se transformó en Al-Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), volvió a tener problemas de jefatura ya que el líder del nuevo grupo terrorista,Abdelmalek Droukdel, alias ‘Abou Mousaab’, prefirió nombrar como responsable de la llamada zona 9 (Sáhara) a su rival Abdelhamid Abu Zeid.

Por fin, en octubre pasado, el jeque le retiró su apoyo, acusándole de actuar por su cuenta en beneficio propio, y él respondió con un vídeo de renuncia colgado en red en el que se declaraba “electrón libre” de la de la causa islámica.

Electrón libre y muy peligroso como confirma un historial delictivo plagado de asesinatos y raptos –incluido el de tres españoles en 2009– que le ha valido hasta tres condenas en ausencia por parte de tribunales de Argel: primero, 20 años; luego, cadena perpetua y, por fin, sentencia de muerte. ¿Recompensa por su captura? Diez millones de dinares argelinos, que es el equivalente a un millón de euros.

Belmojtar ha terminado creando en 2012 su propia katiba o facción de la Yihad, pomposamente llamada ‘Al-Moulathamin’ (Los Que Firman con Sangre), que funciona al margen del resto y opera en Niger, el sur de Libia y la zona maliense de Gao y Tombuctú, donde nuestro siniestro personaje se lleva razonablemente bien con la gente deAnsar al Din y del Movimiento por la singularidad y la Yihad en África Occidental (Mujao).

Sigue ganando dinero con la venta de armas y dicen que hasta trafica con esclavos. Según algunos expertos, el protagonismo alcanzado en los últimos días por su enemigo íntimo Abu Zeid, al conquistar la ciudad maliense de Diabati, podría haber espoleado a ‘Monsieur Marlboro’ a ordenar a sus esbirros la toma y secuestro masivo de In Amenas, con las terribles consecuencias que hemos visto…

Tensión por la suerte de una treintena de extranjeros secuestrados en Argelia

In Política, Crisis, Ciudadanía, Críticas, Comentarios on 18 enero, 2013 at 18:47

Todo apunta a que en el asalto murieron 30 rehenes y 11 terroristas. El ministro de información argelino dice que el secuestro se planeó en Libia

 

Trabajadores de India y Pakistán en el aeropuerto de Palma de Mallorca tras la operación en Argelia.| MÁS IMÁGENES

 

Treinta rehenes y 11 terroristas muertos es el balance provisional del asalto militar a la planta de tratamiento de gas de In Amenas, al este de Argelia, donde un grupo de guerrilleros islamistas mantenía secuestrados a casi 40 trabajadores extranjeros y varios cientos de argelinos.

Aunque las autoridades locales dieron por finalizada a las 22.00 horas de anoche la liberación de la zona residencial de este vasto complejo, la operación continúa abierta, puesto que, según la agencia estatal APS, los yihadistas que sobrevivieron al ataque se han hecho fuertes en la zona industrial de la refinería y mantienen allí “a un número indeterminado” de personas retenidas.

Fuentes argelinas aseguran que se habría liberado a más de 600 personas (en la planta de gas trabajaban 2.000 personas). Esta tarde la agencia de noticias argelina ha informado de que se ha liberado a 100 rehenes extranjeros y que otras 30 personas siguen desaparecidas.

Pertenecientes a una célula disidente de Aqmi, los asaltantes habrían exigido al gobierno argelino que les permitiera abandonar el país con sus rehenes más valiosos (los occidentales), que liberara a un centenar de islamistas presos en sus cárceles, que convenciera a la República Francesa para poner fin a la ‘operación Serval’… “Pero las fuerzas especiales argelinas jamás negocian con terroristas”, señalaba anoche en el plató de LCI el especialista en movimientos radicales musulmanes Mathieu Guidère.

Así que, cuando se hizo evidente que no habría acuerdo posible y el ejército argelino preparaba ya el asalto, el grupo islamista ‘Los Que Firman Con Sangre’, dirigido a distancia desde Libia por el argelino Mojtar Belmojtar, trató de abandonar el complejo con unos cuantos prisioneros europeos a bordo de sus todoterrenos. Pero no repararon en que estaban rodeados por un grupo de tanques y vigilados por aviones y helicópteros de combate, que dispararon contra el convoy con las dramáticas consecuencias que sabemos.

El jefe del grupo salafista que mantiene retenidos a un número indeterminado de extranjeros y argelinos en un yacimiento gasístico del sureste de Argelia ha ofrecido poner en libertad a los rehenes estadounidenses a cambio de la liberación de dos notorios islamistas presos en Estados Unidos.

Víctimas

Aunque el ministro de Información del Ejecutivo argelino, Mohamed Said Belaid, no ha facilitado datos concretos sobre la sucesión de los hechos y el número provisional de bajas, la agencia Reuters ha aventurado que entre los 30 rehenes fallecidos figuran ocho argelinos, dos japoneses, dos británicos y un francés e indica igualmente que entre los 11 terroristas hay dos argelinos, tres egipcios, dos tunecinos, dos libios, un maliense e incluso un francés.

“Un número importante de terroristas ha sido neutralizado y lamentamos que en la operación se produjeran algunos muertos y heridos”, informó lacónicamente el portavoz del Gobierno de Argel en una entrevista a la televisión estatal. En el lado positivo, 600 empleados de nacionalidad argelina y cuatro foráneos lograron escaparse del complejo a media tarde, aprovechando el ataque policial.

Testimonios

Los testimonios de aquellos que consiguieron escapar empiezan a hacerse públicos. Uno es el de un francés, empleado de una empresa de ‘catering’, que cuenta en las páginas de la prensa gala que, nada más ver a los yihadistas entrar en la instalación se encerró en su habitación del complejo residencial de la planta de gas. Allí estuvo horas y horas. “Nadie vino a por mí”, asegura, detallando que pudo comer y beber durante su encierro gracias a un poco de agua y comida que tenía en la habitación.

Otro testimonio destacado es el del rehén irlandés liberado, Stephen McFaul, que cuenta cómo iba en uno de los cinco todoterrenos en los que escapaban los terroristas con los rehenes extranjeros. El ejército argelino comenzó a bombardearles. Alcanzaron a los otros cuatro vehículos y todos murieron. Su todoterreno se salvó porque tuvo un incidente,volcó y el irlandés aprovechó entonces para salir corriendo y escaparse de las garras de sus secuestradores. “Estábamos obligados a llevar cinturones explosivos”, precisó el irlandés. “Todos los del convoy los portábamos”, añadió.

In Amenas

Se habla también de seis personas heridas, dos de ellas extranjeras, que fueron ingresadas en el hospital de In Amenas, la localidad más próxima a esta planta gasística, situada en la frontera con Libia y explotada por la empresa estatal argelina Sonatrach, junto con la británica BP y la noruega Statoil.

Según el ministro, los terroristas han amenazado con hacer estallar todo el complejo, y según la agencia mauritana ANI el jefe del comando, Abou al-Baraa, habría muerto durante el asalto.

Said declaró que se habían tomado todas las medidas posibles para preservar las vidas humanas y llevar a buen término la operación militar, que según el ministro es consecuencia del “extremismo de los terroristas”.

En este sentido, subrayó que en un primer momento se dio prioridad a la búsqueda de una solución pacífica. Por otra parte, insistió en que Argelia no aceptará ningún “chantaje” que suponga un cambio en su política contra el terrorismo, marcada por el rechazo a intercambiar prisioneros o pagar rescates.

Algunas informaciones señalan que otro grupo de extranjeros están en libertad, entre los que estarían un francés, dos británicos y un keniata. Por su parte, las autoridades irlandesas han informado de la liberación de uno de sus compatriotas.

También el Gobierno de Japón ha confirmado a última hora de la noche que tres de sus trabajadores en la planta retenidos han conseguido salir en libertad, aunque otros 14 permanecen aún retenidos.

Las críticas

El primer ministro británico, David Cameron, criticó en Londres la política de información argelina. El jefe del Ejecutivo británico “fue informado de que la operación militar (en Argelia) ya estaba en curso cuando telefoneó al primer ministro argelino a las 11.00 horas GMT”, reveló un portavoz de Downing Street.

Es el mismo reproche que ha lanzado Estados Unidos, que asegura que no fue informado del asalto al complejo antes de que diera comienzo y lamenta las prisas argelinas por actuar. “No estábamos al corriente de la intervención”, ha declarado un responsable norteamericano, que había exigido a las autoridades argelinas que la seguridad de los secuestrados fuera prioritaria. Washington también ha reclamado “transparencia” informativa por parte del gobierno argelino.

Por su parte, el presidente francés, François Hollande, destacó que el asalto a la planta de gas argelina “justifica más la decisión de ir en ayuda de Mali“, y, en Bamako, la opinión pública considera que estos sucesos obligarán a Argelia a tomar una actitud menos tibia respecto a la ocupación del norte de Mali y a la presencia de yihadistas en el sur de su territorio.

[foto de la noticia]